Educación en deuda: Estudiantes convocan primera marcha estudiantil del año

Como una queja al retraso permanente del Gobierno, respecto a las demandas del movimiento del último periodo, y entendiendo la necesidad de reactivar una fuerza articulada que se movilice ante una educación mercantil al servicio del empresariado, secundarios y estudiantes universitarios vivirán este jueves la primera marcha del 2019, con un petitorio que tiene como ejes centrales el fin de los abusos y créditos estudiantiles, y el establecimiento de una educación no sexista.


Por Gabriela Bustos

“Marchamos porque la educación sigue en deuda. Aquello que veíamos y movilizamos durante el 2011, no ha sido resuelto luego de ocho años. Y peor aún, solo se han acrecentado las desigualdades, principalmente con nosotras las mujeres y con las disidencias sexuales. Necesitamos avanzar en la construcción de una educación sexual que pueda abarcar mucho más profundamente la discusión en torno al aborto, los anticonceptivos y otras materias”, sostiene Karla Toro, Presidenta de la FECH.

Por otra parte, para la estudiante como para sus pares, la educación actual no representa en lo absoluto las consignas que se han intentado levantar en torno a qué es lo público, y cómo se construye un modelo distinto. “Nos parece fundamental que este 25 marchemos por espacios seguros, que terminen con la violencia en las aulas y en los espacios sociales. En definitiva terminar con la violencia que se genera y perpetua en la educación”, cuenta la joven que confiesa haber vivido toda esa desigualdad desde que cursaba estudios en un colegio técnico de la periferia en Quinta Normal, hasta su ingreso a la universidad.

“Nos parece que una educación que simplemente nos entrega mayores deudas, créditos y sumado a eso, becas que no responden a la realidad de los estudiantes de Chile, genera que esta problemática se mantenga desde el 2011 hasta la fecha. Por eso invitamos a todos quienes estén endeudados, a quienes el día de mañana no van a tener respuesta frente a la educación que nosotros queremos y hemos estado exigiendo, a que se organicen en la marcha a nivel nacional desde las 11 de la mañana. En el caso de Santiago desde Plaza Italia a Echaurren”, sostiene.

Una de las principales características del movimiento es su transversalidad. Por este motivo, el papel de los secundarios, como parte de una juventud completa que ha sido precarizada por el avance de las diferentes reformas educacionales, es fundamental. “Nosotros no debemos marchar en apoyo a ninguna organización con carácter o índole reformista, si no que debemos marchar como organización revolucionaria por la liberación del pueblo ante el capital. De esta forma podremos fortalecer una lucha que involucra a todos los sectores, ante la injusticia y desigualdad”, cuenta Matías Silva, Presidente del Centro de Estudiantes del Liceo Andrés Bello; institución que tiene preparada una jornada reflexiva y una asamblea que definirá el modo en que se sumarán a la movilización. 

Su opinión es compartida por Victoria Arriagada, que participa como dirigente estudiantil desde la demanda por una educación gratuita en el 2011. “En ese tiempo, como estudiante secundaria, sin duda las motivaciones salieron fuertemente a flote luego de darme cuenta que el acceso al derecho a educarme y con ello a una supuesta calidad, sin duda atendía a una problemática de clase para nosotras y nosotros, como hijos de trabajadores, como nietos de pensionados y muchos como una primera generación dentro de las familias trabajadoras que estaba pronta a entrar a la universidad. Me movía luchar por las familias trabajadoras y la reorientación del conocimiento, para no seguir favoreciendo al empresariado”, recuerda.

Hoy, como universitaria y Presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Los Lagos en Osorno, siente que las motivaciones se amplían, y se suma a ellas lo indispensable que es pelear por el proyecto de las comunidades educativas, como un avance hacia una educación más democrática y en miras a la triestamentalidad y la lucha antipatriarcal. En este último contexto, y como vocera de la Coordinadora Feminista 8 de marzo Osorno, es enfática en la necesidad de combatir el sexismo y su reproducción continua en las aulas, reforzando uno de los 10 ejes programáticos construidos en el Encuentro plurinacional de mujeres que luchan, luego de un largo proceso de articulación y trabajo a nivel nacional.

Pese a la relevancia de lo anterior, la lista de demandas actuales es aún más extensa, adquiriendo protagonismo entre ellas varias de las medidas tomadas durante el Gobierno de Sebastián Piñera. Es el caso del proyecto de Ley Aula Segura, que contradiciéndose con el discurso de protección a la infancia, criminaliza la pobreza dentro de los diferentes espacios educativos. “En esa misma línea, la compleja situación de las universidades en crisis, y el recorte presupuestario a CONICYT, que dejó a alrededor de 241 becarios sin financiamiento, demuestran el olvido completamente arbitrario del Estado”, sostiene Victoria, repasando parte del petitorio que ha desencadenado en un llamado de la CONFECH a adherirse a una jornada de protesta nacional, que en el caso de su universidad, se materializará en una marcha a las 18 hrs. desde la Plaza Yungay de Osorno. 

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de