Unión Portuaria rechaza proyecto de ley que permite resguardo de «infraestructura crítica» por Fuerzas Armadas

La Unión Portuaria de Chile, hace ver su rechazo al Proyecto de Reforma Constitucional sobre Infraestructura Crítica porque observamos que es una herramienta demasiado peligrosa dado que  puede utilizarse no sólo para lo que el Ejecutivo dice que construyo dicha propuesta, sino que también puede usarse para fines distintos a los ahí señalados dada la alta discrecionalidad que posee en su aplicación, pudiendo guiarse por la visión política del gobierno de turno. Claramente vemos esa situación en el último paro del gremio de camioneros, donde la tan bullada “ley antibarricadas”, que promovió el actual gobierno para ser aprobada por el Congreso meses atrás y que defendía el libre tránsito por las calles y carreteras de Chile, no fue aplicada por ser, las organizaciones que la transgredían, afines al pensamiento del Ejecutivo. Es así que podemos afirmar, bajo los hechos observados por todos los chilenos en la TV, RR.SS y prensa en general, que la tesis planteada en su minuto sobre esa ley de quienes se resistían a su aprobación, de que sería básicamente una herramienta persecutora contra los opositores al pensamiento del gobierno de turno, al menos en esta ocasión fue así, dándoles la razón.

Nos preocupa que esa tendencia también se dé con esta reforma, pues sus consecuencias son aún más graves, dado que no sólo se le entrega a los gobiernos la facultad de perseguir judicialmente a quien realice actos que considere bajo su visión dañinos pero con la posibilidad de ser arbitrario en su empleo, como fue el caso de los camioneros que si tomaron carreteras y no fueron reprimidos, pero si a los TENS que fueron apresados en la Alameda de Santiago por solicitar mejores tratos laborales por su labor en el combate del COVID 19. Pero en este caso, se le agrega el uso de la fuerza militar y la eximición de persecuciones judiciales en caso de que tras su uso alguien resulte herido o muerto. ¿Nos preguntamos si esta también será una ley que se aplicará, como la mencionada “ley antibarricada”, dependiendo su uso a si quien realiza algún acto no deseado por algún gobierno sea ejecutado por gente a favor o en contra de su visión política?

Nos preocupa que esta ley también sea utilizada como herramienta de control huelguístico, donde la Agencia Nacional de Informaciones (cuyo director es nombrado por el Presidente) actúe arbitrariamente determinando que una situación de huelga de puertos o aeropuertos afecta la infraestructura crítica del país y provocando que las controversias de la definición de funciones mínimas como también de infraestrcutura critica, que determina los tribunales laborales, sea realizada por el Ejecutivo y hecha obedecer bajo el uso de fuerza militar incluso letal, incumpliendo el Convenio 98 de la OIT sobre Negociación Colectiva.

Afirmamos que esta Reforma genera un instrumento legal que puede usarse para eliminar el diálogo  como forma de solución de controversias y nos devuelve a las pasadas épocas donde ello se resolvía con el uso de la fuerza militar como fue en la huelga portuaria de Valparaíso en 1903 con más de 150 muertos o en Santa María de Iquique con 3.000 y más. Solicitamos a los legisladores que rechacen dicha reforma y  tengan conciencia que ese poder no puede quedar sujeto al arbitrio de una sola persona o una sola visión política, como es un gobierno de turno, pues su posible mal uso (que es factible de que ocurra) nos volverá a los oscuros episodios de nuestra historia donde, tras una huelga, esta concluya con trabajadores muertos y familias destruidas, solo por defender los intereses económicos de algunos.

UNION PORTUARIA

0 0 vote
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments