CRISIS HUMANITARIA Y MIGRATORIA EN CHILE Y LA REGION: CARTA AL EJECUTIVO, MUNICIPALIDADES Y ORGANIZACIONES DE SOCIEDAD CIVIL

La Red Nacional de Organizaciones Migrantes y Promigrantes, a través de una carta pública, interpelan a los poderes del Estado, Municipalidades y a las organizaciones de sociedad civil para adoptar medidas urgentes frente a la crisis humanitaria y migratoria en Chile. 

De nuestra consideración:

Adoptada recientemente la modificación al Decreto 265, firmado por el presidente en julio de 2019, que permite el apoyo de las FF.AA. en el control de la frontera en materia de narcotráfico y crimen organizado, ahora se extienden atribuciones y se autoriza a las fuerzas armadas intervenir en temas migratorios, con la intención de inmediatamente intervenir en la zona norte de Chile: esta evidencia nos exige hacernos eco de las advertencias señaladas por Amnistía Internacional: “El uso de personal militar para labores de control migratorio supone un grave riesgo para los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas, debido a que carecen de la formación y de las herramientas adecuadas para tal función”.

Deseamos alertar por el uso de la fuerza y de las armas de fuego frente a personas desarmadas que, además de transgredir el derecho internacional, siembran un mal precedente como mecanismo de disuasión hacia grupos de personas caminantes.

Consideramos que la militarización de fronteras no representa solución migratoria, ni siquiera sanitaria a la situación existente y constituye un riesgo mayor al derecho a la vida.

Alertamos que este tipo de medidas contravienen los acuerdos y tratados internacionales suscritos por Chile en materia de Derechos Humanos, y ponen en riesgo a la población civil que se encuentra en condición de movilidad forzada y con necesidades de protección internacional. Además, atentan contra principios fundamentales como los de igualdad y no discriminación, la unificación familiar, el interés superior del niño y la niña, y afectan principalmente a mujeres, niñas, niños, adolescentes y jóvenes no acompañados, que se encuentran varados en estas zonas fronterizas.

Rechazamos la criminalización de las personas migrantes y con necesidad de protección internacional, con la excusa de los gobiernos que es para frenar la propagación de la COVID – 19; y alertamos que estas medidas están generando una nueva crisis humanitaria en el contexto de la pandemia.

En ese sentido, instamos a las autoridades a adoptar disposiciones en respeto irrestricto a los derechos humanos de las personas que habitan y transitan las fronteras.

Exhortamos al Instituto de Derechos Humanos, a los Observadores de Derechos Humanos y otros organismos de sociedad civil vinculados a su defensa en todo Chile a velar por el cumplimiento y garantía de los derechos de las personas, y a articular acciones en conjunto para prevenir una crisis humanitaria, con mayores impactos en las poblaciones de acogida y en caminantes.

Hacemos un llamado a los organismos internacionales de derechos humanos a pronunciarse sobre esta situación de Chile, la que vemos también en Ecuador y Perú, entre otros en la región.

La ampliación de las competencias de las Fuerzas Armadas para actuar en temas migratorios, reforzando el cierre de fronteras no constituye la solución necesaria a la situación de movilización humana en la región. Corresponde señalar que las instituciones militares tienen el mandato de proteger los derechos fundamentales de las personas y en ningún caso pueden atacar a la población civil.

Por lo anteriormente mencionado, las organizaciones firmantes de este documento, invocamos la portabilidad, transnacionalidad y connaturalidad de los derechos humanos de las personas.

Estamos convencidos que el gobierno chileno es quien debe contribuir a dar soluciones, por sus obligaciones internacionales y por una evidente razón humanitaria :
• Teniendo en cuenta la situación de personas que se desplazan en movilidad forzada y con necesidades de protección internacional se debe otorgar refugio, reunificación familiar o visas humanitarias de forma bastante expedita (por un periodo de 1 o 2 años en caso de visa), no considerando delito, que ante el cierre de fronteras se haya ingresado por lugar no habilitado.
• Reforzar el trabajo que han desarrollado las Municipalidades de Colchane e Iquique que necesitan mayor infraestructura provisoria, mayor transporte, mayores recursos para ayudas, un importante refuerzo del personal sanitario por este periodo, que permitan no dejar varadas antes y después de la cuarentena a las personas migrantes en zonas ya muy exigidas.
• Muy importantes son campañas comunicacionales humanitarias que, favorezcan un relacionamiento inclusivo, responsable, de respeto entre todas las personas que logren bajar tensiones surgidas luego de tantos discursos de odio utilizados políticamente desde hace más de un año. Al abandono existente de territorios y personas alejadas de la “capital”, se suman las condiciones extremas que sufren quienes llegan y quienes viven
en la zona viendo el ingreso de tantas personas que no circulan. Sólo facilitando desplazamientos más fluidos se pueden lograr otros objetivos respetando los derechos de locales y desplazados.

La importante existencia de la Universidad Arturo Prat, que cuenta con excelentes profesionales en su cuerpo docente que se desempeñan en el Instituto de Estudios Internacionales, el Núcleo de Estudios Criminológicos de la Frontera, la Clínica Jurídica y Social, el Instituto de Salud de Altura que cuentan con capacidades y experiencias que pueden aportar una colaboración técnico-profesional y humanitaria inmejorable. Seguramente estudiantes de los últimos años estarían dispuestos a colaborar con la generosidad que la juventud ha demostrado. La colaboración de la Universidad (será como dispongan sus autoridades) puede ser un aporte significativo a la superación de la crisis humanitaria con un enfoque de derechos imprescindible. Seguramente el estado debería garantizarle a estos profesionales, medidas sanitarias básicas para el buen y seguro desempeño de sus posibles labores.

Por la gravedad de los hechos, y con la única intención de cautelar los derechos humanos de las personas, convocamos al gobierno de Chile y a los Estados de la región a buscar una solución integral a través de mecanismos eficientes y oportunos. En esta línea, destacamos la importancia de reforzar el objetivo regional para la integración latinoamericana entre pueblos hermanos.

Sin otro particular y a la espera que sean oídas estas propuestas por el bien de Chile y la dignidad de las personas, les saluda:

RED NACIONAL DE ORGANIZACIONES MIGRANTES Y PROMIGRANTES

IQUIQUE, ANTOFAGASTA, VALAPARAISO, SANTIAGO, TALCA, CONCEPCION, TEMUCO, VALDIVIA,PUERTO MONT, PUNTA ARENAS

Autor entrada: Convergencia Medios

1 comentario sobre “CRISIS HUMANITARIA Y MIGRATORIA EN CHILE Y LA REGION: CARTA AL EJECUTIVO, MUNICIPALIDADES Y ORGANIZACIONES DE SOCIEDAD CIVIL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.