Situación Penitenciaria de Mauricio Hernández Norambuena en Chile: Reclusión en confinamiento solitario desde su llegada a territorio nacional

Mauricio Hernández Norambuena se encuentra privado de libertad en la Sección de Máxima Seguridad, de la Unidad Especial de Alta Seguridad, desde el 20 de agosto de 2019, fecha en que pisó territorio nacional tras hacerse efectiva su extradición, bajo un régimen carcelario extremo que se caracteriza por el aislamiento y encierro. En efecto, solo puede recibir visita de familiares directos, habita una celda de tres por dos metros aproximadamente, con escasa luz natural y condiciones de ventilación muy precarias, está solo en todo un piso, tiene salida a patio por el lapso de una hora y media diaria, y no tiene contacto con otros internos, únicamente con personal de Gendarmería que lo vigila de manera constante y directa (custodia presencial) durante las 24 horas del día. Está 21 horas encerrado, con una hora y media de patio y una hora y media de pasillo.

En octubre de 2019, Mauricio Hernández es visitado por el Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico y por el Instituto Nacional de Derechos Humanos, y el primer organismo aplicando el Protocolo de Estambul y las Reglas de Mandela concluyó al respecto:

  1. Existe una extensa y amplia documentación de los nocivos efectos sobre la salud física y mental de las personas que son sometidas a regímenes de aislamiento en centros penitenciarios a partir de periodos de más de 15 días.
  1. El sistema internacional de justicia Derechos Humanos ha establecido de manera explícita que someter a una persona a periodos prolongados de aislamiento en centros penitenciarios es una forma de trato cruel, inhumano o degradante y que puede llegar a constituir una forma de tortura dependiendo de su asociación con otras medidas coercitivas o de castigo, así como por la intensidad de los efectos sobre la persona.
  1. En el examen de los antecedentes y situación de salud constatados en el Sr. Mauricio Hernández Norambuena, los que han sido consignados en el presente informe, hay hallazgos que demuestran que lo vivido a partir del año 2002 en Brasil y su actual situación de reclusión en Chile, son Muy Consistentes y Concordantes con la definición de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes reconocida a nivel internacional.
  1. En base a las normativas internacionales de Derechos Humanos, así como los hallazgos de la situación de salud del Mauricio Hernández Norambuena descritos en el presente informe, es urgente modificar las condiciones de régimen de aislamiento a que es sometido y se debe cumplir con las condiciones que permitan cumplir con la pena a que es sometido sin vulnerar sus Derechos fundamentales.
  1. A partir de los hallazgos del presente informe sobre regímenes penitenciarios, en especial en la Unidad Especial de Alta Seguridad, se debe establecer que ninguna persona debe ser sometida a regímenes de aislamiento, dado los demostrados efectos dañinos sobre su salud física y mental, así como la vulneración de Derechos fundamentales que representan estas medidas.

El mismo equipo médico recomienda y/o sugiere:

  1. Modificar de manera inmediata las condiciones de régimen penitenciario a que es sometido el Sr. Mauricio Hernández Norambuena y cualquier otra persona que viva condiciones de régimen penitenciario similares, de manera de no poner en riesgo su integridad física y salud mental, así como sus Derechos Fundamentales, permitiendo cumplir su pena de privación de libertad, de acuerdo con los estándares nacionales e internacionales en materia de Derechos Humanos.]

  2. Establecer las medidas de tratamiento y restablecimiento de la salud física y mental, sugeridas en el presente informe a la brevedad posible, en el marco de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de reclusos, conocidas como Reglas Mandela.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos concluyó por su parte lo siguiente:

De acuerdo a los estándares internacionales de Derechos Humanos de las personas privadas de libertad en cárceles y la amplia documentación técnica revisada, el aislamiento prolongado al que se encuentra sometido el sr. Hernández Norambuena lo expondría a un considerable deterioro de su salud física y mental, atendido que se encuentra por debajo de los estándares internacionales fijados para estos casos”. 

*     Acciones judiciales destinadas a poner fin al régimen de aislamiento y segregación total. 

En diciembre de 2019, se interpuso amparo constitucional, solicitando la modificación del régimen carcelario al que está sometido Mauricio, acción rechazada, con la salvedad de imponer a Gendarmería la obligación de evaluar el régimen penitenciario cada seis meses, justificando su decisión por medio de informe técnico. La Corte Suprema ratificó tal decisión, sin embargo, específico que los tribunales competentes para conocer de la ejecución penal deben ser los Juzgados de Garantía.

El 20 de febrero de 2020, Gendarmería comunica a la Corte de Apelaciones de Santiago por resolución 19/20 “MANTENER al interno, MAURICIO HERNANDEZ NORAMBUENA, en la Sección de máxima seguridad, cuestión cuya legalidad ha sido ratificada por la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago y los entes de apoyo institucionales respectivos. Lo que trae como consecuencia mantener las medidas que a la fecha se han adoptado en razón a proteger la seguridad del recinto penal ante posibles escenarios de evasión, al personal de custodia ante posibles agresiones, y a continuar con el estricto y efectivo cumplimiento del mandato judicial respecto a la pena impuesta por la entidad jurisdiccional competente.” 

El 20 de agosto de 2020, la institución de Gendarmería tiene la obligación de revisar nuevamente las condiciones de reclusión de aislamiento y segregación total en las que permanece Mauricio Hernández Norambuena. En donde, lo más probable es que Gendarmería ratifique dichas condiciones inhumanas. 

Después de reiterados intentos de impulsar acciones ante el Séptimo Juzgado de Garantía, tribunal competente en ejecución penal según lo dispuesto por la Corte Suprema y el Código Orgánico de Tribunales, se acoge a tramitación solicitud de audiencia de amparo ante el juez de garantía. Aquella solicitud se fundamenta en el informe pericial del Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico en donde se constatan una serie de afectaciones a su Derechos Humanos, específicamente integridad psíquica y física, toda vez que Mauricio Hernández Norambuena, se encuentra ejecutando su pena en la sección de máxima seguridad, en un régimen ad-hoc, especialmente construido para él, caracterizado por lo siguiente:

-Habita solo en un piso, en donde podrían estar 8 internos más.

  • Vigilado las 24 horas del día por dos gendarmes sin tener contacto con otros internos.

-Permanecer más de 21 horas encerrado en su celda, con una hora y media de patio y una hora y media de pasillo.

  • Visitas restringidas solo a sus familiares directos, sin posibilidad de tener visita íntima.

Estas condiciones generan daños irreparables desde los 15 días, y Mauricio Hernández, hoy lleva aproximadamente 1 año en estas condiciones, en este módulo que está destinado a los internos castigados y como paso transitorio de ingreso a la Cárcel de Alta seguridad, permanencia que no debiera sobrepasar los 6 meses.

Por lo anterior, es que la defensa solicita su traslado desde la Sección de Máxima Seguridad a la de Sección de Alta Seguridad dentro de la misma Unidad Especial de Alta Seguridad, para terminar con el régimen de segregación total.

Sin embargo, el tribunal señala que “atendido el tipo de interno” no es posible terminar su confinamiento en la Sección de Máxima Seguridad. Para compensar tal aberración judicial ordena a Gendarmería disponer medidas como, revisión de los horarios de alimentación, visitas e iluminación, ordena que Mauricio sea trasladado al piso cuarto o que algunos internos de ese piso sean trasladados para sociabilización. También ordena que la celda del sentenciado no mantenga luz artificial las 24 horas y que este cuente con horas de oscuridad para obtener reparadoras horas de sueño.

Sin embargo a la fecha, el punto más importante que tiene que ver con el término del aislamiento, no se ha cumplido, solo fue trasladado un interno que cumple labores de mozo (recluso que cumple funciones de aseo y ornato, de reparto de alimentación, etc.), por lo que en la realidad la mayor parte del tiempo Mauricio Hernández no tiene contacto con dicho interno. Por lo que la socialización aún no se ha materializado. 

RESPECTO A SANCIONES DISCIPLINARIAS IMPUESTAS A MAURICIO HERNÁNDEZ NORAMBUENA. 

GENDARMERÍA INTENTA IMPONER SANCIÓN DISCIPLINARIA POR HECHOS OCURRIDOS EL 12 DE ENERO DE 2020. 

Con fecha 14 de enero de 2020, Gendarmería de Chile informa al 7°Juzgado de Garantía de Santiago la aplicación de una sanción disciplinaria por hechos ocurridos, supuestamente, el día 12 de enero del presente año, los cuales habrían consistido en denigrar e insultar a funcionarios de la institución, además de expresar que ahora su fuga sería aún mejor y que no quedarían funcionarios a su alrededor.

Lo que realmente sucedió fue que el día domingo 12 de enero del 2020 a las 16.52 hrs., en circunstancias en que Mauricio estaba en su celda con la puerta abierta (debido a las altas temperaturas y a las escasas condiciones de ventilación que tiene), un gendarme que lo custodiaba le señala que debía cerrar la puerta porque habría terminado la hora de desencierro. Ante esto Mauricio señala que aún no son las 17.00 hrs, horario en el que los funcionarios de Gendarmería le cierran la puerta de la celda. El gendarme le insiste que ya es la hora y Mauricio señala que vea su reloj y la televisión, que muestra que son las 16.52 y que aún le restan 8 minutos de desencierro. En ese instante se produce un diálogo con los funcionarios, explicando Mauricio, de manera respetuosa, que debían cumplir con el horario de encierro.

Sin embargo, a las 21.00 hrs. aproximadamente, el teniente a cargo de los custodios personales de Mauricio, le pregunta a este si declararía, no entendiendo Mauricio a qué se refería y por qué ameritaba su declaración, indicándole el teniente que sería por la discusión que habría tenido con uno de los custodios directos. Mauricio responde que no tenía idea de que le hablaba ni por qué se le acusaba. En la mañana siguiente, el Alcaide conversa con Mauricio y le señala que sería castigado por falta menos grave, y le explica a groso de modo de los hechos que fundamentarían la imposición del castigo, y que a pesar de tener determinada la sanción, debía tomar su declaración. En esas condiciones Mauricio accede a declarar, pero sin tener claridad lo que se le imputaba con la sanción determinada, en un proceso que duro menos de 24 horas y en el que se le culpa de insultar y denigrar a funcionarios de gendarmería.

Con todo lo expuesto, el Tribunal RECHAZÓ la imposición de la sanción disciplinaria, por ser desproporcionada a la luz de los escasos antecedentes proporcionados. De todas maneras, Mauricio quedó privado por 5 días de recibir visitas, incrementando aún más el régimen de aislamiento al que está sometido.

  1. SANCIÓN DISCIPLINARIA POR HECHOS OCURRIDOS EL 21 DE MAYO DEL PRESENTE AÑO.

El domingo 21 de mayo del presente año, alrededor de las 14.30 hrs. Mauricio Hernández N. habría insultado, según versión de Gendarmería, al custodio directo que se encontraba en el pasillo donde habita.

La defensa solicito que se dejara sin efecto la sanción propuesta por Gendarmería que correspondía a 7 días de privación de visitas, que en el contexto de pandemia se traduce en la imposibilidad de realizar video llamadas con su familia.

Luego de tres resoluciones, en que se enviaba a distintos jueces la decisión del asunto, se resuelve fijar audiencia para discutir la medida disciplinaria autorizada por el tribunal. El 15 de junio del presente año se discute en audiencia de cautela de garantías la procedencia del castigo impuesto por Gendarmería. La defensa señala que Mauricio Hernández intercambio palabras con su custodio, debido a que se el espacio del pasillo es muy reducido y temía contagiarse de COVID-19.

El tribunal sin considerar el aislamiento prolongado al que se encuentra sometido Mauricio, y sin considerar su declaración a la hora de resolver, impuso sanción disciplinaria de privación de visitas por 7 días. Sanción concretada, antes de la autorización del tribunal y traducida en la imposibilidad de comunicarse con su familia por video llamada.

2. SANCIÓN DISCIPLINARIA POR HECHOS OCURRIDOS EL 09 DE AGOSTO DEL PRESENTE AÑO.

El domingo 09 de agosto de 2020, a eso de las 11.00 hrs. un custodio directo denuncia al capitán a cargo que Mauricio Hernández habría insultado y denigrado al funcionario encargado de la vigilancia permanente, señalando que en circunstancias que se encontraba custodiando el piso tercero donde habita Mauricio Hernández, es que sin mayor provocación insulta al personal a cargo de su vigilancia permanente. Por lo anterior, es que el Alcaide del recinto penal solicita al 7°Juzgado de Garantía que autorice la imposición de sanción administrativa, consistente en 7 días de privación de visitas. El parte señala que Mauricio Hernández no quiso declarar, sin embargo, solo se negó a constatar lesiones, por lo que el tribunal no tuvo acceso a su versión de los hechos, autorizando el castigo impuesto por el Alcaide de la unidad penal.

Actualmente la defensa prepara escrito para impugnar tal sanción, toda vez que es reiterada la conducta que se le imputa a Mauricio, evidenciando, las consecuencias de permanecer casi 18 años en régimen de aislamiento, estrés agudo e irritabilidad permanentes, que se acrecientan con la presencia de dos funcionarios de gendarmería que ni siquiera pertenecen a la unidad penal, sino dependen de otro departamento, sin tener certeza cuál.

*     CONCLUSIONES A LA FECHA

Respecto a los hechos descritos en las letras anteriores, evidenciar que son tres supuestos fácticos muy similares, todos referidos a problemas con sus custodios directos, funcionarios dependientes de un departamento de gendarmería, que no responde a órdenes del Alcaide de la unidad penal.

Estos custodios directos, que dependen de un departamento externo, son quienes denuncian los supuestos insultos. Siempre han sucedido en días no hábiles (domingo- festivo). Sin considerar la declaración de Mauricio Hernández, ya sea porque no se incorpora a la causa o lisa y llanamente Gendarmería no toma su declaración. Lo más aberrante es que todas sus sanciones son revisadas en la causa surgida a raíz de un amparo presentado ante el Juez de Garantía, en donde se acompaña el informe médico realizado por el departamento de Derecho Humanos Colegio Médico de Chile, el cual señala “En el examen de los antecedentes y situación de salud constatados en el Sr. Mauricio Hernández Norambuena, los que han sido consignados en el presente informe, hay hallazgos que demuestran que lo vivido a partir del año 2002 en Brasil y su actual situación de reclusión en Chile, son Muy Consistentes y Concordantes con la definición de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes reconocida a nivel internacional” Este relevante antecedente no ha sido considerado por el Tribunal al momento de autorizar la imposición de medidas disciplinarias, sanciones que agravan el aislamiento prolongado que sigue sufriendo, afectando sus derechos más fundamentales, el derecho a la integridad psíquica y física.

Es vital terminar con el régimen de aislamiento y tortura que actualmente vive Mauricio Hernández Norambuena impuesto por Gendarmería de Chile.

Autor entrada: Convergencia Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.