Declaración pública de la C2A frente a la coyuntura constituyente

Convergencia 2 de Abril


La revuelta popular iniciada el 18 de octubre marca el inicio de un nuevo periodo político, en que las grietas que se venían dibujando en la fase neoliberal del capitalismo criollo y el pacto transicional se abrieron de forma explosiva, dando paso a una crisis de hegemonía de alcances aun inciertos. En este contexto, el bloque en el poder mantiene aún su cohesión y conducción política, pero ya muestra claros indicios de incapacidad para mantener el consenso neoliberal.

Este nuevo período está caracterizado principalmente por la irrupción de la clase trabajadora y el pueblo como sujeto político que, denunciando más de 30 años de abusos, de agudización de la precarización de la vida, de violencia patriarcal, de negación de derechos sociales y de exclusión política, ha puesto sobre la mesa una plataforma de lucha transformadora de carácter democrática y antineoliberal que debemos profundizar y radicalizar. La Revuelta Popular, fruto de años de lenta acumulación de experiencia, carece todavía de un programa que le de horizonte político claro, y de una conducción política que oriente las energías que se han desatado.


La respuesta de la clase dominante ha sido cerrar filas en torno a la defensa de la institucionalidad democrática burguesa. Desde las derechas más reaccionarias y hasta los liberales más progresistas, han mirado con temor la potencia destituyente y la profundidad constituyente del pueblo movilizado, y se han cuadrado en torno al Acuerdo de Paz firmado el 15 de noviembre del año pasado, que no hizo sino reoxigenar a un gobierno que estaba contra las cuerdas, poniéndole un freno a la potencia del estallido y marcando la hoja de ruta en la coyuntura política que se avecina.


Estamos atravesando un momento constituyente, y la coyuntura actual está marcada por el plebiscito del 26 de abril, plebiscito que es expresión del acuerdo de los poderosos y que niega la posibilidad de que el pueblo se dote de una Asamblea Constituyente libre y soberana, plurinacional y feminista, encerrándonos en una convención constituyente que pone evidentes límites al profundo horizonte transformador en curso.


No nos convence este acuerdo en la medida de lo posible. Nuestros objetivos están puestos en la profundización de la crisis de los poderosos y en la construcción de la fuerza social y política que permita crear y conquistar un programa de transformaciones profundas y radicales. En esa clave es que miramos el proceso constituyente en curso; no es la Asamblea Constituyente un objetivo en sí mismo, sino un escenario propicio para profundizar los elementos que se han desatado con la Revuelta Popular del 18 de octubre.


Nuestra lucha es por la Asamblea Constituyente libre y soberana, plurinacional y feminista, a la vez que impulsamos con fuerza la plataforma de lucha que ha levantado el movimiento popular y denunciamos con vigor la impunidad, la violación a los derechos humanos y la violencia política y sexual que ha desatado este gobierno criminal. Hacemos un llamado a todas las fuerzas de la izquierda rebelde y al pueblo en su conjunto a concentrar sus esfuerzos en mantener abierto el conflicto, impulsando la protesta popular y desatando con mayor fuerza la lucha reivindicativa; en ello, la Convergencia 2 de Abril pondrá todos sus esfuerzos.


En esa tarea, la hoja de ruta establecida por el movimiento feminista es fundamental. Así, la primera semana de marzo es clave y debe estar marcada por un proceso en alza de movilización popular, que culmine con una gran demostración de fuerza el 8 de marzo y con la Huelga General Feminista del 9 de marzo, poniendo por delante el programa emanado del II Encuentro Plurinacional de las que Luchan. De ahí en más, debemos ser capaces de sostener el ritmo de movilización que ponga en jaque el acuerdo y que genere conquistas reales para el pueblo trabajador.


En paralelo, creemos fundamental impulsar experiencias de articulación como el Encuentro Nacional de Asambleas Territoriales, un Congreso Nacional de Trabajadoras y Trabajadores, y la continuidad del Encuentro Plurinacional de las que Luchan, y otros procesos que decanten en una gran Asamblea Popular Constituyente, que marque el horizonte programático del movimiento popular en curso, ya sea para orientar la lucha reivindicativa, como para orientar la participación popular en los procesos constituyentes institucionales.


Insistimos en que nuestra centralidad estará en la lucha por una real Asamblea Constituyente, libre y soberana, plurinacional y feminista, sin embargo, comprendemos que en el plebiscito del 26 de abril se juega en gran parte la posibilidad de mantener y profundizar la coyuntura constituyente para avanzar en ese objetivo, por lo que llamamos a aprobar y votar sí por una Convención Constitucional. Participaremos y disputaremos en cada espacio donde el pueblo entre en clave de lucha, poniendo siempre por delante el programa que la clase trabajadora ha ido construyendo y nuestros objetivos ulteriores: la transformación radical de esta realidad de miseria, para la conquista de la dignidad en una sociedad sin clases y libre de toda opresión.

POR UNA ASAMBLEA CONSTITUYENTE LIBRE Y SOBERANA, POPULAR Y FEMINISTA
A MANTENER LA PROTESTA Y LEVANTAR LA POPULAR CONSTITUYENTE

0 0 vote
Article Rating
Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Suscribete
Notifíicame de
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments