La Huelga Portuaria de Valparaíso suma apoyo

Hoy, viernes 23 de noviembre de 2018, los Estibadores del Puerto de Ventanas y los Sindicatos de la Unión Portuaria del Biobío han decidido no aceptar la recalada y tampoco atender las naves desviadas desde Valparaíso en solidaridad con la movilización que sostienen los trabajadores de los terminales TPS y TCVAL desde hace 7 días en el puerto principal.

Compartimos la declaración de la Unión Portuaria del Biobío.

DECLARACIÓN PÚBLICA UNIÓN PORTUARIA DEL BIOBÍO

El pasado lunes 19 de noviembre, como miembro de la Unión Portuaria de Chile, presentamos todo nuestro reconocimiento y solidaridad a los trabajadores de puerto de Valparaíso movilizados para conseguir mejoras en sus condiciones laborales, como también un bono de mitigación para paliar un largo periodo de baja cantidad de turnos (ellos sólo reciben paga si trabajan, trabajo que no es asegurado de ningún modo) producto de los cambios en la industria naviera mundial, que por largo periodo se ha dado vista gorda por autoridades y empresas y han descansado en la precarización del trabajo como medio de sobrellevar los estructurales cambios de la industria.

Ahora, también venimos a informar que hoy en asamblea plena de la Unión Portuaria del Biobio, y tras realizar un minuto de silencio por los 2 trabajadores fallecidos en sendos
accidentes en los puertos de Huasco y San Antonio el martes reciente, se ha decidido no aceptar la recalada y tampoco atender las naves desviadas desde Valparaíso producto de esta
movilización, pues no seremos los que sobrellevemos el costo de la obstinación de empresas que no quieren aceptar sus faltas y mucho menos corregirlas con un sentido de futuro, en pos de un sistema portuario y logístico moderno que sirva para el crecimiento del país, que sea socialmente sustentable y equitativo en sus frutos y cuyo éxito no se base en la precarización de los trabajadores que, como queda demostrado, no genera estabilidad.

Nuestros puertos, como la de todo el sistema portuario y logístico nacional, no están preparados para masivos desvíos de buques y aumentos bruscos en la cantidad de carga y
descarga. Ello sólo se puede sobrellevar con un esfuerzo más allá de lo recomendable de
quienes laboran ahí, aumentando significativamente los accidentes y el riego de fatalidades.

No arriesgaremos, a nuestros compañeros y colegas, a esas consecuencias producto de la tozudez de unos empresarios que no creen en el dialogo y no les interesa buscar mecanismos de modernización y estabilidad en beneficio de todos y de la desidia por parte de las autoridades centrales, producto del temor a esos poderes económicos. Menos cuando en los últimos 60 días hemos debido lamentar la muerte de 2 trabajadores nuestros en los terminales de Lirquén y Coronel donde laboramos. No estamos disponibles a ser seres sacrificables sólo porque alguien, por mucho poder que tenga, no quiere aceptar que los cambios son necesarios y que los puertos modernos no aceptan precarización como modelo de trabajo.

Llamamos a aquellos que aún no aceptan sentarse a conversar a que, por el bien de todos en este país y su futuro, lo hagan de verdad, buscando soluciones reales y permanentes, con
sentido de país mas allá de su orgullo personal.

UNION PORTUARIA DEL BIOBIO

Autor entrada: Convergencia Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.