EDITORIAL | No basta con el circo de los retiros. Urge avanzar a un Nuevo Sistema de Pensiones

Hace poco más de un año, la población comenzaba a comprender que la pandemia no sería algo pasajero, y que sus efectos económicos podrían llegar a ser desastrosos para la sobrevivencia de la clase trabajadora. Ante la ausencia de un Gobierno dispuesto a repartir la riqueza acaparada por la élite y la ineficacia de la Ley de Protección al Empleo,  se echó mano de los recursos de las y los trabajadores, arrebatados forzosamente por las AFP, para cubrir las necesidades más urgentes de la crisis en curso. 

 

Aunque la derecha y el gran empresariado se opuso férreamente, acusando el derrumbe financiero y la bancarrota nacional, el primer retiro funcionó: inyectó recursos de manera directa e incluso reactivó la economía. Luego de comprobar la falsedad de la alharaca, el método se repitió dos veces más. Y así, los trabajadores seguimos pagando los costos de la crisis con nuestro trabajo y nuestros ahorros. 

 

Como era de esperar, mientras más se demora el diseño y aprobación de una política pública de alcance universal y solidaria para enfrentar las crecientes dificultades asociadas al COVID – 19, el desgastado Congreso volvió a echar mano a la solución de corto plazo, iniciando una patética carrera por apropiarse de la iniciativa para retirar el 100% de los fondos de pensiones, y donde corren parlamentarios de un arco bastante amplio: partiendo por el Partido Humanista, pasando por la exConcertación, PS, PPD, DC, llegando incluso a la derecha política, llegando hasta RN y la UDI.

 

La situación es verdaderamente lamentable. Cada proyecto de esta naturaleza hace más pesada la lápida que pesa sobre el fracasado sistema de cuentas individuales, pero no contribuye en ninguna medida a construir un verdadero sistema de Seguridad Social en nuestro país. El dinero de cada trabajador y trabajadora ha sido ganado con su trabajo y esfuerzo, es su propiedad y les pertenece. De eso no hay duda. Sin embargo, hemos aprendido que el camino de la sobrevivencia individual no es suficiente para sostener un país, ni menos en el contexto de enorme crisis económica en curso. Como botón de muestra, el año pasado, a dos meses de comenzar las cuarentenas, el hambre llegó a las familias del pueblo; este sistema no permite que los trabajadores se sustenten con su mero esfuerzo individual.

 

Creemos que la solución a los tremendos problemas de seguridad social en nuestro país debe ser con una respuesta colectiva, pues el drama es estructural, por tanto, colectivo; nos atañe a todos y todas. Alternativas no faltan. Han sido construidas desde las organizaciones sindicales que vienen luchando por la transformación profunda del sistema de AFP. La propuesta que sigue omitiendo el Congreso consiste en la creación de un Sistema Solidario de Reparto, donde ocurre en países como Estados Unidos, Canadá y Japón. El retiro de los fondos no basta, es necesario recuperar un verdadero sistema de Seguridad Social. NO MÁS AFP. En este sistema, contribuirían equitativamente trabajadores, empleadores y Estado, pero a la vez, serían los trabajadores más jóvenes quienes ayuden a costear con su trabajo a los jubilados. Un verdadero sistema solidario, que devolvería la mano cuando esos jóvenes ya envejezcan.

 

Pero, volviendo al drama económico que vive la mayoría de las familias de este país hoy, creemos que no basta con plantear sencillamente el retiro de los fondos de pensiones para poder ingresar dineros frescos a la circulación del mercado. Creemos que, nuevamente, la clase política elude una respuesta esencial, es decir, elude que el Estado debe garantizar la vida y el desarrollo de los habitantes de su territorio, y en esto el Estado no ha cedido, ni siquiera pensando en utilizar los fondos soberanos que tiene en el extranjero en la mayor crisis del último siglo. 

 

El anuncio de retiro del 100% de los fondos de pensiones no es más que una cortina de humo que busca ocultar y dejar en el olvido el pésimo desempeño que han tenido los partidos políticos del parlamento en esta materia, queriendo desviar la atención del verdadero rol de un Estado, que es lo expuesto en los párrafos más arriba. En esto nuestra posición es clara, queremos el fin de las AFP, pero siendo reemplazado por un sistema de reparto justo y digno; y también queremos que la crisis no la sigamos pagando los trabajadores desde nuestros ahorros, creemos en la posibilidad de políticas públicas efectivas.

0 0 votes
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments