Entrevista a María José Marchant, integrante de Agrupación de familiares de presos políticos de La Granja: «Nosotros sabemos que la ley de indulto es la alternativa política que tenemos»

Por Convergencia Medios

El día de ayer, jueves 17 de junio, en los momentos previos a la caravana que exigía libertad por los presos políticos y la aprobación del indulto general, entrevistamos a María José Marchant, integrante de la Agrupación de familiares de presos políticos de La Granja, quienes se reunieron para exigir que no se lleve adelante el veto presidencial frente al indulto general que se está exigiendo para la liberación de los presos.

Convergencia Medios: María José, ¿hace cuánto estás en el movimiento de resistencia contra la prisión política?

María José Marchant: Estamos en la Agrupación desde el día 20 de noviembre de 2019, día en que cayeron detenidos mi hijo y mi hermano. Hoy en día ambos están condenados en libertad. Fueron acusados por 38 funcionarios por el robo de $2.800.000 pesos con violencia e intimidación, a un paco infiltrado en una marcha en Plaza de la Dignidad. Nosotros encontramos los videos donde se comprobaba que los chiquillos no son delincuentes, que salieron a luchar igual que todos. Estuvimos a cinco días de cumplir un año. Mi hijo estuvo en la cárcel de menores y mi hermano estuvo en la Santiago 1. El proceso fue súper largo; después, cuando encontramos los videos, no pasó nada con esos 38 funcionarios. Es increíble que ellos hayan visto algo que no pasó, y hoy en día eso queda en nada. Los chiquillos se tuvieron que culpar porque mi hijo le pegó una patada en el trasero a este ciclista que era un intramarcha, un infiltrado.

CM: ¿Y su hijo reconoció culpabilidad por agredir al funcionario?

MJM: Claro, y estuvieron a cinco días de cumplir el año.

CM: ¿Y ahora ellos están en arresto domiciliario?

MJM: No, ellos están condenados en libertad. Tuvieron que asumir la culpa de los desórdenes públicos para poder salir, pero quedaron con los papeles manchados. Entonces, la lucha es por el indulto, porque si vamos a sacar a los chiquillos de prisión, también vamos a limpiarles los papeles a los que están afuera y luchar por una pronta reparación, aunque entendemos que nadie nos va a reparar el dolor ni el maltrato que vivimos como familia. Finalmente, la lucha es esa: conseguir primero que los chiquillos salgan, después vamos por la ley de reparación, pero en el contexto del estallido social; es decir, tiene que ser para todos. Acá hubo asesinados, mutilaciones, violaciones a los Derechos Humanos, y el Estado se tiene que hacer cargo de todo eso.

CM: En tu caso particular, los familiares están libres, sin embargo, te mantienes en el movimiento de resistencia contra la prisión política. Particularmente, La Granja es una de las comunas más activas. ¿Podrías comentarnos un poco cómo funciona el movimiento?

MJM: Nosotros empezamos a funcionar con la Asamblea Territorial de La Metro, y vimos que éramos varias familias que estábamos en la Santiago 1 haciendo una fila para ver a nuestros familiares, y decidimos unirnos y luchar juntos. La prisión política es súper cara, y entendiendo que los chiquillos no son delincuentes, ellos sufren un maltrato significativo en esas condiciones.

CM: Cerca de $40.000 la encomienda semanal…

MJM: Entre 40 y 50 mil pesos semanales. Eso es siempre y cuando no le entres plata a tu preso, porque ahí el precio sube estratosféricamente. Nosotros decidimos luchar por todos nuestros compañeros porque entendimos que ellos salieron a pelear, que no eran partidistas, que salieron a luchar por dignidad porque en este país nosotros no tenemos derecho a nada. De hecho, no tenemos derecho a la vivienda, no tenemos derecho a la educación, no tenemos derecho a la salud. Vemos como nuestra gente se muere de hambre, se empobrecen los niños, se endeudan las familias para poder tener un poco de educación. Yo creo que, en un país, en el siglo XXI, eso ya no puede pasar. El presidente siempre dijo que esto era un oasis. No, no era un oasis. Hay que recordar siempre que las primeras protestas fueron de hambre.

La lucha sigue. No se ha ganado nada. Lo único que ganamos fueron presos y las cosas siguen peor que antes. Más ahora en pandemia, que las posibilidades de trabajo son escazas, las enfermedades están a flor de piel, y con miedo de llevar a tus hijos al médico por la pandemia. Entonces, se te cierran las puertas, por eso hay que seguir luchando.

CM: Ustedes, como familiares y resistentes, se enfrentan al conjunto de instituciones del Estado que están empecinadas en reprimir y castigar la movilización popular. ¿Cómo ves tú ese conflicto con el Estado y sus distintas dimensiones?

MJM: Tenemos un gran conflicto con el Estado, porque el estado no quiere reconocer la precariedad que tenemos como seres humanos en este país. Ellos nos castigan por tener un poco de opinión. Si bien nos han cerrado todas las puertas como familia para poder surgir, y esa es la lucha que tenemos con el Estado, ya que nos quiere ignorantes y encerrados. Eso es lo que no puede pasar. Nosotros tenemos derecho a dignidad, porque somos la clase obrera, les llenamos los bolsillos a los más ricos. No estamos pidiendo que nos regalen nada, sólo pedimos dignidad.

CM: Respecto de la lucha social en contra de las formas de represión, ¿cómo ves tú los gestos y acciones de solidaridad que se han visto estos meses?

MJM: Para nosotros es muy significativa la ayuda que tenemos de nuestros pares y vecinos, que viven el día a día igual que uno, y aún así sacan de lo que tienen para poder apoyar a los chiquillos y a las propias organizaciones, para que no les falte nada. Los abogados son súper caros y hay que pagarlos para poder sacar a los chiquillos de ahí. Entonces, nosotros tenemos el castigo del Estado, de las fuerzas policiales y de la fiscalía. Acá, todo el mundo económico está en contra de nosotros. Por eso estamos súper agradecidos de la población que ha salido a las calles con nosotros, que han puesto un granito de arena para las encomiendas.

CM: Las agrupaciones de familiares son, sin duda, una de las piezas fundamentales en la lucha por la liberación de los presos políticos. Sin embargo, el movimiento no se ha unificado detrás de la ley de indulto. ¿Cuál es tu posición al respecto?

MJM: Nosotros sabemos que la ley de indulto es la alternativa política que tenemos. Si existiesen posibilidades de la amnistía, nosotros también iríamos por la amnistía, siendo que hay que tener el respeto por la dictadura pasada. Una amnistía hoy significa sacar a todos los de lesa humanidad, porque es una amnistía abierta. El indulto general es un proyecto nuevo, es lo mismo que la amnistía, la que hemos trabajado desde el día uno, con los que quisieron trabajar esto. Es la alternativa que tenemos, justamente por las largas prisiones preventivas que hemos visto.

CM: Justo hoy se tuvo una reunión entre el vocero de las agrupaciones de familiares y el presidente de la comisión de constitución del Senado, que es donde actualmente está alojado el proyecto, ¿Cuál es la solución que piensas para que el pueblo pueda hacer avanzar el proyecto?   

MJM: Nosotros entendemos que la pelea está en la calle, no podemos dejarlas. Tenemos que hacer presión. Tenemos que reunirnos con todos, hacerles entender que lo que dicen las noticias de la delincuencia, ellos no son delincuentes. Hay que ir mostrando, caso a caso, que los chiquillos salieron en un estallido social. Hay muchos montajes. Como agrupación de La Granja tenemos los casos más emblemáticos, y son montajes. Hay funcionarios que se han dado de baja, por eso nosotros pedimos el indulto general.

CM: Uno de los escenarios donde se está exigiendo la libertad de los presos políticos es en el inicio de la convención constitucional. Particularmente, hubo declaraciones desde la Vocería de los Pueblos y parte de La Lista del Pueblo ¿Cómo ves tú la relación entre nueva constitución y prisión política?

MJM: Bueno, no puede haber nueva Constitución con presos políticos. De hecho, son ellos los que empezaron esto, fueron nuestros presos. Entonces, si nosotros como pueblo los elegimos para poder apoyarnos y cambiar la nueva constitución tenemos que unirnos, pero también ellos tienen que entender que nuestra salida política es el indulto general. O sea, nosotros hemos conversado con varios constituyentes que están de acuerdo, que sí están de acuerdo con la lucha y el dolor de los familiares, y ante eso le vamos a exigir a todos que se pongan con nosotros. Vamos por la ley de indulto, porque los chiquillos tienen que salir. Eso es, todos tienen que ponerse con los chiquillos, porque por eso están ahí hoy día.

CM: No sé si quieres decir algo más para que quede registrado.

MJM: Sólo agradecer el apoyo de toda la gente, y hacer un llamado a no dejar las calles. Nosotros vamos a seguir luchando y esperamos el apoyo de todos, porque todo lo que se ha podido sacar: los 10%, las cajas de mercadería, ha sido por la protesta callejera. Les vamos a exigir a todos los políticos que se pongan todos con el indulto general, porque es lo mínimo que pueden hacer, por un poco de decencia.     

5 2 votes
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments