Tribunal Supremo de España condena a 9 líderes independentistas catalanes entre 9 y 13 años de prisión

El Tribunal Supremo de España condenó este lunes a nueve líderes catalanes independentistas a entre 9 y 13 años de prisión por sedición, por su papel en el proceso que llevó a la celebración de un referendo y la declaración de independencia de Cataluña en 2017.

Otros tres acusados fueron hallados culpables solo de desobediencia y no fueron sentenciados a prisión.

Los 12 políticos y activistas negaron los cargos durante el juicio en su contra.

El ex vicepresidente de la Generalitat (gobierno regional), Oriol Junqueras, afronta la pena más alta por un delito de sedición junto con el de malversación de fondos públicos.

«Una atrocidad»

Decenas de miles de partidarios de la independencia en Cataluña han empezado a manifestarse en diversas ciudades de la región tras conocerse el veredicto.

La policía ha acordonado infraestructuras esenciales, como el aeropuerto de Barcelona o las estaciones de tren, a donde están acudiendo los manifestantes.

El ex presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, quien se encuentra fugado de la justicia española en Bélgica, dijo que las sentencias de prisión era una «atrocidad».

«Es hora de reaccionar… por el futuro de nuestros hijos e hijas. Por la democracia. Por Cataluña», escribió en su cuenta de Twitter.

Puigdemont encabezaba el gobierno regional en el momento en el que se celebró el referendo de independencia el 1 de octubre de 2017 y en la posterior declaración de independencia.

Detalles de la sentencia

  • Oriol Junqueras, ex vicepersidente de la Generalitat: 13 años de prisión y 13 de inhabilitación absoluta por delito de sedición en concurso medial con malversación (cuando un delito constituye un medio para que se perpetre otro)
  • Raül Romeva, exconsejero:12 años de cárcel por sedición y malversación
  • Jordi Turull, exconsejero: 12 años de cárcel por sedición y malversación
  • Dolors Bassa, exconsejera: 12 años de cárcel por sedición y malversación
  • Josep Rull, exconsejero: 10 años y medio de prisión, absuelto del delito de malversación
  • Joaquim Forn, exconsejero: 10 años y medio de prisión, absuelto del delito de malversación
  • Carme Forcadell, ex presidenta del Parlamento: 11 años y medio de cárcel, por delito de sedición
  • Jordi Sànchez, líder de la ACN: 9 años de prisión, por delito de sedición
  • Jordi Cuixart, líder de Òmnium: 9 años de prisión, por delito de sedición
  • Santi Vila, exconsejero: un año y ocho meses de inhabilitación especial y diez meses de multa de cerca de US$240 por día. Absuelto de malversar fondos públicos
  • Carles Mundó, exconsejero: un año y ocho meses de inhabilitación especial y diez meses de multa de cerca de US$240 por día. Absuelto de malversar fondos públicos
  • Meritxell Borràs, exconsejero: un año y ocho meses de inhabilitación especial y diez meses de multa de cerca de US$240 por día. Absuelto de malversar fondos públicos.

Por qué fueron llevados a juicio

El juicio contra los condenados se inició a principios de 2019 por hechos ocurridos en la segunda mitad de 2017.

Ese año la tensión política entre el gobierno de Madrid y las autoridades catalanas culminó con la celebración el 1 de octubre de un referendo considerado ilegal por la justicia española y la declaración de independencia de Cataluña realizada por el Parlamento regional unas semanas después.

El gobierno catalán de ese entonces, liderado por el expresidente Carles Puigdemont, consideró que los resultados de esa consulta -que contó con un 43% de participación y un 90% de votos a favor de la secesión- legitimaban la declaración unilateral de independencia.

Esta se produjo en dos ocasiones: la primera, el 10 de octubre, para buscar un «diálogo» con el gobierno español, y la segunda, 17 días después, en una polémica sesión del Parlamento en la que que los partidos no independentistas se ausentaron al considerar ilegal la votación.

Esto llevó al gobierno español a aplicar el artículo 155 de la Constitución española que le permitió tomar control de la región durante unos meses.

«Venganza»

Tras conocerse la sentencia, este lunes el ex vicepresidente del gobierno catalán, Oriol Junqueras, hizo pública una carta en la que se reafirma en sus «convicciones democráticas y republicanas» y acusó al Estado español de «moverse por la venganza».

En la misiva dirigida a la militancia de su partido, Esquerra Republicana de Catalunya, Junqueras afirma que «la independencia es hoy más que nunca una necesidad para poder vivir en una sociedad más libre, más justa y más democrática» y considera que, con la sentencia, «hoy han querido acabar con nosotros, con toda una generación de catalanes que lucha por conseguir la libertad».

Según Junqueras, con la sentencia «quieren destrozar vidas, descabezar partidos y liderazgos, frenar y acabar con un movimiento político y democrático, y silenciar a todo un pueblo que se quiere expresar en las urnas».

Por su parte, el presidente del gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, garantizó el «íntegro cumplimiento» de la sentencia.

«Nadie está por encima de la ley y todos estamos obligados a su cumplimiento. Nadie es juzgado por sus ideas», dijo Sánchez en una declaración institucional.

Sánchez consideró que la sentencia del Tribunal Supremo confirma el «naufragio» del proyecto independentista en Cataluña que, a su juicio, ha «fracasado».

«Quedan algunos días en los que vamos a asistir a los estertores de una etapa superada», indicó, agregando que está convencido de que se abre una «etapa nueva» de convivencia en Cataluña en la que la regla solo puede ser «la ley y la Constitución Española».

Tras conocerse la sentencia, el juez instructor del caso, Pablo Llarena, cursó una nueva orden de detención y entrega contra Carles Puigdemont, quien se encuentra en Bélgica.

En el pasado tanto la justicia belga como la alemana rechazaron los pedidos de extradición realizados por Llarena.

Fuente: Redacción BBC

 

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de