ITALIA | Día 20 de la Cuarentena: El vuelo de las golondrinas

Por Paulo Valdés

Durante la última jornada en Italia han fallecido 812 personas con coronavirus. 11.591 en total desde el inicio de la epidemia en tierras itálicas. La región más golpeada sigue siendo la Lombardía. Los números de los decesos se mantienen inalterablemente sobre los 650 diarios. Esto golpea duramente a cualquiera.

En contraste, otros indicadores muestran signos de una leve mejora. 1.590 pacientes se han recuperado en las últimas 24 horas del coronavirus. Ya son 14.620 en total los enfermos que han logrado vencer al Covid-19 en lo que va de la epidemia. Esto se debe ver con la debida cautela ya que se han escuchado voces desde China que indican la presencia de un 10% de «reincidencias» en los casos recuperados de coronavirus.

Por otro lado, el número de nuevos positivos, relevante en cuando que nos va diciendo la velocidad de crecimiento de la epidemia por el país, fue de 4.050, unos mil 500 menos que ayer, lo cual vendría a confirmar la tendencia a la disminución de la velocidad de expansión del virus. Igual que el anterior, este indicador también debe verse con cautela, ya que dependerá sobretodo de la cantidad de test realizados durante la jornada. De cualquier manera las autoridades coinciden en celebrar esta tendencia, lo que indicaría que la cima de la curva se estaría acercando dentro de los próximos días.

Actualmente 75.528 poseen la enfermedad en Italia, de las cuales 43.752 se encuentran en cuarentena domiciliaria, sin síntomas o síntomas menores y 3.981 en terapia intensiva en condiciones críticas. A la fecha el total de positivos en Italia, incluyendo fallecidos y recuperados son 101.739, número solo superado por Estados Unidos a nivel mundial.

Mas de ochocientos fallecidos en una sola jornada es demasiado. Es como si fueran informes de guerra (esto por acá se repite demasiado). Una persona cada 2 minutos pierde la batalla contra el virus. Pienso en estos números cuando escribo estas líneas, y me reafirmo la idea que estamos en una carrera contra el tiempo.

España se ha sumado rápidamente a la triste lista de países mas golpeados por el virus superando a China. En el país ibérico 812 personas perdieron la vida en la última jornada, llegando a un total de 7.340 desde el inicio de la pandemia. A la fecha, 85.195 personas han resultados positivas, de las cuales, un alto porcentaje, el personal sanitario. Entre los fallecidos, una jóven de 38 años de La Coruña, a quien se le debió practicar una cesárea de emergencia por complicarse su estado de salud (presumiblemente producto del virus). Fueron infructuosos los esfuerzos por salvarle la vida. Su bebé nació muerta por lo que la pérdida ha sido aún mayor. El esposo no pudo entrar al hospital porque su mujer había dado positivo al Covid-19: la solitaria muerte de los positivos.

Un avión militar con insumos y ayuda humanitaria del gobierno ruso aterriza en Palma de Mallorca, dando cuenta de la gravedad del asunto. Mientras tanto, en el lado opuesto de la moneda, Dolar Trump profetiza que si fallecen en su país unas 100 mil personas, será un éxito de su sistema sanitario; y en Brasil, Bolsonaro impulsa una campaña anti cuarentena, diciendo que esta epidemia no es más que una simple influenza (bajo amenaza de golpe de estado por parte de unas FF.AA. sumamente críticas a esta mirada del presidente).

En Chile el número de contagios supera las dos mil personas, y la cifra oficial de fallecidos es de ocho personas. El último sería un jóven «sin techo» del sur de Chile. Nuevas comunas se suman a la cuarentena progresiva y nuevas regiones a los cordones sanitarios. TurBus anuncia la suspensión de sus servicios y la paralización total poco a poco se va imponiendo por la fuerza, ante un gobierno reacio a su implementación definitiva y que no deja de enfrascarse en inútiles polémicas con las autoridades locales. El grupo Luksic anuncia la donación de cien mil mascarillas destinadas al personal sanitario, las que ya habrían sido encargadas desde China.

Por estos lados la lluvia nos dio una pequeña tregua esta mañana. Esto fue suficiente para asomar nuestras cabezas por la ventana y ver que nos deparaba la jornada. Una paloma blanca se posaba en el balcón de los vecinos de abajo (mi esposa las odia), mientras el pequeño la miraba con atención curiosa. De pronto se cruzan por nuestra ventana en vertiginoso vuelo una pareja de golondrinas. El Fidel gritaba todo emocionado cada vez que se cruzaban por sus ojos, y yo, como un loco les daba la bienvenida por estas tierras. Esta familia tiene su nido en el techo del quinto piso, justo arriba de nuestra ventana. El año pasado hice un bonito registro audiovisual de sus hábitos cotidianos. Es por ello que verlas regresar este año representó un momento memorable. En la tarde volvió la lluvia, la rutina, y el gris invierno que tanto se resiste a partir.

Tampoco 2 golondrinas hacen verano.

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de