Covid-19 | Día 33 de la pandemia en Chile: Piñera, el miserable

El último informe del Ministerio de Salud anunció 4.161 personas contagiadas por Covid-19 y 27 muertos. Más de 400 nuevos casos de contagiados y 5 muertos más. A nivel mundial se supera el millón de contagiados, encabezados con más de 300.000 casos en Estados Unidos. El 7 de marzo eran 100.000 contagiados. Italia supera los 16.000 muertos, siendo el país con más personas fallecidas. Estados Unidos estos últimos días ha superado las 1.400 muertes por día. El pánico comienza a escalar en este país, anunciando Donald Trump que las próximas dos semanas serán las peores y comienza a requisar productos, como mascarillas, que iban a otros países “aliados”.

Sobre las cifras en Chile cabe precisar que se han realizado pocos test comparados a los que se realizan en países “desarrollados”. En Chile recién han alcanzado la cifra de 3.000 test diarios, mientras que en otros países de Europa pueden llegar a 50.000 test diarios. Además, se están demorando a lo menos 48 horas en anunciar que una persona está contagiada, por lo cual estamos desfasados en a lo menos dos días.

Si bien los países más afectados están en Europa, progresivamente se ha puesto la atención en América Latina. En Ecuador ha colapsado el sistema sanitario y la forma de hacerse cargo de los muertos, quedando varios cuerpos en los suelos por días. Actualmente tienen más de 3.500 contagiados y 172 fallecidos. En el caso de Brasil, es el país con más contagios en la región, llegando a una cifra cercana a las 10.000 personas contagiadas y casi 400 muertos. Esta situación ha generado movimientos al interior del Gobierno brasileño, donde se ha llegado a anunciar por los sectores militares y empresariales, que el Vicepresidente Hamilton Mourão podría asumir la Presidencia ante la incapacidad de Bolsonaro para enfrentar la crisis y sus llamados abiertos a negar el impacto del Covid-19.

Este sábado también quedó una vez más demostrada la miseria humana de Sebastián Piñera. Semejante a la imagen de Hitler fotografiándose frente a la Torre Eiffel después de invadir Francia, este viernes Piñera se bajó de su auto blindado para fotografiarse en la Plaza de la Dignidad, en un espacio vacío de pueblo, donde rondan los perros callejeros y con uniforme. Piñera se excusaría en Twitter diciendo que se bajó a saludar a los militares y Carabineros de la zona, pero en un video publicado este sábado se demostró que sólo se bajó para la fotografía, sin saludar a nadie. Como el delincuente que luego de robar se caga en el lugar asaltado, con el fin de humillar a su víctima, Piñera demuestra su criminalidad, mostrándose victorioso en el lugar donde han muerto quienes luchan en contra de este sistema injusto. Esta rabia contra el miserable debe traducirse en organización y capacidad de lucha, que una vez terminada la cuarentena, sea capaz de materializar su renuncia. 

Sumado a lo anterior, las autoridades de gobierno son incapaces para enfrentar la crisis. Mientras en conferencias de prensa llaman a la población a tomar conciencia, Piñera se fotografía en una comuna en cuarentena. Los hospitales públicos comienzan a mostrar síntomas de saturación y comienzan a anunciar que ya tendrán que privilegiar a qué pacientes conectarán al ventilador mecánico cuando lo requieran.

Pero el pueblo se niega a asumir la situación y quedar a la deriva de las autoridades. En una fotografía difundida por la mañana, pudimos ver como decenas de personas de la Región de Aysen se tomaron el Puerto Chacabuco para impedir que trabajadores de las empresas de la industria del salmón ingresaran al pueblo. Asimismo, jóvenes de la Primera Línea se fotografiaban con productos de limpieza al interior del metro, demostrando que el espíritu de la Revuelta Popular de octubre no ha desaparecido, sólo ha transmutado.  

Por Javier Pineda, Editor de Convergencia Medios

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de