Nuestra gesta colectiva

Por José Manuel Vega 

Quedó claro. A partir del 2020 y en adelante, la fecha del 18 de octubre se transformó en una nueva fecha de festejo popular. Y es que se celebra aquel triunfo del 2019, la conmemoración de una gran revuelta protagonizada por el Pueblo, desde el Pueblo y para el Pueblo, con resultados insospechados, sobre todo durante el primer mes de protestas, en que se logró poner en jaque al ejecutivo y el orden establecido.

Esta será una fecha del Pueblo, que seguramente no será reconocida oficialmente hasta que exista un gobierno de las y los trabajadores en el país, pero que inundará las calles de jolgorio y alegría cada año. Una celebración que se granjeó el Pueblo, y que el Pueblo tiene derecho a festejar, como gesta propia que fue, ni heredada ni importada, sino que
genuinamente levantada por los hombres y mujeres de este territorio. Una compañera este domingo me comentaba que si el 11 de septiembre el Pueblo conmemora unido, es una fecha triste, de silencio, pero el 18 de octubre celebramos unidos un triunfo, alegre, rebelde.

Un 18 de verdad, no como el de septiembre. Día de la Dignidad Nacional, Día del Poder Popular, Día del Pueblo Trabajador; varios nombres se me vienen a la cabeza, el tiempo dirá cómo recordaremos la fecha.

Lo más importante, es que para el Pueblo tiene significado, real, profundo, propio. Y la gente se siente realmente parte de la construcción de la gesta, porque estuvo ahí, sacrificándose, corriendo el riesgo para cambiarlo todo. Nuestra Gesta Colectiva.

Ayer, cuando caminaba por la mañana, me percaté de que un hombre de unos 35 años, sacó de su casa un neumático viejo, le puso parafina y le prendió fuego, junto a él, prendió un pequeño parlante y empezó a escuchar Sol y lluvia, solo, en silencio, fumando un cigarro. Yo fui y volví, y me di cuenta de que se quedó ahí, escuchando la misma música hasta que se consumió el neumático por completo. Él, siempre en silencio, introspectivo, ensimismado.

Ante esa imagen queda poco por agregar. El acto dice mucho en sí mismo. Un ritual personal, propio, que seguramente se repetirá por varios años. La conmemoración personal, previa a la conmemoración colectiva de la Alameda, previa a las conmemoraciones nocturnas en las poblaciones.


La Historia es nuestra, y la hacen los Pueblos.

0 0 votes
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Carlos Alberto

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments