Organización de las y los trabajadores para enfrentar el asedio de una política elaborada a la medida de la clase dominante

Por Frente de Trabajadores/as Convergencia 2 de Abril

La crisis de producción y reproducción social que teníamos latente se ha manifestado de manera sostenida y de diversas formas a partir de la Huelga General Feminista, desarrollada en torno al día internacional de la mujer trabajadora a inicios del 2019, donde se entregaban elementos centrales para abordar la precarización de la vida que este sistema neoliberal, amparado en una constitución antidemocrática, nos impone en el curso del desarrollo de nuestras vidas. Ello explotó con la revuelta popular del 18 de octubre, mostrando que la agudización de la precariedad de nuestras vidas era sentida por la generalidad de nuestro pueblo, y que éste se iba a levantar en resistencia ante ese avance neoliberal.

En tiempos de pandemia vemos aún mas claras las precariedades que ya se estaban abordando desde sectores organizados del pueblo, siendo variadas sus manifestaciones. Por un lado, tenemos la facilidad que se le entrega a los empleadores para despedir y presionar a las y los trabajadores individualmente para cambiar sus condiciones laborales de manera arbitraria. Ello,  ha sido validado por el gobierno criminal y el Congreso a través de la ley de (des)protección al empleo, que permite la suspensión de las jornadas laborales sin obligación del empleador de pagar la remuneración, cargándose los costos de la crisis a las y los trabajadores y sus futuros ahorros.  Por otro lado, queda al descubierto la realidad en que se lleva a cabo la reproducción de la sociedad, donde nuestras familias, numerosas y hacinadas, no logran compatibilizar las múltiples labores de tipo doméstico y de cuidados. Esto, en todo caso, ya se hacía presente en el programa que las mujeres y disidencias elaboramos en el marco de dos encuentros plurinacionales de les que luchan, donde se reconoce que este trabajo no remunerado lo ejercemos principalmente las mujeres, teniendo como situación extrema esta triple jornada constante y paralela (cuidado, doméstico, productivo) que se ha dado en el contexto actual. Lo mismo ocurre con los sectores de trabajo reproductivo formal, que con motivo de la pandemia han mostrado la precariedad de las condiciones en que se desarrollan, motivo por el cual también la crisis sanitaria se ha desbordado. En ello las trabajadoras y trabajadores se la salud han sido claras, no quieren aplausos ni felicitaciones, exigen condiciones dignas para soportar las labores de quienes son hoy la primera línea contra la pandemia.

En este escenario se evidencia la necesidad del fortalecimiento de la organización de las y los trabajadores, una organización que apueste a construir unidad, sea transparente y vele por el interés de la clase trabajadora, y que tenga además como objetivo principal la construcción de un programa sólido que permita hacer frente a la crisis de hegemonía.

Desde el frente de trabajadoras y trabajadores de la Convergencia 2 de Abril apostamos a la unidad y resistencia de la clase trabajadora ante las políticas precarizadoras de un gobierno criminal. Apostamos por  construir un programa de lucha que contemple las necesidades concretas que hoy la clase trabajadora lucha por posicionar en un contexto de crisis político social, y donde la Central más grande del país no ha sido capaz de presentar una oposición a las medidas precarizadoras, abusivas y criminales que ha establecido este gobierno. Convocamos a las organizaciones sindicales y políticas a seguir fortaleciendo nuestros espacios de organización, a pensar en un espacio que permita reencontrarnos y re identificarnos como clase trabajadora, incorporando a todos los sectores y a todos los trabajos que forman parte central del proceso de producción y reproducción de nuestra clase.  Nos convocamos así organizar un gran Encuentro Plurinacional de Trabajadores y Trabajadoras, donde podamos construir nuestro plan de lucha e impulsarlo en unidad.

Apostamos a abrir caminos para pensar en la unidad de la clase, sobre todo ante un escenario diverso y complejo, donde la táctica del movimiento anticapitalista debe tomar un rumbo fundamental en nuestra historia presente, para así elaborar un nuevo modelo de trabajo que dignifique nuestras vidas. Con unión, convicción y un plan de lucha, ¡a derrotar el plan laboral y las leyes precarizadoras de nuestra clase!

¡La pandemia no es solo un virus, la pandemia es el capitalismo!

¡A organizar y luchar contra el gobierno criminal!

¡Avanzar hacia el Encuentro Plurinacional de Trabajadores y Trabajadoras!

0 0 vote
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments