Combates por la Historia

Por Javiera Adones y Aracely Moyano

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos” – Salvador Allende.

Recientemente, el Consejo Nacional de Educación (CNED) aprobó realizar cambios al currículum escolar de tercero y cuarto medio. Esta reforma contempla, a grandes rasgos, implementar 6 ramos obligatorios, los cuales son Matemáticas, Lenguaje y Literatura, Filosofía, Inglés, Educación ciudadana y Ciencias para la Ciudadanía (la cual incluye Biología, Química y Física); además existirán 27 ramos electivos, dentro de este grupo encontraremos asignaturas como Historia, Educación Física, Artes o Religión.

María Jesús Honorato, jefa de Currículum y Evaluación del Mineduc, aseguró en El Mercurio que el Gobierno de Piñera busca que los estudiantes puedan «desenvolverse como ciudadanos responsables, críticos, capaces de comunicarse efectivamente, trabajar colaborativamente y resolver problemas en concordancia para las habilidades del siglo XXI», razón que justificaría llevar a cabo esta reforma. que solo viene a precarizar y mercantilizar más la educación chilena. No es casual que el Gobierno quieran eliminar la obligatoriedad de Historia del currículum escolar nacional, proyecto que hace algunos años venía construyéndose y que hoy vemos sus resultados, es por esto que quisimos realizar una breve reflexión:

1. ¿Por qué es importante la Historia? ¿por qué pensar históricamente?

La razón del por qué es importante la Historia no es única. La Historia nos permite comprender los procesos humanos. También nos da las herramientas para explicar nuestra realidad actual, entendiendo a ésta como una consecuencia del pasado.

Según los planes y programas del currículum escolar actual, es en tercero y cuarto medio en donde se enseña la Historia de Chile del siglo XIX y XX. Estos siglos son fundamentales para comprender la Historia chilena y la realidad actual del país. Es aquí donde se conforma el régimen político del Estado, y la sociedad chilena, apareciendo la clase obrera asalariada nacional, mostrando las contradicciones de clase que están presentes en el sistema capitalista. También es durante el siglo XX cuando la conciencia de clase en Chile comienza a aflorar y a manifestarse políticamente, adquiriendo relevancia en el desarrollo de la Historia nacional, expresándose en las huelgas y el sindicalismo, este proceso va en escalada, llegando a su punto máximo cuando la Unidad Popular llega al gobierno en la década de 1970, culminando en 1973 con el golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet. Todo esto sería eliminado.

Quieren eliminar los vestigios de conciencia que nos heredera nuestra Historia, quieren borrar de nuestras memorias todos los crímenes que han cometido en contra de la clase explotada. La Historia es el arma que tenemos como pueblo. Pensar históricamente implica hacerlo de manera crítica. Es reflexionar sobre los hechos históricos, para construir un mejor futuro, y lo más importante, nos permite comprender que las cosas no fueron ni serán siempre de la misma forma, que los cambios y continuidades que hoy se viven son producto de la acción humana.

2. La posibilidad de proponer un currículum distinto.

Creemos que debe estar en manos del gremio docente, y de las/os trabajadoras/es de la educación la creación de un currículum escolar distinto, el cual responda a las necesidades de la clase trabajadora, que no forme futura mano de obra barata, sino personas integrales y críticas.

Hoy los planes y programas diseñados por el Estado no se adaptan a los contextos educativos a los que las y los docentes nos enfrentamos, aún así es un espacio donde profesores y profesoras podemos utilizar para dar herramientas a las y los estudiantes de pensar críticamente, y lo más importante para que comprendan que la historia se transforma y los encargados de las transformaciones son ellos y ellas, los sujetos/as históricos/as que construyen el futuro, entonces ¿cómo no luchar por esos mínimos espacios de resistencia que nos entrega el sistema? y aún más, aprovechar esta lucha para proponer nuestros planes y programas, con la participación de los todos/as los/as trabajadores/as de la educación.

3. La competencia entre profesores por el trabajo, la clase trabajadora dividida.

Hoy las y los docentes nos vemos aún más precarizados y divididos, la flexibilidad laboral y la competencia por las plazas en algún colegio son el resultado de la falta de regulación y mercantilización de la educación chilena, características que se ven aumentadas por estos cambios ¿qué nos asegura que las 27 asignaturas electivas van a ser impartidas por profesores? ¿o que luego de unos años formación ciudadana no la impartirán los profesores de Historia? El mercado laboral docente está saturado, al igual que el ingreso a carreras de pedagogías, y las universidades se ven en la obligación de abrir aún más cupos debido al casi nulo financiamiento que realiza el Estado, entonces: tenemos a cientos de estudiantes de pedagogía, miles de profesores cesantes y otros tantos que trabajan en otras áreas o vieron como mejor opción estudiar alguna cosa diferente, y finalmente este cambio curricular nos deja con mucha más incertidumbre que antes, y ante este escenario es deber de las y los trabajadores de la educación poder organizarnos y defender nuestra trinchera.

Por otro lado, esta reforma también es una medida clasista, que no toma en cuenta la infraestructura de la mayoría de los establecimientos educacionales chilenos, en donde el hacinamiento en una constante. Nada nos asegura que en los colegios y liceos públicos y/o fundaciones puedan impartir las 27 asignaturas electivas, ya que no existen los recursos para financiarlos, no así en las entidades privadas, en donde estos y estas estudiantes podrán acceder a una formación más integral, aumentando de esta forma la brecha entre privados y públicos.

Mediante este breve escrito queremos expresar nuestro más profundo rechazo a las medidas impulsadas por el gobierno de turno, el MINEDUC, y el CNED, nos negamos a contribuir con estas medidas que buscan producir estudiantes sin capacidad de reflexión, ni pensamiento crítico, y menos de que no sepan que pueden transformar la realidad en la que viven.

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de