EDITORIAL | Elecciones de Gobernadores, una irrelevante segunda vuelta.

Ayer votaron 2 millones y medio de personas a nivel nacional, lo cual representa aproximadamente un sexto del padrón electoral (menos de un 20%). Esta baja participación contrasta con las elecciones relacionadas con el cambio constitucional, y se hizo evidente en los sectores populares, es decir, donde habita la mayoría de la población empobrecida y marginalizada.

En vista de los resultados, nuevamente Chile Vamos es el gran derrotado, pues solo gobernarán directamente la región de La Araucanía.

El Frente Amplio gobernará la región de Tarapacá (Comunes) y en Valparaíso tienen un importante grado de participación (Modatima, ganó en primera vuelta). En Atacama ganó un ex PS apoyado por el Partido Comunista. En Región de Coquimbo ganó candidata independiente apoyada por Partido Ecologista Verde.

Unidad Constituyente gobernará Arica y Parinacota (DC), Antofagasta (PRO), Metropolitana (DC), O’Higgins (PS), Maule (DC), Ñuble (PS), Biobío (independiente pro DC), Los Ríos (PS), Los Lagos (DC), Aysen (PS, ganó en primera vuelta); Magallanes (PR, ganó en primera vuelta).

En esta elección lo viejo se resiste a morir y significará un impulso para que Yasna Provoste anuncie su candidatura presidencial. Lo único que puede marcar como tendencia es que la derecha estará dispuesta a apoyar en masa a una candidata de la vieja Concertación como el mal menor. Claudio Orrego ganó con votos prestados y, principalmente, de la zona oriente de Santiago (en las comunas del D11 Orrego obtuvo un 80% de los votos, superando por más de 170 mil votos, cuando la diferencia total fue inferior a los 60 mil votos).

Este escenario es difícil que se replique en las elecciones presidenciales, pues ninguna región tiene el nivel de concentración de comunas conservadoras que tiene la RM.

Si bien hubo pocos votos, sobran análisis políticos. Sin duda el mayor elemento en discusión tiene que ver con la diferencia entre la participación de los sectores privilegiados contra la indiferencia de las masas trabajadoras. Siendo una tendencia nacional, ninguna explicación que parta por las características de una candidatura en particular logra explicar el problema. A nuestro juicio, esto confirma que las elecciones son distintas entre sí, y unas se subordinan a otras en importancia y capacidad de movilización.

El problema de la Constitución engloba todos los demás, permite la participación de la población en una decisión sobre el conjunto del Estado y la sociedad. De alguna manera, el voto aunque pequeño se hacía trascendente. Nada más distante a la elección de un cargo con pocas atribuciones, difícilmente distinguible de las Intendencias y animado principalmente por partidos políticos en franca decadencia.

0 0 votes
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Carlos Alberto

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments