José Miranda Cheuque: “Nosotros en la Araucanía estamos porque se establezca como único arte de pesca para todas las especies, los mismos que están estipulados en la Ley de la Jibia.”

Por Yorsh Abdala

Durante el transcurso de la semana pasada, el movimiento de pescadores artesanales opositor a la pesca de arrastre, logró otro triunfo, el cual estuvo marcado por el rechazo a la propuesta de prórroga en 24 meses para la aplicación de la Ley de la Jibia en la Comisión de Pesca del parlamento.

En este contexto de tensión producto de la Ley de la Jibia y de conflictos sociales en los territorios marítimos, el dirigente de los pescadores artesanales de Queule, José Miranda Cheuque, se entrevistó con el equipo de Convergencia Medios, contribuyendo así al especial de entrevistas relacionadas a la Ley de la Jibia. José Miranda, es dirigente territorial de la pesca en la región de la Araucanía y ha sostenido una política de oposición a las normativas legales desde que ejerce las labores de dirigente sindical

Convergencia Medios (CM): Estimado José Miranda Cheuque, muchas gracias por conceder esta entrevista para el equipo de Convergencia Medios y poder contribuir al especial de entrevistas que estamos realizando sobre la problemática de la Jibia. Partamos con su propia historia de vida, cuéntenos ¿Como usted aprendió el rubro de la pesca artesanal?

José Miranda (JM): Buenas tardes. Bueno, para comenzar ¿Cuándo yo empecé como pescador? Mire, yo he vivido toda mi vida alrededor del mar. Desde niño, mariscaba con mi papá, pescaba con carretito, caña de pescar, o sea, lo que nosotros llamamos “la tarrita’”, y bueno, me eduque en las escuelas locales de la zona y después estudie en un liceo politécnico pesquero. Y desde ahí que yo me dedico a la pesca, y ya a los 19 años trabajaba como patrón de barco, y en ese entonces varios armadores tenían una desconfianza conmigo por el hecho de ser tan joven, ya que a los jóvenes no le pasaban las naves para ejercer ese oficio. Pero poco a poco y con la experiencia que fui tomando a partir de las buenas capturas, pescas y desembarques en la mar, logré construir una profesión y un currículo, logrando así obtener la confianza de otros armadores y de ahí para adelante nunca más me faltó la pega. Pero después con el tiempo, por los años 2000, por ahí -porque ahora que soy un hombre casado de 43 con 3 niños-, me fui a navegar y me dediqué a estudiar para dar el examen que me pedían en la marina mercante y ahí anduve como 10 años en empresas de transporte de cabotaje, fuera y dentro de Chile. En ese entonces, también fui dirigente de las distintas empresas, de los oficiales y tripulantes, estando ahí varios años para generar ingresos, con los cuales potencié mi familia. Luego decidí volver, comprar mi lanchita, tener mi propia casa y poder trabajar por mi cuenta, que es lo que hago hasta hoy día, porque soy armador artesanal, eso quiere decir, que además de ser pescador, soy patrón de mi embarcación y esto me quita mucho tiempo para ser dirigente.

CM: Don José, abocándonos a su labor en la dirigencia sindical, ¿Desde cuándo usted es dirigente pesquero de la región de la Araucanía? ¿Qué tipo de problemáticas son las que enfrenta su región?

JM: Bueno, yo soy dirigente desde hace más de 10 años. Yo el año 2008 ingrese a la “Asociación Gremial de Armadores Pesqueros de Queule” y al año siguiente, ya asumía el cargo de presidente del gremio, cargo que ejerzo hasta el día de hoy. ¿En cuanto a las problemáticas y necesidades que tenemos en la caleta?, la necesidad más importante que tenemos es la con las barras de los muelles, pues las tenemos en pésimas condiciones. Por eso, al gobierno le estamos pidiendo que nos den los recursos para mejorar las condiciones para pescar, porque para salir nosotros a pescar dependemos de que sí la marea esta alta o baja, ya que cuando es baja, rompemos las embarcaciones, quedamos varados y muchas veces quedan hechas pedazos. Entonces, nosotros al gobierno y a las obras portuarias, les estamos pidiendo una suma de dinero significativa para enfrentar esta situación, pero todos los gobiernos nos han dicho que sí en su momento, pero ninguno efectivamente se ha puesto la mano en el bolsillo por los pescadores de Queule y de la región de la Araucanía en general. Y esto nos complica, porque somos la única caleta que existe en la región que tiene salida al mar, porque Puerto Saavedra, Carahue y las otras comunas no tienen estos accesos, pero nosotros en Queule, como comuna colindante de la XIV región, el acceso que tenemos depende de la marea, y eso nos genera fuertes perjuicios económicos. Y resulta que nosotros quedamos varados muchas veces y dependiendo de la emergencia o imprevistos que ocurren en el alta mar, nosotros como pescadores tenemos que ir a buscar soluciones o cualquier cosa en un bote a remo o una chata que no se vare. Y como las embarcaciones han crecido en manga y en puntal, trabajamos con embarcaciones más grandes y por ser más anchas y altas, tenemos que esperar que la marea este alta, y en muchas ocasiones chocamos con la arena, lo que provoca que rompamos las hélices, las prensas, y como son barcos de madera, muchas veces se nos hunden las embarcaciones.

A la vez, en la Araucanía hoy en día está el problema de la línea de base, que va desde las 5 millas en adelante, o sea 5 millas que son para la pesca artesanal, pero nosotros lo que pedimos es que en la región se modifique, porque nuestra costa es muy baja y tiene muy poca profundidad.  Entonces es a partir de los 100 metros de profundidad que la industria debe trabajar o de lo contrario, debe ser desde las 5 millas más sobresalientes. Y esto pasa porque acá los barcos industriales están trabajando a la raya, y a veces ni siquiera son detectados cuando lo hacen en las 5 millas.

CM: Enfocándonos en la pesca de la Jibia y la explotación de los recursos naturales ¿Cuál es el problema que enfrenta la actividad pesquera en Chile a partir de la Ley de la Jibia?

JM: Yo creo que el problema que enfrentamos con la pesca en Chile, es que contamos con una industria que es totalmente depredadora, porque lo único que hace es seguir capturando y depredando todo lo que se encuentra en el mar, y la mayoría de sus capturas se van directo para hacer harina de pescado y una pequeña parte para el consumo humano. En el caso de nosotros a diferencia de la industria, por el hecho de pescar con potera -al igual que lo establece la Ley de la Jibia-, impulsamos un arte de pesca sustentable. Y lo reiteramos, el arte de pesca de arrastre no es sustentable, ya  que a todas luces esta no lo es por el hecho de  no ser selectiva, porque atrapa todo y no discrimina ni en  tamaños ni en tipos de pescado, ya que cualquier recurso que entra por la boca de este tipo de red,  al no ser objetivo, se descarta y se desecha. Por eso, para nosotros es terrible contar con recursos en las costas y que los industriales pesquen sin criterio a estas especies, ya que muchas veces capturan especies juveniles que no alcanzan la madures sexual para reproducirse (al igual que pasa con la Jibia), ya que su peso y tamaño es bajo, y eso nos afecta en la proyección del recurso. Por lo tanto, el daño que hace la industria es tremendo, y por eso lo único que queremos que de una vez por todos los gobiernos prohíban estos tipos de pesca, y del mismo modo que las personas que comen estos recursos, como la corvina, el pejegallo, los congrios, la merluza, exijan que sean protegidas.

En ese sentido, a nosotros como dirigentes no nos queda nada más que convocar las voluntades, haciendo presión para que esto cambie para bien y no para mal, porque si hay recursos, no vamos a tolerar que la industria quiera seguir pescando con el arrastre en media agua a la jibia, ya que la ley se hizo orientada para que la pesca se desarrolle de forma sustentable.

CM: Don José, ¿y cómo fue el proceso en que ustedes se unieron al movimiento de la coordinadora nacional por la Jibia? ¿Cuál ha sido el carácter de las movilizaciones de que han impulsado?

JM: Bueno, nosotros nos unimos a la “Coordinadora Nacional de la Jibia”, porque constantemente vemos los proyectos de Ley que van ingresando al congreso y los vamos revisando a partir del tipo de normativa se está discutiendo. A la vez, tenemos varios parlamentarios que nos acompañan en estos procesos y por eso estábamos al tanto de la Jibia, no es algo que nos hayamos enterado por medio de la televisión. Y como sabemos respecto a la forma en que se legisló en el congreso la “ley de pesca”, ya que es una ley corrupta la que tenemos hoy en día, podemos afirmar que lo único que hemos ganado es la famosa “Ley del a Jibia”, en la cual los pescadores desde la IV hasta la XIV región peleamos para que fuera aprobada por una amplia mayoría de los parlamentarios.

Por el hecho de contar con dirigentes nacionales involucrados en la problemática de la jibia, esto nos permitió levantar en cierto grado la presión, y nosotros siempre en este tipo de casos hemos presionado al gobierno, y no solo a éste, sino que a los anteriores también, y a pesar de que a nosotros nos cuesta salir a la calle a decir algo, cuando decidimos hacerlo la gente se entusiasma y sale. Y han ocurrido varios temas por andar en la calle, porque en la última movilización nos acusaron de secuestrar a los carabineros cuando protestamos por el veto presidencial en enero de este año, y ahí también en la primera marcha, o mejor dicho en el corte de la Ruta 5 sur que realizamos al mismo tiempo que en la región vecina (la de Los Ríos), el mismo presidente Piñera nos acusó de homicidio por un accidente de tránsito que ocurrió a más de 1 kilómetro de distancia de las manifestaciones. Ante esto, el mismo fiscal a cargo del caso dijo que una cosa no tenía nada que ver la otra. Entonces, el gobierno se aprovechó de increparnos y decirnos que éramos criminales por protestar ese día y desde ahí tenemos hartos temas que cortar, porque nosotros constantemente presionamos al gobierno con la calle y desde ahí, los carabineros me tienen designados dos funcionarios de la DIPOLCAR, y a veces también sospechamos que nos están escuchando las conversaciones telefónicas.

CM: Para finalizar Don José, ¿cómo se han desarrollado los últimos acotamientos marcados por la Ley de la Jibia a partir de la intención de postergar la aplicación de ésta?

JM: Bueno, nosotros como movimiento por la Coordinadora de la Jibia, realizamos un encuentro de pescadores artesanales el pasado 24 de Julio en la comuna de Talcahuano, donde hicimos todos los esfuerzos para asistir. Yo personalmente por temas de trabajo no pude asistir a la reunión, pero si hubo un dirigente que fue en  representación de nosotros, y lo que buscamos fue que todos nos pusiéramos de acuerdo, ante los requerimientos de aplazar la ley en 24 meses por parte de los pescadores artesanales cerqueros -que cuentan con lanchas de 18 metros- en conjunto de los pesqueros de arrastre del sector empresarial. Y en esa instancia nosotros sostuvimos que no vamos a aguantar que se aplace ni un día más la entrada en vigor de esta ley que ganamos. Y precisamente, estos sectores que piden que se aplace, son los mismos que siempre amedrentan a los trabajadores de la industria, y les dicen que les van a quitar las fuentes de empleo y trabajo si esto se aprueba, cuestión que no es así.

Y ahí nosotros estuvimos a puntos de salir a la calle, pero la Comisión de Pesca rechazó la moción que presentó la industria con algunos parlamentarios de posponer en 24 meses la entrada en vigencia de la presente ley. Nosotros en estos momentos, vuelvo a reiterar que estamos en alerta ante la amenaza de las industrias pesqueras y las constantes intenciones que tiene ésta, como lo han demostrado ante las amenazas de los despidos masivos de trabajadores, ya que dicen que van a desaparecer varios de sus barcos y que van a desvincular a gente de planta. Buenos, para nosotros esas son artimañas que las empresas usan para engañar a la comunidad y a la opinión pública, pero nosotros decimos y reiteramos que no estamos con la postura de que la industria no pesque, sino que lo hagan en igualdad de condiciones y al igual que lo hacemos nosotros. Ellos tienen que invertir en barcos con poteras mecanizados y no con red de arrastre para arrasar las costas al igual que se hace en otros países como China y Argentina. Si estos países pueden hacerlo -los que cuentan con este tipo de poteras-, ¿porque no puede pasar esto acá? Y esto nos lleva a pensar a que ellos -los empresarios- no quieren invertir en su sector ni sustituir sus maniobras. Eso es lo que ellos no quieren, entonces nosotros seguimos insistiendo que la única arte sustentable de pesca que hay, es la línea de mano con la potera, y por eso en la Araucanía sostenemos que esta es la única arte de pesca que se ajusta y esto fue ratificado en el congreso a partir de la Ley de la Jibia.  Entonces, todo esto demuestra que lo único que quiere hacer la industria, es seguir pescando de forma depredadora y exterminar las especies del mismo modo como lo han hecho con el jurel, la sardina, la merluza, y otros recursos más que han ido desapareciendo por la poca inversión que hace la industria. En este sentido, nosotros en la Araucanía estamos porque se establezca como único arte de pesca para todas las especies, los mismos que están estipulados en la ley de la Jibia.

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de