Que caiga el Tirano

  1. El gobierno de Sebastián Piñera debe terminar ahora por su absoluta y clara responsabilidad respecto del momento de crisis social, política, económica y de derechos humanos que atraviesa nuestro país. Las razones para poner fin a este gobierno criminal se remontan al 18 de octubre, cuando frente a la revuelta popular levantada por los pueblos en todo el territorio, el gobierno respondió con una brutal represión violando sistemáticamente los derechos humanos, con asesinatos, torturas, mutilaciones, violaciones, abusos sexuales y todo tipo de vejámenes contra la población.
     
  2. Luego de ello, y frente a la amenaza del COVID19, el manejo que el gobierno realizó desde el primer momento de la pandemia, solo ha confirmado el carácter antipopular y antidemocrático de la administración de Piñera, ya que con sus medidas ha propiciado una y otra vez que seamos los y las trabajadoras las que paguemos esta crisis, incluso con nuestras vidas. Ello se evidencia en la mayor mortalidad en los sectores populares de nuestro país y en las insuficientes medidas económicas que el gobierno ha entregado al pueblo para paliar esta crisis, mientras la minúscula elite que representa sigue enriqueciéndose a costa de las vidas de todos, todas y todes.

  3. Por si fuera poco, la coyuntura actual ha estado marcado por actos permanentes de descontrol, represión y autoritarismo de las fuerzas de orden y seguridad. Se han vuelto cotidianos los crímenes de Carabineros a población civil en nombre de medidas de control sanitario, mientras que, ante la violencia machista que se ha recrudecido, no hay respuesta ni resguardo alguno. Por otro lado, el descontrol de las fuerzas armadas que de manera deliberante han perseguido a periodistas y presionado a medios de comunicación, con la complicidad del gobierno, que vienen a reforzar los enclaves autoritarios de la limitada democracia pactada por civiles y militares en la transición. A ello se suma la histórica violencia ejercida por las forestales y las fuerzas militares y de orden en el Wallmapu en contra del pueblo mapuche, con la venia y complicidad de este gobierno.

  4. En ese contexto, el anuncio del gobierno de que acudirá al Tribunal Constitucional para frenar el retiro del 10% es la última gota de un vaso que hace tiempo se encuentra rebalsado. Es el mismo gobierno, que atrincherado ideológicamente en mantener sus políticas neoliberales de hiperfocalización y subsidariedad, ha obligado a echar mano a los ahorros previsionales de las y los trabajadores como medida necesaria y urgente para sortear el hambre y la pobreza. Ir al Tribunal Constitucional, institución antidemocrática y herencia nefasta del Pinochetismo, pese al amplio respaldo social y político de dicha medida, desnuda en todo su esplendor el carácter autoritario de este gobierno que hemos venido denunciando.

  5. Frente a ello, nos sumamos y hacemos eco de las barricadas, cacerolazos y llamados a movilización que han surgido a lo largo del territorio, desde los sindicatos, organizaciones territoriales y barriales y diversas listas del movimiento social, que exigen la aprobación del tercer retiro, el fin del Tribunal Constitucional y el fin del gobierno autoritario de Sebastián Piñera. Junto a ello, nos parece relevante insistir en las medidas urgentes que hoy nuestros pueblos requieren y que resumimos en:


– Designar un carácter resolutivo a la Mesa Social COVID-19, fortaleciendo la participación de comunidades científicas y organizaciones de trabajadoras y trabajadores en la gestión de la crisis sanitaria.


– Fortalecimiento de la Atención Primaria de Salud, transfiriendo los recursos que sean necesarios para una efectiva estrategia de trazabilidad de casos y contención de contagios.


– Renta básica universal de emergencia que garantice la entrega de fondos equivalentes a un sueldo mínimo para toda persona mayor de 16 años, financiado mediante una reducción del gasto militar y policial junto con una reforma tributaria que grave a grandes capitales y patrimonios.


– Suspensión del trabajo presencial que no cumpla labores estrictamente esenciales manteniendo pleno goce de sueldo y prohibición de despido. Que se garanticen condiciones seguras para quienes prestan servicios esenciales, asegurando condiciones de higiene y movilización segura.


– Garantizar la administración de anticonceptivos de calidad, las medidas de prevención de embarazo y asegurar las condiciones para que se acceda a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, mientras se avance hacia una ley que asegure este derecho a todas las personas gestantes que lo requieran.


– Fortalecer las redes públicas y comunitarias de apoyo a mujeres y disidencias en situación de violencia, incluyendo residencias de emergencia que permitan la mayor protección posible.


– Fin al Tribunal Constitucional


– Apruebo del tercer retiro del 10%


– Disolución de las fuerzas armadas y de carabineros para repensar su carácter en base a la soberanía popular y el control civil.


– Libertad inmediata a las, les y los presos políticos


A pesar de este difícil momento, sabemos que solo la organización, la unidad y la movilización nos permitirán superarlo y avanzar en la construcción del porvenir.

Fuera Piñera, Arriba Los Pueblos!

 

21 de abril de 2021

Movimiento Dignidad Popular
Convergencia 2 de Abril
Solidaridad FCL

0 0 vote
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Carlos Alberto

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments