Notas al calor del levantamiento popular

Por Santiago N.

Durante las últimas cuatro semanas hemos vivido el capítulo más digno en la historia reciente del pueblo chileno, y sin ninguna duda el aprendizaje más valioso de este levantamiento popular es que nada es imposible, ningún argumento técnico, jurídico o económico de la casta política, ni los 28.000 jalaos disparando lacrimógenas vencidas y perdigones de plomo, ni la traición de aquellxs que decían representar a la ciudadanía han logrado frenar la carrera del Pueblo por recuperar sus derechos, la dignidad y el poder que le pertenece por derecho propio.

Ya pasado un mes de movilización es más necesario que nunca tener claridad del momento por el cual atravesamos, y para eso hay que admitir que no hemos derrotado a Goliat, quien aún está de pie tramando cómo aplastarnos. Son los empresarios los que todavía gobiernan este país y están buscando la forma de agarrar de nuevo la sartén por el mango, hace pocos días casi todos sus partidos políticos, desde la UDI a Revolución Democrática y Convergencia Social, dieron otro manotazo de ahogao simulando ponerse de acuerdo y firmando un esquizofrénico acuerdo de paz entre ellos mismos, todo para que anoche Piñera saliera a felicitarlos por dejar sus diferencias de lado por el bien del país, mientras se llenaba la boca hablando de un Chile con mayor igualdad, menos abusos, más dignidad y menos privilegios para las élites, cuando él y su familia son los que han cometido más abusos y han gozado de los mayores privilegios; intenta engañarnos nuevamente diciendo que Chile cambió, que los chilenos han cambiado y que el gobierno ha cambiado, pero lo que no entiende este criminal es que no somos hueones ni hueonas, sabemos que su cambio de gabinete es una burla, y que si intenta hacerse el simpático prometiendo aumentar más las pensiones es sólo porque le tirita la pera, sabemos que lo único que ha cambiado aquí es que el Pueblo está más organizado y unido que nunca y que estamos claros que las palabras del presidente criminal no tienen ningún valor para nosotrxs.

Lo cierto es que la situación actual es compleja, ya que al mismo tiempo que con las huelgas y protestas hemos dado golpes certeros a la camarilla de gobernantes, quienes han tenido que ir corriendo atrás de nuestras demandas, lienzos y consignas buscando una salida a su crisis, ellos frustran cada una de nuestras exigencias, rápidamente bajaron el pasaje y las cuentas, intentan traducir nuestro No + AFP en un mísero aumento a las pensiones, intentan transformar nuestra dignidad en 20 lucas más del salario mínimo, quieren hacer pasar gato por liebre vendiéndonos una convención constituyente con todas las trampas de la política que nos trajo hasta aquí y con un plebiscito más penca que Carol Dance y el Kike Morandé. Ayer Piñera admitió que carabineros cometió delitos, faltó a protocolos y abusó de su fuerza, y dijo que serían investigados y que no habrá impunidad, él utiliza nuestras palabras porque busca confundirnos, porque las utiliza con otros significados, no se nos olvida que Mario Rozas dijo que no daría a ningún paco de baja por los procedimientos de estos días, ni aunque lo obliguen, ¿acaso hay justicia en eso? Seguramente para Piñera sí, porque tampoco se nos olvida que los pacos que han matado gente manejando borrachos, los que han abusado y maltratado a sus esposas e hijos, los que son parte de bandas de narcotraficantes, los que han ayudado a planificar asaltos y han protagonizado saqueos, los que son parte de redes de pornografía infantil, todos ellos son simplemente trasladados de una región a otra, los hacen pasa piola, y la mayoría pasa a formar las asquerosas fuerzas especiales.

Este es un empate peligroso, en el que todo puede terminar con simples migajas un poco más abundantes que las que tenemos hoy, con pensiones un poco mejores otorgadas por multimillonarias AFPs, con un par de pacos con firma mensual, y con una constitución un poco menos mala que la otra. La verdad, no es lo que queremos, hemos despertado y no queremos devolverles la paz, queremos seguir luchando hasta conquistar la victoria. Hoy el principal obstáculo para profundizar los avances que hemos conseguido es precisamente el gobierno criminal y su presidente, mientras él siga al mando del Estado fingiendo atender a nuestras demandas, todas las respuestas que encontremos serán desabridas mentiras, recortará nuestros titulares para escribir él la famosa letra chica. Pero esto no significa que la tarea sea poner a otro u otra menos mala. Aislar a nuestro enemigo mientras nos fortalecemos nosotros es la clave, ya que si buscamos que este capítulo tenga un desenlace a favor del Pueblo debemos resistir y revertir su táctica, no debemos jugar con las reglas que nos propone o perderemos, el enemigo intenta trasladar el conflicto desde la calle al parlamento, donde juega con ventaja, buscando restringir el ejercicio de la política en los marcos del Estado y la democracia liberal burguesa como siempre ha hecho. Goliat invitaba a David a enfrentarlo con una espada, como habían hecho todos sus adversarios anteriores, pero David pudo derrotarlo porque no hizo lo que su enemigo esperaba que hiciera. Nuestra tarea hoy es demostrarle al Pueblo que la política y el poder están en la calle, en los barrios, en las asambleas populares y autoconvocadas, en las tokatas, en las ferias, en los conversatorios, y para esto es urgente ejercer el poder en estos lugares, superar la deliberación, no conformarnos con las típicas 3 preguntas de los cabildos ni con hablar de derechos sociales por separado ¡hay que pasar a la acción! Organizar eventos culturales, escuelas de formación, articularse con otras asambleas, aspirar a crear redes regionales y nacionales, si la cosa va pa largo ¿por qué no hacer un gran congreso plurinacional de asambleas de los pueblos? La única forma de asegurar el futuro es seguir planificando y fortaleciendo las huelgas generales y protestas nacionales, avanzar a la huelga general indefinida cualificando la protesta, el poder popular no sólo está en las asambleas autoconvocadas, está también en la autodefensa, en las brigadas de primeros auxilios, en los piquetes jurídicos, en las ollas comunes móviles y en todos los espacios de resistencia y protesta que se seguirán creando y fortaleciendo, dándole vida a esta revolución.

No importa lo que digan los poderosos, nada es imposible, hoy en Latinoamérica la Historia la estamos escribiendo los Pueblos. A no abandonar la calle ni la protesta ¡necesitaremos mucho más que piedras para derribar a este Goliat! Con todo hasta que Piñera y cada culpable paguen en cana. Hoy más que nunca todas las luchas son una sola lucha ¡Vamos Pueblo: a cambiarlo todo!

Lunes 18 de noviembre, 2019

Temuko

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de