A un mes del 8M

Un día en el que la convocatoria a la marcha desbordó todos los límites de lo posible y se constituyó como la marcha más grande después del fin de la dictadura. Pero que no solo se edificó de eso, sino que de un sinfín de historias individuales y colectivas que nos hicieron pensar en que otro mundo es posible, uno en donde la opresión de género y la situación de grave precariedad de nuestras vidas, no sean la norma.