Conmoción en universidades Chilenas: crisis en la educación pública, conflictos contra arbitrarias rectorías y reorganización de las comunidades educativas

Por Pablo Valenzuela

En los últimos días han sucedido distintos eventos que removieron la tranquilidad de algunas universidades del país, cuestión que refleja la precarización a la que son sometidas las comunidades educativas, producto de las lógicas mercantiles y privatizadoras presentes en nuestra educación. Es que la lucha contra el mercado educativo aún no termina, y los conflictos que estallaron esta semana son la prueba viva de que lxs estudiantes debemos volver a impulsar procesos de lucha desde todas nuestras comunidades y en todos los territorios en los que estemos presentes.

El martes 4 de diciembre, en un ampliado de la facultad de filosofía y educación del Ex-Pedagógico, estudiantes, profesorxs y funcionarixs, interpelaron al director de administración y finanzas: Leonel Durán. El director, fue a dar explicaciones por las deudas que se tienen en la institución, en donde se responsabiliza al Rector Jaime Espinoza y al conjunto de la plana directiva por tener la universidad en una situación de crisis e inestabilidad financiera. Esta se ve reflejada en las deudas que se tiene con el ministerio de educación y otras instituciones. El último informe emanado de la Contraloría General de la República dio cuenta de una serie de irregularidades con las que el Ex–Pedagógico funcionaba, cuestión que está causando conmoción dentro de la comunidad, donde destacan la deuda de 1.100 millones con el MINEDUC y el no informar la apertura de cuentas corrientes a la Contraloría, además, la deuda total de la universidad asciende los 9.000 millones.

También, estudiantes y funcionarixs en la UPLA de Valparaíso (Universidad de Playa Ancha), se movilizaron exigiendo la reincorporación inmediata de 11 funcionarixs despedidxs injusta y arbitrariamente. De las 11 personas, 9 son mujeres, quienes llevan el sustento a su hogar, 1 esta ad-portas de jubilar. Ya han sido reincorporados 2 trabajadores, lo que todavía no deja satisfecho ni a lxs funcionarixs ni a lxs estudiantes. Los despidos de lxs trabajadorxs precarizadxs, no darán una solución real a las problemáticas de fondo en las que se ve inmersa la institución. La crisis financiera no se resolverá mediante los despidos indiscriminados. Algunxs integrantes de la comunidad declaran, que el Rector de la universidad: Patricio Sanhueza, debe favores políticos a personas pertenecientes al gobierno anterior, contratando con pitutos a personas afines a la Nueva Mayoría. Esto último, mediante el despido, dejando como consecuencia a familias sin ingresos, quienes no gozan de dichos privilegios.

Además, en la Universidad del Pacífico, institución privada, también se han estado viviendo las repercusiones de un déficit financiero. Ya en noviembre de este año el MINEDUC le exigió a la plana directiva que elabore un plan de acción para dar caridades en torno al año académico de sus estudiantes para este 2018, como también expliquen la proyección de lo que ocurrirá este 2019, donde no es seguro que exista continuidad de la universidad. El año 2017, la institución dejo de estar acreditada al no presentarse al debido proceso, cuestión que tiene alerta tanto al CNA como también al MINEDUC. El martes 4 de diciembre, se registro el video del presidente del directorio de la universidad: Pablo Ortuzar, agrediendo a un estudiante en las afueras de su oficina mientras este grababa el momento. Hechos que demuestran la crisis dentro de la comunidad universitaria.

El miércoles 5 de diciembre, en la Universidad de Chile, la facultad de filosofía y humanidades amaneció tomada por la asamblea de sus estudiantes, quienes optaron por el camino de la lucha contra la decisión de los decanos y el Rector Ennio Vivaldi de subir considerablemente los aranceles universitarios, donde por ejemplo en la misma facultad de filosofía y humanidades, actualmente tomada, se subió en un 9.9%. La responsabilidad política de este tipo de decisiones que atacan directamente a la comunidad, que pretenden perjudicar a lxs estudiantes, vulnerando su derecho a la educación, siguen demostrando, que, si bien se han implementados cambios en la educación como la gratuidad, las lógicas de mercado que convierten la educación en un privilegio del que deba hacerse responsable quien quiera acceder a ella son las que rigen la educación en Chile. Como dijo Piñera el 2011, la educación es (y seguirá siendo) un bien de consumo.

No podemos caer en confusiones, es la universidad antidemocrática, la que hoy está al borde de la crisis financiera, la que invisibiliza y permite tales hechos de violencia como Rectores agrediendo estudiantes, casos de violencia machista, intervención de carabineros haciendo uso de la violencia, despidos arbitrarios, subidas indiscriminadas de aranceles y deudas millonarias. Es responsabilidad del Estado, puesto que aún no asume su compromiso en hacerse cargo de financiar la educación sin la complicidad de la banca, el mercado y los privados. Es la universidad empresa la que está siendo absorbida por las lógicas privatizadoras y mercantiles. Es la educación de los opresores la que hoy está en crisis. Ante este escenario, solo las comunidades educativas organizadas podrán impulsar procesos de lucha para enfrentar a las burocracias administrativas, el mercado educativo y las fuerzas represivas, democratizando las tomas de decisiones que nos permitan avanzar en caminos de organización triestamentales para resistir el mercado y el patriarcado en nuestra educación y volver a construir desde las comunidades educativas la fuerza del movimiento estudiantil. Porque es necesaria una educación que esté al servicio de los territorios en resistencia y sus luchas.

¡Las luchas por la educación aun no terminan, a organizar las comunidades educativas!

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios

Comentarios

  Suscribete  
Notifíicame de