Brasil: Paralizado por la gran huelga general contra el gobierno de Bolsonaro

Brasil de Fato / resumenlatinoamericano.org

Las doce centrales sindicales brasileñas, con el apoyo de organizaciones sociales y estudiantiles, del Frente Brasil Popular y del Frente Pueblo Sin Miedo, convocaron una Huelga General el viernes contra la reforma de la Previdencia y los retrocesos promovidos por el gobierno Jair Bolsonaro (PSL).

El pasado 14 de junio, Brasil amaneció paralizado. En decenas de capitales, no hubo transporte público. Por 24 horas, el gobierno federal y los empresarios favorables a la reforma sintieron en el bolsillo los impactos de la insatisfacción popular.

Además del derecho a la Previdencia, los huelguistas reivindican del gobierno federal el fin de los recortes en la educación pública, el respeto a la soberanía nacional y medidas efectivas para la generación de empleos.

La lista de trabajadores movilizados es extensa: bancarios, profesores, metalúrgicos, trabajadores de la educación, estudiantes y docentes de universidades federales y estatales, trabajadores de la salud, de agua y alcantarillado, de Correos, de Justicia Federal, químicos y rurales, portuarios, agricultores que se ha convertido en una de las más importantes de la historia de la humanidad.

En el caso de la huelga general en las principales ciudades del país, no se pierda ningún detalle de las paralizaciones y de los actos políticos de clausura de la huelga general en las principales ciudades del país.

REPRESIÓN
En San Pablo, 15 manifestantes son arrestados en acto pro-Huelga General

Trabajadores y estudiantes son atacados por fuerzas policiales en algunas ciudades

Juca Guimarães 14 de junio de 2019

Um rapaz que estava no ato da USP, pela manhã, foi atingido no rosto por um estilhaço de bomba jogada pela polícia militar - Créditos: Arquivo pessoal
Un joven que estaba en el acto de la USP por la mañana, fue golpeado en la cara por un astillero de bomba tirada por la policía militar –

Las manifestaciones a favor de la Huelga General fueron objeto de represión policial en algunas ciudades del país.

En São Paulo, un acto en la USP con participación mayoritaria de estudiantes, profesores y servidores públicos fue disuelto con balas de goma y bombas tiradas por policías militares.

En la confusión, algunas personas fueron golpeadas por astillas de bombas y luego llevadas al Hospital Universitario de la USP, según el Sintusp. Además, 15 manifestantes fueron detenidos y llevados a la 51ª Comisaría de Policía, en el Río Pequeno.

El motivo de la detención, según los abogados que acompañaban la protesta, no fue divulgado por la policía. Hasta el inicio de la tarde, los manifestantes estaban aislados en el patio del 16º batallón de la 3ª Cia. De la Policía Militar, un edificio anexo a la comisaría, sin que se hiciera un registro de ocurrencia. Ellos se quedaron sin comer y sólo pudieron tomar agua.

De acuerdo con los abogados, no hay motivos para una acusación de flagrante de cualquier tipo de crimen.

Brasil de Fato entró en contacto con la oficina de prensa de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de São Paulo, cuestionando el motivo de la detención, pero no obtuvo respuesta.

Incomunicados, los manifestantes estaban en la expectativa de ser trasladados al DEIC (Departamento Estadual de Investigaciones criminales), en la zona Norte de la capital.

Otros casos

En Araucária, en Paraná, la guardia municipal atacó con balas de goma la protesta de trabajadores en la BR 426, en la región metropolitana de Curitiba, cerca de la refinería Presidente Getúlio Vargas. Tres personas resultaron heridas y fueron trasladadas a un hospital. Un agricultor del MST fue alcanzado en la cara.

En Paraíba, un policía fue filmado dando una tapa en el rostro de un estudiante, director de la UNE (Unión Nacional de los Estudiantes).

En el caso de Brasil, el estudiante agredido contó que manifestantes hacían piquete frente a la empresa de Call Center A & C, cuando uno de los trabajadores de la empresa llegó y ellos se quedaron sosteniendo a la persona para que no entrar en el edificio, por la huelga. Entonces un policía militar llegó gritando, diciendo para «acabar pronto con esa mierda».

Edición: Juan Pablo Soares

 
 

Autor entrada: Convergencia Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.