becarios y agrupaciones de investigadores llaman a tomar medidas concretas ante su situación laboral

Becarios y agrupaciones de investigadores a través de una declaración pública dan a conocer medidas que a su parecer servirían para afrontar su situación laboral ante la pandemia. «Un número importante de investigadores e investigadoras han sufrido un retraso en sus proyectos», dicen en la declaración. Es por eso que las medidas propuestas por ellos buscan solucionar el problema de becas, situaciones económica precarizada ante al pandemia y a futuro, por si pierden sus fuentes de financiamiento, entre otras factores que los están afectando.

Lee la declaración a continuación.

Declaración de becarios y agrupaciones de investigadores: Necesidad de actuar frente a la urgencia del posgrado. 

La situación actual laboral de investigadoras e investigadores en formación de todas las disciplinas es crítica e incierta. Esto se debe a que la pandemia que se vive en Chile y el mundo durante los últimos meses ha llevado al cierre de la gran mayoría de las instituciones que permiten el desarrollo de la investigación: laboratorios, bibliotecas, estudios, archivos y universidades. Además, el movimiento y el contacto entre personas está restringido, lo que dificulta formas de investigación participativas y basadas en trabajo de campo. Otro de los efectos de la pandemia es el aumento en el trabajo de cuidados a familiares y personas vulnerables, como población de tercera edad y/o niñas y niños, que están sin ir a la escuela y educándose en casa.  Esta situación además contribuye a aumentar la brecha de género en la ciencia y el conocimiento, ya que la carga de los cuidados familiares suelen recaer mayormente en mujeres. 

En consecuencia, un número importante de investigadores e investigadoras han sufrido un retraso en sus proyectos, siendo la situación especialmente grave para quienes están cursando los últimos semestres de sus programas, pues cuentan con escaso margen de tiempo para ajustar la planificación de sus proyectos de investigación. En este contexto, el término inminente de los convenios ANID de becarias y becarios les deja en una angustiante situación, ad portas de quedar sin financiamiento y sin posibilidad de finalizar adecuadamente sus estudios. Además, el contexto de crisis económica actual genera una dificultad adicional para encontrar trabajo que permita un mínimo sustento, cuestión agravada porque todavía no existe un plan para la inserción de investigadores. Sumado a esto, la situación de no becarios es preocupante, pues ya se vislumbran aumentos en la deserción de estudios por dificultades económicas o laborales, considerando además la presión que ha generado la transición al teletrabajo. 

La labor de investigadoras e investigadores juega un rol central en el desarrollo de la investigación y el conocimiento en Chile, tanto en su creación como en su difusión y enseñanza. Sin embargo, el lugar de las y los estudiantes de posgrado en las universidades y en la sociedad es sumamente precario. Por ejemplo, no hay reconocimiento de derechos laborales en la investigación de posgrado, dejándolos con altos niveles de vulnerabilidad. Ya llevamos varios meses de iniciada esta crisis, y los actores principales como ANID y las universidades chilenas no han reaccionado rápidamente a la coyuntura para facilitar la continuidad de los proyectos de investigación.

Ahora, para poder abordar en concreto este asunto, se hace necesario distinguir urgencias dentro de la comunidad de investigadoras e investigadores en formación. Por un lado están quienes han sido becados por ANID, y están cursando programas en Chile (becas Nacionales) y quienes estudian en el extranjero (Becas Chile). Por otra parte están quienes estudian en las universidades chilenas sin becas ANID, y por ende se autofinancian o tienen una fuente de financiamiento alternativa para sus estudios. 

Entre estos últimos, la diversidad de realidades según universidades, facultades, institutos o centros es muy grande, y al no existir la contraparte de la ANID, las posibilidades de presionar por mejoras de forma centralizada se diluyen. Entonces, es fundamental que las Universidades puedan flexibilizar sus plazos académicos, y desarrollar programas de contingencia para asegurar la continuidad de los proyectos de investigación y su financiamiento. Esto seguramente requerirá de apoyos económicos para estudiantes de posgrado no becarios, ya sea en forma de rebajas de arancel, becas internas o instauración de contratos de trabajo. 

Además, cabe señalar que por las formas de trabajo que tienen los estudiantes de posgrado en las Universidades y proyectos, y por la naturaleza de los convenios con ANID, muchos de estos afectados no tienen posibilidad de acceder a beneficios como el bono de clase media, beneficio de crianza protegida, subsidio de arriendo o el préstamo solidario del Estado; y tampoco cotiza en las AFP, por lo que el retiro del 10% debe ser relativizado como alivio económico. 

En el caso de becarios y becarias nacionales, consideramos que debería otorgarse una extensión extraordinaria por motivos de fuerza mayor por un semestre a todas las becas. De otro modo el riesgo de dejar truncados los procesos de formación es sumamente alto. 

Entre becarias y becarios internacionales se puede identificar la existencia de problemas similares a los recién mencionados, pero agravados porque en muchas ocasiones las visas se encuentran sujetas al financiamiento de la beca, y por lo mismo, el final del convenio implica riesgo de caer en estado migratorio ilegal, sin haber podido terminar con las obligaciones académicas. Sabemos que estos casos tienen una diversidad mayor, pues los países y universidades tienen regulaciones diferentes, por eso estimamos que una extensión con sueldo de estas becas -especialmente para quienes están viviendo situación de urgencia- resulta necesaria. En este último caso sería necesario también el desarrollo de negociaciones específicas con las Universidades extranjeras, especialmente en aquellos casos donde los aranceles sean muy altos. Por otra parte, la necesidad de flexibilizar formas de retribución aparece como una necesidad imperiosa en este contexto, especialmente porque todavía no existe un plan para la inserción de investigadores, menos en pandemia.

Para las y los firmantes el aporte de las y los de estudiantes de posgrado debe ser reconocido como central para el desarrollo del conocimiento y la investigación. Por lo mismo, consideramos que dejarles desamparados en este contexto es una incoherencia del Estado, quien ha invertido recursos para una formación de excelencia. Deben encontrarse las voluntades para enfrentar este grave problema con rapidez. 

Petitorio de medidas para investigadores en formación afectados por Pandemia.

A continuación realizamos una serie de propuestas que solicitamos considerar para abordar la urgencia del posgrado: 

  1. Que ANID otorgue extensión de becas con beneficios (sueldo o manutención y arancel universitario si correspondiere), por un mínimo de 6 meses debido a situación de fuerza mayor (pandemia COVID 19), entendiendo esta última como lo plantea el artículo 45 del código civil: “se llama fuerza mayor o caso fortuito el imprevisto a que no es posible resistir como un naufragio, un terremoto, los actos de autoridad ejercidos por funcionarios públicos, etc. De esta manera, el caso fortuito o fuerza mayor debe ser inimputable, vale decir, que provenga de una causa enteramente ajena a la voluntad de las partes; imprevisible, esto es, que no se haya podido prever dentro de los cálculos ordinarios y corrientes; e irresistible, es decir, que no se haya podido evitar, ni aun en el evento de oponerse las defensas idóneas para lograr tal objetivo”.
  2. Creación de fondo de emergencia para abordar urgencias presentes y futuras para todos los estudiantes de posgrado.
    1. Extensión de beca por seis meses de forma extraordinaria y adicional en casos de máxima urgencia derivada de situación de fuerza mayor.
    2. Financiamiento de trámites para extensión de visas en casos de urgencia para estudiantes extranjeros.
  3. Flexibilización de:
    1. Que ANID siga flexibilizando plazos, procesos y requisitos debido a la Pandemia, y que esta flexibilización sea automática cuando no requiere presupuesto adicional, para evitar incumplimientos.
    2. Que ANID avance hacia mayor flexibilización de formas de retribución para evitar caer en incumplimientos por Pandemia.
    3. Flexibilización de los plazos de graduación y procesos académicos en general por parte de las Universidades Chilenas.
    4. Consideración de situaciones de fuerza mayor en procesos de acreditación por parte de la CNA en Universidades Chilenas.
  4. Consideración de becarios no vigentes (becas finalizadas durante 2020) y estudiantes no becarios, para el acceso a beneficios estatales en el marco de la pandemia como el bono clase media, el préstamo solidario del Estado, el beneficio de crianza protegida, el subsidio de arriendo, etc.
  5. Exploración de maneras para mitigar los efectos problemáticos para la continuidad de las carreras académicas de afectadas y afectados, teniendo especial preocupación por reducir las brechas de género
  6. Aceleración de plan de inserción de investigadoras e investigadores en formación que valore la pluralidad de saberes y experiencias, y que incluya no solo a las Universidades y a las empresas privadas, sino que también apunte a integrar de mejor manera las diversas formas de conocimiento y la ciencia en la creación, desarrollo e implementación de políticas públicas. 
  7. Que se elimine o flexibilice la condición de dedicación exclusiva al proyecto de posdoctorado durante el período de hasta 12 meses por contingencia COVID-19 sin financiamiento adicional.
  8. Que los IRs de proyectos de postdoctorado, que sean coinvestigadores de proyectos FONDECYT Regular, puedan recibir los honorarios respectivos, cuando ya no tengan asignados honorarios FONDECYT del proyecto de postdoctorado.
  9. Evitar aumentos en las lógicas de competitividad para concursos futuros, por ejemplo en fondecyt postdoctoral 2021:
    1. Flexibilización de fechas de obtención de grado para postulación a fondecyt postdoctoral para afectados por situación de pandemia.
    2. Eliminar el requisito de residencia en Chile para postulación a fondecyt postdoctoral 2021.

Autor entrada: Convergencia Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.