Aukin Pewenche

 Por Benito, militante Convergencia 2 de Abril

Alto Biobío hoy nuevamente es un territorio de disputa por dos grandes proyectos históricos, por un lado el renacer del vilipendiado pueblo Mapuche Pewenche el cual está recuperando su territorialidad y autonomía política, y por otro lado una contraofensiva empresarial, el cual tiene en la mira los recursos naturales que alberga la pirren mawida.

Desde los albores del 2000 el pueblo mapuche pewenche, inicia una oleada de recuperaciones de tierras ancestrales en manos de particulares dentro del valle del Queuco, más de 15 mil hectáreas a punta de enfrentamientos, prisión política y organización de los Lob (comunidades) agrupados en el consejo de lonkos de Trapa trapa, Butalelbun, Malla malla y Kallewuko, lograron ser recuperados. No obstante el costo fue alto, la represión selectiva y el sicariato ejecutaron a los principales liderazgos, los Pu werken: Agustina Huenupe, Mauricio Huenupe y el Weichabe Jorge Suarez Maihuan fueron salvajemente asesinados. El estado sitió el valle cordillerano del río Queuco y además a través del asistencialismo lograron desmovilizar a los/as Pewenche.

Al llegar el 2013, se retoman las recuperaciones de territorio, el Lob de Malla malla  hace un llamado a Werkenizar el alto bio bio, reemplazando la institucionalidad estatal por las estructuras propias del pueblo mapuche pewenche. Paralelamente la necesidad de ocupar tierras, provoco una nueva oleada de recuperaciones. El lob Malla malla recupera más tierras al ex fundo Queuco, y posteriormente jóvenes mapuche de Kawelluko, al verse hacinados en su lob, deciden cruzar el río y recuperar el ex fundo Los Chenques de la familia Esquerre, retomando la senda de los mártires hermanos Huenupe.

Paralelo a todo este proceso de reconstrucción del pueblo Pewenche, el capital transnacional consolida su poder, Eleodoro Matte se convierte en la sombra del asistencialismo del estado chileno, el cual a través del municipio de Alto bio bio -creado como parte del acuerdo entre Endesa y las Ñañas Quintremán- con pequeños proyectos y mitigaciones, genero dependencia y una cultura asistencial dentro de algunos lob de alto Biobío, el sector privado se transforman en “amigos” paulatinamente de los lob. En sintonía con la cooptación en cadena entre privados, municipio y sectores desorganizados del territorio mapuche-pewenche, se consolidan nuevos proyectos estratégicos para la clase dominante. El fantasma de las centrales vuelven a la zona, con proyectos de mini-centrales que amenazan los ríos; el río Queuco es amenazado con sus aguas ser robadas por la fundación de latifundistas  “Reguemos Chile”, los cerros sagrados son vistos como futuros yacimientos mineros, y la construcción de la carretera Lonquimay-Ralko la cual camuflada por el discurso de la “conectividad” se presenta como punta de lanza del proyecto de saqueo que supera los límites entre Argentina, Chile y el Wallmapu.

Hoy el petróleo de Neuquén tutelado por la base militar norteamericana en dicha provincia argentina, las riquezas del Puel mapu pewenche, el proyecto MAPA Y el Octupus, transitaran en esta ruta de saqueo. El estado con el fin de garantizar este proyecto de largo plazo del bloque dominante, paulatinamente ha aumentado la dotación de fuerza coercitivas, militares reconocen las montañas y hacen reconocimiento de los lob, agazapados como ayuda comunitaria. Existen proyectos de más retenes fronterizos, como la comisaría de Chenqueco, mientras fuerzas especiales marcan presencia en los diferentes lob, reprimiendo cuando es necesario.

A pesar de la embestida de la jauría capitalista, hoy el pueblo mapuche-pewenche retomo su senda, desde  la marcha convocada por el lonko de malla malla hacia el Nutramkawe del piulo el 2017, se inició una nueva oleada de recuperaciones, Lob Pitril inicia recuperaciones en el fundo Los Chenques y Rañilwenu, jóvenes de Kawelluko repueblan el sector de Chichintawe, y familias de Ralco Lepoy inician la recuperación del ex fundo Los Guindos, donde más de 40 mil hectáreas son recuperadas. Retorna las organización política ancestral mapuche-pewenche, vuelven  los Werken, los Nguillatunes y los Puntebun en los ex fundos, las familias desde el control territorial han recuperado su dignidad saliendo de la pobreza crónica y surgen grandes desafíos como la escuela autónoma de Malla malla y la tarea estratégica de la desocupación transnacional dentro de los limites históricos del territorio mapuche-pewenche ya es un largo proceso ineludible. La respuesta no se ha hecho esperar por parte del bloque dominante, la militarización, la normalización de los abusos represivos, el hostigamiento y las amenazas de muerte a las y los liderazgos del pueblo mapuche-peweche, la prisión política de destacados Weichabes como Francisco Lipiman seguirán marcando la senda. 

El territorio mapuche-pewenche ha despertado, el grito de rabia de las hermanas Quintremán, la resistencia, la tortura de Agustina Huenupe, la dignidad del Werken Mauricio Huenupe ante los balazos de los colonos y la valentía del Weichabe Jorge Suarez hoy son llamaradas de continuidad histórica dentro de las recuperaciones del valle del Queuco y Biobío, proceso largo el cual chocara irremediablemente con el proyecto de las transnacionales que inunda la mawida, pero la dignidad mapuche-pewenche seguirá renaciendo como el coiwe, que con mil hachazos que recibe vuelve a tocar el “pelon” del alba. La esperanza que se teje en el cordillerano puel mapu peweche, es otro haz de luz, que junto a la de los otros pueblos del continente, darán los futuros golpes al águila imperialista que ahora trata de desgarrar nuestro vasto continente. Nuestro enemigo es poderoso y la alianza entre los pueblos, entre las y los que luchan en cada confín, será la llave para que las futuras generaciones caminen soberanamente libres, y estas alianzas solo se darán solidarizando desde hoy entre las luchas que en el presente florecen.

¡Paz entre pueblos, odio entre clases!

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de