Día 39 de pandemia en Chile: Indolencia versus Solidaridad

Terminales pesqueros repletos sin medidas adecuadas de distanciamiento físico; miles de vehículos dirigiéndose a las playas o lugares “de descanso” y celebración de cultos religiosos en “clandestinidad”. Parece que la pandemia no es tomada en serio por algunos sectores de la población, principalmente del barrio alto y por el Gobierno, que insiste en una posición triunfalista, aunque hoy se registraron más de 529 personas contagiadas con Covid-19, alcanzando la cifra de 6.501 en total. 

Esta actitud prepotente e indolente respecto a quienes están sufriendo por esta pandemia, sea por la cuarentena, familiares de personas fallecidas o por la falta de alimentos y trabajo, contrasta con el accionar solidario que se da en algunos territorios. Desde la actitud de sectores de la primera línea que han pasado de la lucha en las calles a sanitizar el metro, hasta los pescadores de Tirúa y Quidico, quienes entregaron toneladas de pescado fresco para que no falte la comida en las comunidades de la costa lafkenche. Sólo el pueblo ayuda al pueblo.

Esta noche es importante para la comunidad católica. El vía crucis que suele conmemorarse por distintas comunidades católicas se encuentra suspendido y el Papa lo conmemoró en un Vaticano vacío, quizás a imagen y semejanza de cómo se encuentra la Iglesia Católica chilena después de los innumerables casos de abusos.

Pero no todos los católicos y cristianos son iguales. Hay muchas y muchos que al decir de Allende en su discurso histórico en la Universidad de Guadalajara, han desarrollado acción y pensamiento cristiano que “interpreta el verbo de Cristo, que echó a los mercaderes del templo”. Uno de ellos, el militante católico y revolucionario del ELN en Colombia, Camilo Torres, en uno de sus escritos pioneros de lo que se ha denominado como “Teología de la Liberación” señalaba hace 55 años: «Cuando hay una autoridad en contra del pueblo, esa autoridad no es legítima y se llama tiranía. Los cristianos podemos y debemos luchar contra la tiranía.”

Y por acá, los cristianos y no cristianos, contamos con un gobierno tiránico con menos de un 10% de aprobación. Y con una improvisación tremenda para enfrentar esta crisis. Mientras otros países mantienen las cuarentenas hasta mayo, como ocurre en Italia, en Chile se levantará para comunas que siguen registrando nuevos casos. Asimismo, como si se tratara de traer frutas, el Ministro Mañalich da por perdida la llegada de 1.400 ventiladores mecánicos que podrían significar la vida de cientos de personas: ese es el mejor sistema de salud del planeta. La mayor ansiedad para algunos/as pareciera ser que termine la cuarentena, para luchar en las calles y hacer caer al tirano.

Por Javier Pineda, Editor de Convergencia Medios

 

Autor entrada: Convergencia Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.