Testimonio desde Italia: ¡Quédate en casa!

Valentina Barile

Hermanos chilenos,

Les cuento que este sábado Italia lloró 4825 muertos por Covid-19 y de Covid-19.

El presidente Bolsonaro dijo que se están muriendo los ancianos, pero no es así. Se están muriendo las personas ancianas quienes ya tenían algunas enfermedades, y se están muriendo algunos enfermeros y médicos también quienes están en las trincheras para salvar vidas humanas.

En las últimas horas, ya que los hospitales no tienen más ventiladores, se está eligiendo entre el hombre de sesenta años y la mujer de cincuenta.

Los políticos italianos hicieron el recorte de fondos por la salud pública, por la seguridad pública. Hicieron recortes para sanear la deuda nacional con el sistema financiero europeo. En cambio, al principio, el recorte de presupuesto estaba programado para cerrar organismos públicos inactivos, para agrupar ministerios y otros entes territoriales.

Italia se enorgullecía por el nivel de sus estructuras hospitalarias y ahora sufre el colapso: no hay ventiladores suficiente para los afectados por esta forma de Sars-Cov-2. No hay puestos en las habitaciones de cuidado intensivo, no hay médicos y enfermeros suficiente para todos los enfermos que llegan día cada día. El en Norte ya hay el colapso, el Sur está peor, porque el Sur es más pobre.

Muchas personas – italianos y extranjeros que aman Italia – se están preguntando porque todo empezó en el Norte del País, luego de la China. Un equipo médico de la Universidad de Bari (al Sur) analizó como la contaminación del aire contribuye a la adaptación de los virus en un ecosistema artificial.

El tema es siempre lo mismo: nuestra Madre Tierra reacciona a lo que le hemos hecho por muchos años. Los grandes – que así grandes no son – del planeta han destruido flora y fauna y siguen haciéndolo. Para ellos cuentan las tierras que compran, las minerías que cavan, el oro negro (petróleo), el oro amarillo, el oro blanco (litio).

Hoy, Italia, cuenta 4825 muertos, 6072 curados y 53578 casos positivos totales. Por desgracia, se está esperando el punto máximo de los afectados por la Sar-Cov-2, que quizás será cerca de la fecha de la mitad de abril. No obstante, el investigador médico de Nápoles, Paolo Ascierto, presidente de la Fundación melanoma y director de la Unidad de oncología, melanoma e inmunoterapia oncológica y terapias innovadoras del Instituto Tumores de Nápoles, está adoptando el Tocilizumab, un medicamento utilizado para curar la artritis reumatoide, para el tratamiento de la neumonitis intersticial provocada por el Covid-19 mientras que se produzca la vacuna.

El Gobierno producirá una nueva medida que prolongará las disposiciones adoptadas los primeros días de marzo. Y está trabajando en el decreto para solucionar la situacción económica italiana, esperando que no se olvide de nadie.

No sabemos lo que pasará, pero nuestra única certeza en estos momentos es que tenemos que quedarnos en casa para detener la difusión de la Covid-19.                                  

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de