Día 63 de la pandemia en Chile: El fracaso del “retorno seguro” de Piñera

La cantidad de personas contagiadas está creciendo dramáticamente. Hoy alcanzamos un total de 20.643 personas contagiadas, 980 más que el domingo. El sábado se informaron 1427 nuevos contagios y el domingo 1228. Las personas fallecidas ya alcanzan a las 270 personas.

El fracaso del “retorno seguro” es evidente. Si el jueves el Alcalde Joaquín Lavín invitaba a sus vecinos a asistir al Mall Apumanque, el domingo el Ministro Mañalich trataba como irresponsables a todos quienes siguieron sus recomendaciones de días anteriores.

Asimismo, fracasó la “nueva normalidad” que pretendía instaurar el gobierno. El primer obstáculo lo encontraron en los funcionarios públicos, quienes se negaron a volver completamente a realizar trabajo presencial como lo exigía el gobierno. En cuanto al segundo obstáculo, lo encontrarían en el Colegio de Profesoras y Profesores, quienes en conjunto a distintos actores de las comunidades educativas anunciaron que no se reintegrarían a clases presenciales como anunció el Ministro Figueroa, lo cual debería haberse materializado el 28 de abril, pero que aún sigue sin fecha.

Los crecimientos exponenciales han demostrado que el gobierno ha fracasado con su estrategia de cuarentenas dinámicas, provocando que el avance de la pandemia solo empeorara. La supuesta meseta que existía hace pensar que las autoridades del gobierno no tuvieron muy buenas notas de geografía.  El plan de retorno seguro fracasó rotundamente y ahora el gobierno ha estado obligado a aumentar el número de comunas en cuarentena y cambiar su discurso, responsabilizando a quienes no mantienen el confinamiento. A pesar de la encuesta CADEM, el plan de Piñera se está cayendo, pero esta vez no está Germán Codina de su lado para salvarlo. 

Quienes no lo han pasado tan mal en esta pandemia son los empresarios. El holding CENCOSUD anunció una distribución del 80 por ciento de las ganancias del año pasado, equivalentes a 91 mil 360 millones de pesos, con los cuales podrían pagar la remuneración de sus trabajadores/as durante varios años. Sin embargo, esta ley aprobada transversalmente en el Congreso – desde el Partido Comunista y Revolución Democrática hasta Chile Vamos – les permite a estas empresas suspender el contrato de trabajo y dejar de pagar las remuneraciones a sus trabajadores. No fue un problema de letra chica. Ese era el espíritu del proyecto: hacer que los trabajadores paguen la crisis.

Lo mismo ocurre con LATAM, empresa que ha pedido que el estado la apoye con recursos, mientras reparte 57 millones de dólares entre sus accionistas. No contentos con ello, obligaron a sus trabajadores a bajar sus remuneraciones. Este es el sistema neoliberal que existe en nuestro país, mostrándose tal como es. Ganancias para los accionistas parásitos, pérdidas para los trabajadores y trabajadoras.

El problema es que el mal manejo de la crisis por el Gobierno no puede contentarnos. Nadie gana con esto. Sólo seguimos perdiendo vidas de cientos de personas y precarizando las condiciones de vida de millones de familias. Si no realizamos un cambio radical de este sistema, estaremos condenados a seguir padeciendo las secuelas de esta gran enfermedad que nos aqueja como humanidad, y no me refiero al Covid-19.

*Por Javier Pineda, Editor de Convergencia Medios

0 0 vote
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments