Colombia | Pandemia, pobreza y asesinatos: la resistencia de Marcha Patriótica

Por Simón Fuentes

Como varios países de nuestra América, Colombia vive una situación difícil con la pandemia del coronavirus. Ya son XX días desde que se decretó la cuarentena. Cuarentena que hace aparecer la grave situación social y económica por la que atraviesan millones de personas, trabajadores, trabajadores precarizados, campesinos, jóvenes y mujeres, en las ciudades como el campo. Conversamos con Olga Quintero, líder de la Asociación Campesina del Catatumbo (ASCAMCAT) y hace parte del Movimiento Político Social Marcha Patriótica, la cual nos entregó la visión de la organización y sus planteamientos.

El gobierno del presidente Iván Duque, tomó varias medidas para enfrentar la situación, entre ellas la cuarentena que se ha ido extendiendo poco a poco, ahora es hasta el 25 de mayo, pero hay algunas excepciones. Si bien es importante la medida, ha evidenciado otros problemas como es la pobreza y precaridad  del pueblo colombiano Es que en Colombia, según nos dice Quintero, hay “3,7 millones de Colombianos viven en la pobreza extrema” y “13 millones tienen ingresos precarios para atender dichas necesidades básicas”. Mientras que la ayuda que proporcionará el gobierno de Duque solo llegará a 3 millones, dejando fuera a 700 mil colombianas y colombianos.

Pero la ayuda ha costado que llegue a tiempo. En algunas parte de Bogotá y en la comuna 13 de Medellín, colocan “trapos rojos” en señal de necesitar la ayuda y de protesta, mientras que en la Guajira, donde los indígenas Wayuu “denuncian que las ayudas no han llegado y que  los está matando el hambre y la sed”, nos relata Quintero, o en Popayán donde familia colocan carteles alusivos a las necesidades que están pasando.

Es que además en Colombia ha crecido el desempleo en marzo de este año llegó a un 12,6%, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), aumento provocado por la pandemia, a pesar de que existe un Decreto que impide los despidos ante la pandemia.

Para enfrentar la pandemia y lograr que en no se expanda a otros territorios –al igual que en Chile- las comunidades de zonas rurales cortan caminos y carreteras, esos cortes y control territorial son protagonizados por las guardias campesinas, indígenas y cimarrones, las cuales “decidieron tomar el control del territorio, para la entrada y salida de personal, de alimentos y medicamentos”, nos cuenta la líder de ASCAMCAT.

Pero también las dificultades en Colombia crecen a nivel de salud. El gobierno sacó el Decreto 538/2020, el cual en su artículo 9 dice que “todo el talento humano en salud en ejercicio o formación, estará preparado y disponible y podrá ser llamado a prestar sus servicios, para reforzar y apoyar a los prestadores de servicio de salud del país. El acatamiento a este llamado será obligatorio”. Esta medida necesaria para enfrentar el coronavirus, significó que senadores de la república denunciaran las malas condiciones en las que trabaja el personal médico del país, a lo que se agrega la infraestructura disponible a lo largo y ancho del país, que se recrudece en las área rural, como Olga Quintero pone de ejemplo al Catatumbo, en donde las condiciones hospitalarias son escasas y obliga a las comunidades campesinas cierren por completo el ingreso y salida de personas del lugar, para impedir que el COVID 19 llegue a sus territorios.

En Colombia, según cifras que maneja Quintero, se estima que cada 100.000 habitantes colombianos hay 11,2 camas UCI, se suma a eso la escases de mascarillas y guantes para enfrentar la coyuntura y su posible prolongación en el tiempo. Además “en Colombia se toman entre 700 a 800 pruebas por cada 100 mil habitantes, lo que es insuficiente, y según el mismo Ministerio de Salud pueden haber 12 mil contagiados no registrados, debido a la falta de capacidad para realizar el examen”, dice Olga Quintero.

Cuando comenzó la pandemia y se iba expandiendo por todos los rincones del mundo, en Colombia se vieron manifestaciones de los presos políticos y comunes, producto del alto nivel población en las cárceles de “122 a 125 mil personas privadas de libertad”, dice la militante de Marcha Patriótica. Los presos temerosos a que creciera la pandemia entre ellos, a inicios de marzo sacaron una declaración con sus peticiones, logrando que el “16 de abril saliera  un Decreto para descarcelar entre 10 mil a 14 mil personas, sin embargo hay una crítica, hay una huelga de hambre en La Picota, porque los presos firmantes del acuerdo de paz, no han sido tomaos en cuenta en este decreto”, una vez más el gobierno de Duque violando el Acuerdo de Paz, condenando a los presos políticos a una situación difícil en donde ya hay fallecidos y contagiados.

El distanciamiento social ha ayudado a fortalecer la comunicación a través de medios que funcionan gracias a Internet. Pero para no todos es fácil. Olga nos relata que han tenido que enseñar y fortalecer los conocimientos en el uso de estas tecnologías sobre todo el campo, para así mantener en contacto y continuar con las labores organizativas en el Catatumbo.

Eso ha permitido continuar con importantes labores en materia de derechos humanos, defender la vida de los líderes y lideresas sociales, los cuales siguen asesinados, como ella misma afirma: “los DDHH no están en cuarentena y están siendo vulnerados en distintas dimensiones”. Es que la cantidad de líderes asesinados actualmente con pandemia llega a 35, mientras que 21 ex combatientes de las FARC-EP han sido asesinados.

En el Catatumbo han sido asesinados 3 líderes sociales –uno de ellos asesinado junto a sus dos hijos-, todos asesinados por el conflicto de la erradicación de cultivos, de los que viven miles de campesinos, a los que el gobierno no ofrece nada para cambiar se rubro, de hecho la respuesta es la instalación de 800 militares, policías, escuadrones de erradicación en la región.

Ser militante de izquierda en Colombia nunca ha sido fácil, pero los militantes de Marcha Patriótica continúan su trabajo, pero este es el panorama que enfrenta el pueblo colombiano. Es por eso que a nivel de Marcha Patriótica, vienen agitando los siguientes puntos como propuesta para enfrentar la coyuntura:

Salario estatal solidario por seis meses: Proponemos al gobierno nacional pagar con fondos estatales y de forma directa a las trabajadoras/es informales, desempleados, adultos mayores sin jubilación, y a las trabajadoras/es de la ruralidad, un salario solidario de 500 mil pesos mensuales por seis meses, para garantizar la comida en la mesa de todas y todos los colombianos, así como mantener activa la economía nacional.

Suspensión del pago de servicios públicos: Ante la inminente moratoria en los pagos de servicios públicos domiciliarios, esenciales para la vida y la cuarentena obligatoria, se deben suspender los pagos hasta el mes de julio o hasta cuando cese la pandemia.

Suspensión del pago de préstamos hipotecarios y de consumo: En el mismo sentido que el punto anterior, la suspensión de pagos de estos préstamos hasta que se supere la emergencia permitirá a las familias enfocar sus escasos recursos para garantizar los consumos vitales de alimentos y medicinas.

Apoyar casa por casa la salud de las familias colombianas: La pandemia tiene ya ejemplos concretos para enfrentarse. Los gobiernos de China, Corea del Sur, Italia y España encontraron en la ampliación del sistema estatal de Salud el mejor camino para enfrentar la crisis. Incorporar respiradores artificiales con ayuda de las universidades públicas y privadas del país, realizar pruebas del CODVID19 casa por casa, y adquirir al Instituto Nacional de Investigaciones Médicas de Cuba el medicamento Interferón Alfa 2b. Son las medidas más eficientes para responder al tratamiento médico del virus, detener la cadena de contagio, como refuerzo de la cuarentena obligatoria.

Salario complementario para el sector salud: Ante la emergencia, y en reconocimiento a los esfuerzos humanos y profesionales proponemos al gobierno nacional pagar un salario complementario a todas y todos los trabajadores de la salud, que están enfrentando la pandemia de forma directa.

Detener el pago de la deuda externa: Utilizar los 33,4 billones de pesos destinados en el presupuesto nacional 2020 al pago del servicio de la deuda externa, para financiar el programa de atención de la crisis. Conminamos al gobierno a pedir, en nombre de todo el pueblo colombiano, la condonación de la deuda soberana ante el FMI, el BID y el Banco Mundial, como lo hicieran otros países en crisis de similar envergadura en otros periodos de la historia mundial.

Salario complementario para trabajadores de la producción de alimentos: Proponemos pagar un salario complementario orientado a las familias campesinas, a empresas pequeñas del ramo alimentario y los millones de tiendas de barrio, con el objetivo de garantizar el abastecimiento, a bajos costos y sin especulación, de los productos de la canasta básica alimentaria necesaria para las familias colombianas.

Garantizar implementos de protección a las y los trabajadores de la salud, de los alimentos, campesinos, empleados del Estado y transportistas: Los sectores más expuestos a la pandemia, son los trabajadores y trabajadoras de los sectores esenciales. Por lo cual exigimos la entrega gratuita de implementos de protección (tapabocas quirúrgicos, guantes, gel antibacterial, y productos de limpieza) en los sectores ya mencionados.

Compra de toda la producción agroalimentaria: Proponemos que el gobierno compre todas las cosechas de los próximos tres meses para garantizar las cadenas de abastecimiento y evitar la especulación.

Convocar a las organizaciones que integran la Comité de Coordinación del Paro Nacional: Desarrollar de inmediato, el diálogo con todos los sectores sociales movilizados en el Paro Nacional para concretar el pliego de 113 puntos presentados al gobierno en el mes de noviembre de 2019. Allí se presentan propuestas concretas para salir de la crisis neoliberal, y ahora, de los efectos socioeconómicos de la pandemia.

Utilizar el diálogo y no la fuerza represiva del Estado: Exigimos al gobierno nacional no usar la fuerza contra la población, el diálogo y el apoyo solidario es lo más importante para enfrentar la pandemia, y mitigar los efectos sociales del autoaislamiento social, que como sabemos afectará a una buena parte de la sociedad colombiana. Es necesario evitar avalanchas sociales para conseguir alimentos o medicinas, y también es necesario evitar más represión.

Libertad a las y los presos políticos y resolución del hacinamiento carcelario: Exigimos la liberación inmediata de todas y todos los presos políticos, y la resolución inmediata de la terrible situación carcelaria de hacinamiento, insalubridad e inasistencia social.

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de