A 46 años del Golpe, reconstruir el Proyecto Popular

Declaración conjunta de la Convergencia 2 de Abril y el Movimiento Dignidad Popular

A 46 años del Golpe de Estado, el recuerdo del fatídico 11 de Septiembre de 1973 continúa (y continuará) sacudiendo con fuerza telúrica el duro concreto del suelo de miles de chilenos y chilenas.

¿Cómo podría ser de otra manera? Si año tras año, al calor de cada nueva conmemoración, se superponen el dolor provocado por los innumerables crímenes terroristas de la larga Dictadura Cívico-Militar, y el trago amargo de la constatación de que su proyecto sigue vigente, aquejando al conjunto de la clase trabajadora y de nuestro pueblo, profundizándose cada día más.

Y es que es imposible olvidar y perdonar, como si no bastaran ya en sí mismos el Golpe, la intervención yanqui, los asesinatos, las torturas, las desapariciones, la destrucción de las familias, el miedo, que todo aquello tuvo una dirección concreta que excedió a la simple brutalidad y deseo de venganza.

Es imposible olvidar y perdonar que la clase dominante chilena conjuró el terror de manera racional y científica, para imponer el proyecto que formuló desde la década del 50, a sabiendas de que sus características no podrían instaurarse por vía democrática. La sangre se regó en las calles con el fin explícito de acrecentar sus tasas de ganancia, conjugando las lógicas de flexibilización del trabajo, la mercantilización de los derechos sociales, la desnacionalización de nuestros recursos naturales y su entrega al capital extranjero, y además, la proyección de establecer de una Democracia de baja intensidad que permitiese, a la manera de una jaula de hierro, resguardar dichas transformaciones.

A 46 años del Golpe de Estado, no puede sino inundarnos la ira cuando vivimos en un país en que la mayoría de los crímenes permanecen en la total impunidad, en el que héroes como Mauricio Hernández Norambuena continúan encarcelados, en el que la oficialidad de las Fuerzas Armadas despilfarra nuestros recursos, en el que el empresariado nacional y extranjero es un Estado paralelo frente a la clase trabajadora, y en el que a cada intento de mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo -por mínimo que éste sea- la clase dominante salga a rasgar vestiduras con sesgo de volver a delimitar cuál es el rayado de la cancha.

Criminal fue la instalación del modelo, y criminal sigue siendo su despliegue y su profundización.

Pero no todo es dolor y rabia, cada 11 de Septiembre recordamos también el ejemplo de los mejores hijos e hijas de Chile, a los miles de héroes y heroínas que previamente al Golpe de Estado pusieron toda su energía en la construcción del socialismo en nuestra patria, y a todas y todos los que después se aprestaron a derrocar la Dictadura Cívico-Militar valiéndose de todas las formas de lucha que estuvieron a su alcance. Con su ejemplo y su vida abierta, día a día continuamos luchando, nos sacudimos del inmovilismo y la apatía, haciéndonos conscientes de que la palanca de cambio de todo lo que debe ser cambiado está en las manos de nuestra clase y de nuestro pueblo.

A 46 años del Golpe de Estado, no perdonamos ni olvidamos
A 46 años del Golpe de Estado, apostamos por la reconstrucción del Proyecto Popular
A 46 años del Golpe de Estado, seguimos luchando por la construcción del socialismo.

Movimiento Dignidad Popular| Convergencia 2 de abril.

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de