Gustavo Pacheco, candidato en primarias de Alcaldía Constituyente de Santiago: “Debemos cambiar la lógica de una administración municipal neoliberal a la construcción de un gobierno local ejercido por la soberanía que radica en las y los vecinos, desde sus territorios y organizaciones sociales”

Por Javier Pineda, Editor Convergencia Medios

El jueves 1 de octubre de 2020, en un proceso inédito en los últimos 30 años de la comuna de Santiago, se inscribieron cuatro candidaturas para competir en las primarias de la Alcaldía Constituyente de Santiago, las cuales son fruto de un año de trabajo por elaborar un diagnóstico común y, lo más importante, un programa de transformación para el Municipio de Santiago que deje atrás las políticas neoliberales que han caracterizado la gestión del municipio y del país en los últimos 47 años.

Una de las candidaturas inscritas fue la de Gustavo Pacheco, joven militante popular, quien ha estado vinculado a distintos proyectos organizativos en la comuna y el país, destacando su participación en la Universidad Popular de Santiago, el Preuniversitario Popular José Huenante, el Comité de Vivienda Santiago Multicolor, donde ha sido activo propulsor de la lucha por la vivienda digna, articulándose con otros movimientos de pobladoras y pobladores en el territorio, como en espacios de articulación político y social a nivel país. Asimismo, desde la Revuelta Popular a la fecha ha tenido una participación activa en las nuevas expresiones de organización territorial, como lo son su participación en la Asamblea Territorial El Claustro y la red de abastecimiento popular La Minga.

En este contexto conversamos con Gustavo, para conocer el proceso de la Alcaldía Constituyente de Santiago, su construcción programática, las organizaciones que participan y el itinerario que tienen para disputar el Municipio de Santiago. Asimismo, profundizamos sobre el proceso de articulación de organizaciones políticas y sociales que levantaron su candidatura y sobre los énfasis de esta respecto a las tres candidaturas más que se levantaron en el territorio y que se enfrentarán en las primarias a desarrollarse el próximo domingo 22 de noviembre de 2020.

Javier Pineda: Gustavo, gracias por la entrevista. Queremos partir la entrevista preguntándote sobre qué es la Alcaldía Constituyente de Santiago.

Gustavo Pacheco: Muchas gracias a ustedes por la entrevista. La Alcaldía Constituyente de Santiago es una plataforma político social, que viene trabajando hace un año. Se inició con una convocatoria de varios dirigentes sociales de la comuna para pensar un programa municipal que se fuese construyendo desde los barrios, los territorios y las organizaciones sociales presentes en la comuna.

La primera convocatoria se encontró con la revuelta de octubre, lo que vino a darle otro sello de posibilidades de participación. Esta plataforma social y política, desde el 4 de octubre de 2019, que fue la primera convocatoria, comenzó a explorar las posibilidades de hacer un proceso de construcción programática. Este proceso se fue traduciendo en que, luego del cabildo de Santiago que se desarrolla en Parque O’Higgins, se decide convocar a este proceso de construcción programática mediante encuentros programáticos para levantar este programa municipal, que se fuesen realizando en distintos territorios de la comuna. Así se empezaron a realizar estos encuentros programáticos.  Estos encuentros fueron presenciales hasta que iniciada la pandemia debimos realizarlos de manera virtual; participaron más de 500 vecinas y vecinos, que entregaron sus aportes, miradas, diagnósticos y sugerencias. 

Esta Alcaldía Constituyente tiene dos partes: primero, se planteó como un proceso para construir programa de manera participativa, democrática, desde los barrios y territorios de las organizaciones sociales, con la participación activa de las y los vecinos; y, segundo, este programa, una vez que se sintetizara, se transformaría en un programa de disputa de la Alcaldía. Es por ello que nos enfrentamos a la realización de una primaria ciudadana en que los distintos liderazgos que fuesen surgiendo al calor de ese proceso se están presentando como candidatas y candidatos, el cual es el momento en el que estamos ahora.

JP: ¿Cuál es el diagnóstico que realizan de la comuna, desde una perspectiva más histórica y, en particular, sobre la gestión que ha realizado el Alcalde Alessandri? Y en base a eso, ¿cuál es la síntesis del programa que han levantado a propósito de ese diagnóstico?

GP: Se coincidía entre quienes convocábamos, que se tenían desde elementos simbólicos hasta elementos de fondo político y de contenido de como se ha llevado la gestión municipal, no solo por el Alcalde Alessandri, sino por las administraciones anteriores. Uno de los primeros sellos de este proceso es señalar que había una forma de ejercer la administración y de llevar la municipalidad en clave neoliberal, y esa clave neoliberal significaba postergar el territorio, a las organizaciones, deteriorando la vida comunitaria mientras promovían intereses económicos, de capital y de flujo financiero, etc.

Otro elemento que se destacaba era la poca participación, y la que había era cosmética, pues no se ha traducido en un ejercicio de la soberanía popular por parte de los vecinos y vecinas respecto a la necesidad de los barrios.

Tercero, toda necesidad que se van presentando en los barrios de la comuna eran asumidas con una mirada muy general y de diagnóstico pseudo-participativo, pero que venían realizados previamente e incluso desde esas instancias de poca participación, ya venían las líneas a implementar por parte de la Municipalidad. Entonces esa clave o atención era algo que no se podía seguir sosteniendo y que además agravaba con cuestiones muy específicas como, por ejemplo, la lucha constante de esas organizaciones sociales de la comuna que han tenido que hacer contra todas las administraciones respecto a la defensa del patrimonio de la comuna, que no es solo la defensa de fachadas, sino que es también de su gente, de los vecinos y vecinas que han habitado en la comuna.

Otro elemento, el cual ha sido una característica muy propia de los últimos alcaldes son los niveles de represión y de poco diálogo hacia las comunidades, particularmente de jóvenes estudiantes y profesores en las comunidades educativas públicas que todavía sigue siendo el municipio el sostenedor. En los últimos dos años el alcalde ha tenido conductas represivas brutales contra los jóvenes estudiantes, no sabiendo resolver y enfrentar las dificultades de las comunidades, sino por el contrario, poniendo mucho más énfasis en profundizar el conflicto. Hay una ceguera de las dirigencias municipales, encabezada por el alcalde actual, siendo un sello de las alcaldías neoliberales.

Entonces acordamos que acá hay que hacer un proceso de construir un programa antineoliberal. Por primera vez las y los vecinos, han puesto los elementos que forman los diagnósticos y realidades que están viviendo y a partir de esa realidad, generamos estrategias programáticas en vía de solución o de enfrentar estos procesos y de comenzar la solución de manera colectiva. Cambiar la lógica de una administración municipal neoliberal a la construcción de un gobierno local ejercido por la soberanía que radica en las y los vecinos, desde sus territorios y organizaciones sociales.

JP: En esa línea de desarrollo programático, ¿cuáles son las propuestas en materia de salud y educación municipal? ¿Cuál es la postura respecto a los permisos para proyectos inmobiliarios?

GP: Ahí ha sido un tema recurrente porque uno mismo y con las y los vecinos, planteamos propuestas y queremos solucionar el problema, pero nos damos cuenta que la organización municipal no necesariamente tiene todas las facultades para resolverlas y ahí la Alcaldía Constituyente, en el proceso de construcción programática, cabe señalar que también se posiciona, de manera política sobre estos conflictos. Respecto de la educación y la salud, son dos elementos claves, tenemos que ser capaces de garantizar el derecho a la educación, el derecho de la salud para todas y todos a nivel general del Estado, como un problema de país, y desde ahí generar, dentro de los espacios locales, en la lógica de los municipios, un espacio.

Por ejemplo, en el área de la Salud, tenemos la experiencia de cómo se construyen centros de salud comunitarios, que pongan acento en la prevención, en la educación, en tener los recursos suficientes para cubrir completamente a la población que vive en un cuadrante determinado. No obstante, la lógica que se ha instaurado en los últimos años en Santiago, es la construcción de estaciones médicas de barrio, que son algo positivo, pero que en términos generales no puede cubrir más allá de necesidades simples y básicas, porque la estructura que tienen es insuficiente, ya que son casas reacondicionadas que no tienen capacidad de solucionar problemáticas. En ese sentido, tenemos que luchar para que la salud sea una garantía del Estado y, en segundo lugar, tenemos que decidir cómo se expresa localmente centros de salud adecuados para los territorios que tenemos y no solamente una pantomima que no va a resolver las problemáticas reales de las personas.

 
JP: ¿Cuáles son las reflexiones frente a los proyectos inmobiliarios en la comuna? Porque tenemos una tensión entre aquellas personas que quieren vivir en la comuna de Santiago y requieren mayor oferta de departamentos, lo cual a su vez produce el deterioro de los barrios al construir estos grandes edificios.

GP: En los comités de viviendas es igual complejo discutir sobre esta problemática. En materia inmobiliaria el diagnóstico que se tiene es que, la administración municipal, se dispuso grotescamente al negocio inmobiliario. Priorizó el negocio inmobiliario sobre el acceso a la vivienda de las y los santiaguinos. La existencia de todos los edificios que tenemos ha sido a costa de la destrucción de muchos barrios, de la destrucción de mucho patrimonio y no ha significado una resolución al problema de hacinamiento de las y los vecinos de la comuna, sino por el contrario, en muchas ocasiones dichas construcciones se han prestado precisamente para hacer nuevos focos de hacinamientos.

En cuanto a la sobrepoblación de edificios, queda muy poco terreno en condiciones de construir programas o complejos habitacionales que rescaten los barrios, que respeten el patrimonio y que solucione el problema habitacional. Nosotros como comité de vivienda, hemos llevado una lucha para que nuestro proyecto se ubique en barrios de la comuna de Santiago, pero esto ha sido prácticamente imposible por el valor del metro cuadrado. Esta todo sobrevendido en el mercado especulativo inmobiliario. Respecto a esto planteamos cómo la municipalidad, a lo largo de todos estos años, ha sido cómplice y ha propiciado todo ese proceso. Esto ha generado mucha molestia. En un principio solo afectaba a las y los vecinos que se le iba expropiando y vendiendo sus hogares. Pero se originó un problema vial, pues las calles no están adecuadas para la cantidad de personas que viven en esos edificios. Por otra parte, en los edificios se repiten los problemas de hacinamiento, abuso de gastos comunes, falta de infraestructura dentro de los mismos edificios por la cantidad de gente que vive ahí, el atochamiento en los ascensores es bastante indigno, el cual deben hacer filas para entrar.

En conclusión, ha sido un municipio que no se ha dispuesto en solucionar los problemas habitacionales, sino que se ha dispuesto a la especulación del mercado inmobiliario. Enfocado más a quienes pueden pagarlo que ha solucionar problemas de hacinamiento de la comuna y produce que más gente se vaya a vivir a Santiago, por lo cual la organización de la ciudad es completamente nefasta y el cual no es solo un problema de la Municipalidad de Santiago, sino de la organización central del Estado.

JP: La seguridad siempre ha sido una de las banderas programáticas que levantan las candidaturas a Alcalde. ¿Cuál es el desarrollo programático que ustedes han realizado sobre esta materia?

GP: En torno a la seguridad hay que cambiar la lógica. En distintas administraciones (desde Lavín, Alcaíno, Zalaquett, Tohá y Alessandri) ha existido una política represiva, que en términos coloquiales podemos definir como “política del paqueo”, que ha sido incapaz de resolver problemas de seguridad que existen. Se preocupan de los cabros que toman cerveza en la plaza, de carretes y ruidos molestos. Esta última administración ha utilizado la App SOSAFE, que entrega datos de los vecinos vulnerando derecho a la privacidad y a la protección de datos, pero que poco contribuye a solucionar problemas de seguridad. Solo actúan frente a disturbios del orden público. Hay poca eficiencia y mucho autoritarismo por la seguridad ciudadana.

Nosotros pensamos que hay que empoderar a los barrios para que desarrollen medidas de seguridad comunitaria. Hay que recuperar los espacios públicos que están ahí. En el proceso de la Alcaldía Constituyente nos dimos cuenta que Santiago, siendo epicentro de la Revuelta Popular, en la medida que sus comunidades fueron recuperando plazas, centros comunitarios, permitieron mayor reconocimiento entre los vecinos y de cuidado de los mismos en los territorios, barrios y comunidades. Es una expresión de cómo se puede combatir la delincuencia, que va a existir y la tendremos. Pero el sello es hacerlo desde una perspectiva comunitaria. Los elementos de seguridad municipales deben ponerse a disposición de esos procesos, como los mecanismos cuadrantes con diálogo de esos procesos comunitarios. La lógica es otra.

JP: Hace unos momentos nos mencionaba que actualmente la Alcaldía Constituyente por Santiago estaba en fase de primarias, en las cuáles encabezas una de las 4 candidaturas. ¿Cuáles son las organizaciones que impulsan tu candidatura a la Alcaldía constituyente?

GP: La Alcaldía Constituyente, a la fecha, tiene 55 organizaciones políticas y sociales que hemos decidido levantar este programa con la participación de vecinas y vecinos, y que ahora estamos levantando estas primarias que se realizarán el día domingo 22 de noviembre.

En el marco de ese proceso fue surgiendo la necesidad de construir una alternativa dentro del marco de la primaria municipal. La organización popular que impulsó en un primer momento esta candidatura es una Universidad Popular en Santiago, que está radicada en la sede de la Junta de Vecinos el Progreso y que nace de la experiencia que ya lleva 5 años, que es el Preuniversitario Popular José Huenante. Ahí hay un complejo de organizaciones sociales que vivimos y nos hemos desarrollado en torno a la Junta de Vecinos El Progreso. Estos vecinos y vecinas comenzamos a plantear la necesidad de tener una referencia en este proceso, la cual no estuviese supeditada a los partidos políticos a los cuales se les han abierto las puertas de este proceso de Alcaldía Constituyente, en la medida que cumplan dos requisitos: adscribir a este programa antineoliberal y que no estuvieran vinculadas a las administraciones anteriores del Municipio (desde la dictadura a la fecha).

En cuanto a dirigencias de estas organizaciones, contamos con el apoyo de Valeria Bustos, Presidenta de la Junta de Vecinos El Progreso y del Comité de Vivienda Santiago Multicolor. Luego, están las organizaciones y movimientos políticos y sociales del territorio: el Movimiento Dignidad Popular, del cual formo parte; el Movimiento Somos; Movimiento Vía Común; Movimiento Victoria Popular y el Partido Igualdad, el cual ha sido un partido para distintas organizaciones sociales y populares que han decidido participar en elecciones institucionales. A esto se suman individualidades colectivas de personas que vienen siendo parte de los procesos de organización que hemos levantado. Así es como surge la necesidad de contar con una referencialidad propia y se decide que yo fuera el candidato para poder ganar estas primarias ciudadanas.

JP: Entendiendo que este es un proceso colectivo que ha implicado varios debates comunes sobre el diagnóstico de la comuna, política de alianzas y ejes programáticos comunes del proyecto de Alcaldía Constituyente. ¿Cuáles serían los énfasis de tu candidatura, más que diferencias respecto a las otras tres candidaturas que participarán en las primarias de la Alcaldía Constituyente de Santiago?

GP: Primero, me gustaría mencionar los 6 ejes rectores de nuestra candidatura. El primero de ellos es la democracia constituyente, que apunta a promover y desatar lo que se ha construido de manera autónoma por el pueblo organizado y movilizado desde la Revuelta Popular a la fecha. Ponerse a disposición de una profundización de la democracia de manera participativa, protagónica, deliberativa y vinculante. Esto quiere decir que nosotros esperamos que más allá de lo que permita la institucionalidad vigente, que además está en proceso de cambio, que no sólo queremos escuchar la voz de las vecinas y vecinos, sino más bien asumir con poder de decisión aquella voz que surja desde los territorios de la comuna de Santiago.

Lo segundo es el respeto irrestricto de los Derechos Humanos. Y esto está inspirado en los derechos sociales que se ven pisoteados, pero también respecto a la violación a los DDHH que se ve en los niveles de represión que ha desatado el Municipio de Santiago coordinado con la fuerza policial en contra de algunos habitantes de la comuna, como lo son sus comunidades educativas.

Lo tercero es la sustentabilidad. La comuna de Santiago no tiene un plan eficiente e integrado de política de residuos. Los planes de reciclaje son solo la distinción sobre cómo botamos nuestros residuos, cuestión que es positiva, pero insuficiente. No hay una política que integre el tratamiento de estos residuos, retiro de escombros, manejo de residuos que permita generar actividad económica a través de cooperativas de vecinos/as que pudiesen impulsar aquello, transformándose el Municipio en una fuente de apoyo a esa labor.

Lo cuarto que aparece es construir un Municipio con un sello feminista y con perspectiva de género. Una perspectiva donde nos pongamos a disposición institucional, pero articulado con lo social y popular, para sacarnos el patriarcado que existe en la institucionalidad actual, pero que también se replica en nuestras relaciones de vida cotidiana a nivel social y barrial. Queremos poner al Municipio como un ente de educación, de reflexión, a nivel general, intergeneracional, que integre a todos los habitantes de la comuna.

El quinto eje es la transparencia. Hoy día, en Santiago Centro, son muy pocas las que llevan una política de transparencia sobre cómo se van tomando las decisiones en distintas instancias, como el PLADECO. No se conoce muchas veces los criterios para privilegiar el uso de los recursos públicos que llegan al Municipio, ni cómo estos se asignan y gastan.

Y, finalmente, otro sello es la plurinacionalidad y multiculturalidad de nuestros pueblos indígenas, como perspectiva de encuentro del pueblo mestizo chileno con los pueblos indígenas, que también habitan nuestra comuna. Esta perspectiva no se trata de sólo recoger la cultura de los pueblos originarios y respetar su cultura, sino reconocer en dignidad sus prácticas organizativas y ancestrales.

Estos seis ejes son principios rectores de nuestra candidatura a la Alcaldía Constituyente. Le ponemos harto énfasis que sintetizan lo que hemos construido colectivamente. Además, creemos que somos expresión de organizaciones sociales, territoriales y populares que han construido en sus esferas sin esperar el soporte de la institucionalidad, sea de partidos políticos o instituciones estatales. Hemos puesto por delante la auto-organización, auto-gestión, la capacidad de empoderarnos entre vecinas y vecinos, y que es necesario marcar una distinción. Saludamos a las otras tres candidaturas, pero pensamos que en esta candidatura se produce una mayor síntesis entre esa mirada y apuesta por la transformación del país, para construir un Chile que nos garantice todos nuestros derechos humanos y que reconquiste la dignidad para todos sus habitantes, pero eso va de la mano sobre cómo lo hacemos, quienes tomarán las decisiones y cómo aquello es expresión de la soberanía popular. Nosotros creemos que la soberanía popular radica en cada uno de nosotros, pero también en la capacidad organizativa que tengamos. Ese sello está más presente en la candidatura.

En segundo lugar, quienes estamos en este proceso no tenemos vínculo alguno con la élite política tradicional, sea de izquierda o derecha. Somos vecinos y vecinas, comunes y corrientes, interesados en la organización de nuestros territorios para conquistar mejoras del buen vivir. Es sano que no aparezcamos vinculados a las élites políticas y familiares que han gobernado nuestro país. Basta que sean otros sectores sociales que vengan a representar los sectores populares. Nos parece fundamental que sean las propias vecinas y vecinos que disputen con sus propios representantes estos procesos. Ese es un sello relevante de esta candidatura. Somos los de siempre, los de abajo, los que de manera genuina muchas veces hemos contribuido con el voto, pero esta vez dijimos que queríamos ser representados por nosotros mismos.

Finalmente, una característica es la claridad en cuanto a la política de alianzas. En estos momentos de confusión sobre las alianzas para las primarias, no vemos en todas las organizaciones políticas la claridad para rechazar las alianzas con aquellos que representaron la construcción del neoliberalismo en los últimos 47 años. En la oposición no somos todos los mismo. No nos convence esos llamados a la unidad, donde se supedita nuestra construcción a quienes han construido este modelo e incluso han gobernado este municipio. Esta candidatura de manera clara no está vinculada a ningún partido político que hoy ha planteado la unidad de la oposición.

Unidad, por supuesto: unidad social y política con todos aquellos que queremos hacer transformaciones profundas al país, dejando atrás a las políticas neoliberales. Eso queremos. Pero en las otras candidaturas esa claridad no la vemos.

JP: Gustavo, finalmente quisiera pedirte un mensaje que sintetice tu posición sobre por qué las vecinas, vecinos y vecines de Santiago deberían participar de las primarias el 22 de noviembre de 2020 y, en especial, apoyando tu candidatura.

GP: Participar de las primarias es importante. Es un proceso inédito que no se habían hecho en Santiago, son fruto de un proceso. No es un acuerdo cupular, sino que se comenzó a convocar incluso antes del 18 de octubre. Es un proceso que ha construido un programa con participación de las vecinas y vecinos. Que ha dicho claramente que se debe construir un gobierno local donde la soberanía recaiga en las vecinas y vecinos, donde hay una clara perspectiva de dejar atrás el neoliberalismo, poniendo por delante la organización de los vecinos y vecinas.

Y esta candidatura es importante de apoyar porque surge de las organizaciones sociales y territorios. Es de los comunes, los que siempre nos hemos organizado, con lo que tenemos a mano. No queremos ser testimoniales. Vamos por esta candidatura para ganar el Municipio de Santiago. Hay un contexto de país en el cual es necesari que surjan nuevos proyectos que nazcan desde las organizaciones sociales y que sean expresiones de las luchas de nuestro pueblo. Es una candidatura, que no solo está representando, sino que es parte de los sectores populares que estamos hartos del modelo. Queremos cambiar nuestra realidad en Santiago, pero también apuntamos a cambiar todo este país, porque no todo se juega en el Municipio. Queremos hacer estas transformaciones de la mano de todas las vecinas y vecinos de Santiago.

3 2 votes
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments