La Huelga de Chuquicamata: el fin del bono de termino de conflicto como prioridad en las negociaciones colectivas de la minería

Carlos «Chuflay» Oyarce, Dirigente Sindical SGS Minerals Antofagasta

El bono de término de conflicto deja de ser lo central en las grandes negociaciones de la minería. Ya lo vimos en la negociación del Sindicato de Minera La Escondida y lo vemos por estos días en Chuquicamata. Esta huelga comenzó el viernes 14 de julio, luego de una aplastante votación en la cual participaron 3200 trabajadores de los Sindicatos Nos. 1, 2 y 3 de Chuquicamata.

La Huelga de Chuquicamata tiene como fundamento cuatro ejes, los cuales se enmarcan dentro de los acuerdos tomados en Asamblea. En primer lugar, reconocen la necesidad de establecer una igualdad de beneficios entre trabajadores nuevos y los trabajadores antiguos. En segundo lugar, se tiene en perspectiva los anuncios de despidos de más de 2.000 trabajadores producto del cambio a mina subterránea, lo cual ha generado un gran clima de tensión. Respecto a este punto, el segundo eje se enfoca en la participación de los trabajadores, quienes quieren ser parte del proceso de decisión. En tercer lugar, se busca planes de egreso y retiro acorde a sus necesidades considerando, por ejemplo, el deterioro de la salud que sufren estos trabajadores, toda vez que se ven expuestos a enfermedades profesionales que los afectan después de una vida de entrega a la compañía. En cuarto lugar, se pretenden mejorar el beneficio de Hospital del Cobre, que tienen actualmente y que progresivamente se ha ido deteriorando.

Como es ya costumbre, cuando la sociedad se manifiesta y pide respuestas a sus necesidades, el Estado responde con las fuerzas represivas y esta no ha sido la excepción. Desde hace una semana Fuerzas Especiales se encuentra en la zona con todos sus juguetes: patrullas, zorrillos, guanacos, drones y hasta un helicóptero, se asentaron en el sector norte de Calama y tomaron las entradas de los faenas mineras de Ministro Hales y Radomiro Tomic. Detectores de metales en las entradas, Carabineros haciendo control de identidad aleatorios a los trabajadores y controles carreteros. Todo ello ha generado tensión, demostrando la nula voluntad del gobierno por dialogar con los trabajadores. No debemos olvidar que todo este ambiente se enmarca dentro de un proceso de negociación colectiva el que está normado y que reconoce la huelga como un derecho de los trabajadores, pero aún así, la respuesta del Gobierno y de la empresa estatal Codelco, ha sido criminalizar la justa movilización de los trabajadores.

 

A la falta de voluntad de diálogo de la empresa y de un gobierno sumido en una baja credibilidad, se le suma a un sin fin de conflicto en la zona con los profesores. A menos de 24 horas de conocido el caso de 3 trabajadores atrapados en una mina en Tocopilla, así como grandes conflictos ambientales en zonas de sacrificio le podrían pasar la cuenta al gobierno de Piñera. En este caso, la negativa de Codelco para negociar con los trabajadores de Chuquicamata, podría significar tener que  enfrentarse directamente con todas las fuerzas de Calama, pues los trabajadores del denominado Sueldo de Chile son parte de la identidad de la ciudad y de la región y son estas familias las que se verán perjudicadas con las despidos masivos propuestos por la compañía y son estas familias las afectadas por los malos servicios y problemas del Hospital del Cobre y son estas familias las que podrían ser parte del apoyo que ya se ve en las calles de Calama.

 

Las directivas completas de estos tres sindicatos se han propuesto cambiar el modo de negociación que se estaba haciendo costumbre en Codelco, como es llegar por acuerdo y aceptar lo que la empresa te ofrece, sin mucha participación de los trabajadores, lo que ha provocado una enorme brecha en los beneficios de los trabajadores más antiguos versus los más nuevos. Esta situación de diferencias al interior de los trabajadores estaba generando en la práctica conflictos en los sindicatos que conducían a la división y atomización, por lo que es una necesidad buscar la uniformidad de los beneficios dentro de los contratos colectivos.

 

Además, han dado una discusión y la pelea que supera la discusión por el bono del término de conflicto, centrando la lucha en la mejora en las condiciones económicas del mes a mes y en mejores beneficios en salud y condiciones de trabajo, como lo han planteado los trabajadores en esta negociación. Es necesario crear herramientas que nos ayuden a identificar y combatir los riesgos psicosociales y compatibilizar la vida familiar y laboral.

 

No podemos saber hasta dónde podrá escalar este conflicto ni cuántos días se alargue pero lo que marcará esta negociación tendrá que ser la capacidad de mantener la  unidad de los tres sindicatos, que sus bases y sus familias, más todos los apoyos de la comunidad y de otras localidades y sectores de la producción le den a este conflicto y esperamos así como hoy los trabajadores de Codelco se enfrentan a la compañía, algún día los trabajadores del cobre deciden unificar sus luchas y decidan salir a buscar la nacionalización de los recursos naturales y la participación de los trabajadores en la toma de decisiones que nos afectan como sociedad. 

Autor entrada: Convergencia Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.