Nueva recuperación territorial a forestal Mininco: Fundo la Batalla

El 26 de Enero la Comunidad Ignacio Curin Carril, compuesta por 18 familias mapuche hace ingreso y ocupación del semillero de Trangilvoro o “la reserva”, un predio de 300 hectáreas, parte del fundo la Batalla,  que tiene más de 2000 hectáreas a nombre de Forestal Mininco para uso forestal en la zona.

El semillero funciona como un espacio de producción de semillas de pino, con ausencia de monocultivo y presencia de bosque nativo como Maqui y Radal,  cursos de agua y sitios sagrados para la cosmovisión mapuche (Renü) que nos recuerdan el bosque que dominaba estos valles y la cordillera de Nahuelbuta antes de la invasión de forestales en los 70’ y 80’.

Tras un mes de que la comunidad declarara estas tierras en recuperación territorial, entrevistamos a Hortencia Curin Aniñir, presidenta de la comunidad, que nos cuenta las características del proceso que inician.

 ¿Cuál es la historia de estas tierras?

“El fundo la Batalla (más de 2000 hectáreas – 80 hectáreas por familia app.), son tierras que fueron reducidas, en los famosos asentamientos indígenas o “cooperativas de reforma agraria”, todo esto antes de que en dictadura nos  volvieran a robar las tierras, siendo desplazados con niños y ancianos a (sobre) vivir en un pequeño lote de media hectárea. En esos lotes deben arreglárselas 4 familias, un par de gallinas y una huerta. Basta caminar 10 pasos para pasar de una casa a otra. Aunque nacieron en la abundancia ya son décadas de vivir en la pobreza. “La familia crece, llegan los nietos”…”

Es importante recordar que durante la dictadura se revirtieron todos los procesos de devolución de tierras de la reforma agraria, arrebatándosele a las comunidades para entregárselas a privados por medio de las irregularidades del yerno del dictador A. Pinochet, Julio Ponce Lerou, famoso por este traspaso ilegal de terrenos fiscales a las forestales durante su cargo en la CONAF en los años 70 y 80, y más actualmente por el financiamiento ilegal de candidaturas de la nueva mayoría y de la derecha en su cargo dentro de SOQUIMICH. El fundo la batalla es uno de los muchos fundos usurpados pasando por manos del latifundista Echepare, luego son adquiridos por la corporación de reforma agraria (CORA) con la dictadura quedan en manos de la CONAF,y esta los traspasa a forestal CRECE y hoy que pertenecen a forestal Mininco. El problema territorial no ha recibido solución con ninguno de los gobiernos hasta el día de hoy.


 

¿Cómo ha sido subsistir en esas condiciones?

“Por años la necesidad nos llevó a negociar con quienes hoy ocupan el fundo que fue de sus padres, forestal Mininco. Teniendo que trabajar para ellos en empleos precarios y mal pagados, que tuvimos que rogar para que nos dieran 11 cupos de empleo. Para solicitar un poco de leña de los pinos caídos era un año, para que nos dieran una respuesta. Así mismo, hace 15 años atrás que como comunidad  comenzamos las negociaciones con la forestal para la devolución de 300 hectáreas de las 2000 usurpadas. Han sido 15 años de tramitarnos y de humillaciones. Y es por eso que le exigimos una indemnización a la empresa Forestal por el daño a la comunidad, porque aquí estamos sufriendo del aire, del agua y del todo, votan esos pinos y esos “polvitos” (fumigaciones) que hacen que la gente se enferme. Necesitamos que la empresa responde, quizás a sus hijos los criaron en cuna de oro, nosotros en payasa de pajita no más. Nosotros íbamos al cajón de la harina cuando no teníamos pan”.

Una vez realizado el ingreso al fundo ningún representante de la forestal ha tenido conversaciones con la comunidad. Mientras la gente de la comunidad comenta que ellos están dispuestos a dialogar con la empresa pero estos no se han manifestado.

¿Por qué han buscado recuperar?

“Ya que no se pudo dialogar con ellos nosotros decidimos, por necesidad…ellos nos robaron estas tierras…estas tierras son nuestras…, yo personalmente he conversado con forestal Mininco, he explicado y vuelto a explicar, son 15 años… imagínese cuanto estamos aquí ya humillándonos frente a la empresa… ya nosotros entramos a recuperar nuestros terrenos, y estos terrenos tienen que devolverse, porque nosotros no estamos porque queremos estar no más, por necesidad, necesidad tan grande que ya vamos a estar las casas encima de otras casas…, las comunidades estamos recuperando nuestros territorios para poder criar, sembrar… la realidad que nosotros sufrimos, el atropello cuando pasaron con sus camiones… mis padres anteriormente vivían en el cerro (en este fundo). La familia va creciendo, es una desesperación que uno tiene, donde más van a llegar los hijos nuestros, los nietos, por eso nosotros estamos aquí para que nos entreguen este terreno, lo devuelvan”

Son muchas las comunidades que han pasado por esto. Son muchas las comunidades que se han visto obligadas a buscar una solución por su cuenta pues ni ninguno de los gobiernos, ni las empresas tienen voluntad de generar una solución justa a la problemática de tierras.

 

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de