Pucón | Convocan a nueva marcha por la defensa del territorio

El Movimiento Ambiental Intercultural de la Cuenca del Trankura, está conformado por diversas agrupaciones y personas independientes que frente a las problemáticas socioambientales de la comuna de Pucón y de la cuenca del Trankura, se unen para plantear las inquietudes y demandas que queremos sean oídas y comprendidas por todxs quienes se sientan parte de nuestro sentir común, que es el cuidado del medio ambiente.

Así, a meses de nuestra conformación, convocamos a la cuarta marcha por la defensa del territorio para el 15 de septiembre en la plaza de armas de Pucón. Invitamos a las y los afectados por el saqueo de nuestros recursos naturales, a las vecinas y vecinos, a las organizaciones y movimientos sociales del territorio, a manifestar nuestro descontento frente al modelo neoliberal extractivista que nos afecta día a día, pero que se ha hecho carne en la saturación del lago Villarrica y la contaminación de la cuenca del Trankura.

Unámonos para visibilizar que somos una comunidad preocupada y dispuesta a defender nuestro territorio, ya que hoy, estamos conscientes que el modelo extractivista que usurpa nuestros recursos naturales ha provocado daños que aún estamos a tiempo de revertir, para lo que exigimos una participación efectiva y vinculante en las decisiones respecto a qué se hace en el territorio comunal. Ya que, a la fecha, hemos asistido a mesas de descontaminación local y regional que marginan a gran parte de las y los afectados por la saturación y sólo se discute entre privados y entes estatales las posibles políticas de descontaminación. Quedando nuevamente en evidencia el lobby y la corrupción entre políticos y empresariado.

Esas malas prácticas, también buscan trasladarlas a la comunidad, haciendo sondeos previos con la ciudadanía, como el caso de las reuniones informativas de la carretera que une Freire con Pucón, lobby que busca dividir territorios, destruyendo el tejido social. Además, no podemos olvidar que Quintero también tiene un plan de descontaminación, con mesas de trabajo que advertían de que la zona presentaba altos índices de contaminación, pero aún así, las empresas continúan sus funciones y hemos sido testigo cómo esto ha dañado de manera irreversible la salud de los habitantes de dicha comuna.

Frente a aquellas viciadas instancias de participación, creemos y afirmamos que la única herramienta real que nos queda como ciudadanía, es exigir nuestra vinculación, no sólo en este plan de descontaminación, sino que también en los planes que conciernen al desarrollo del territorio. Porque estamos viendo cómo las ciudades cercanas a la cuenca se expanden cada día más y no hay políticas de protección a los ecosistemas que están alrededor de estas y dicho crecimiento está entregado a los privados, a las inmobiliarias, a los especuladores del suelo y son ellos los que deciden finalmente qué se hace en Pucón y en comunas que presentan las mismas problemáticas.

Este modelo neoliberal extractivista impone una irracional explotación de nuestros bienes comunes, y en este marco lo más grave es que las agua en este país están privatizadas. A modo de ejemplo, donde se emplazan proyectos de pisciculturas o hidroeléctricas, quienes llevan adelante estas iniciativas previamente han comprado los derechos del agua en donde se emplazaría el proyecto, para así dejar de manos atadas a las y los lugareños que viven allí, usurpando su derecho de agua por uso ancestral.

Por estas carencias y usurpaciones que vivimos a diario, es que no podemos quedar indiferentes, el futuro no parece alentador si no nos preocupamos hoy de lo que sucede en el territorio, no podemos permitir que sigan emergiendo zonas de sacrificio. No permitiremos que destruyan nuestros recursos naturales, nuestras tierras, bosques, lagos y ríos. Porque quienes hoy disfrutan de los encantos naturales de la zona lacustre deben entender y educarse en estos problemas socioambientales que afrontamos hoy, ¿acaso te imaginas no poder bañarte en los lagos? ¿no poder descender el río? ¿no poder hacer caminatas en nuestros bosques? ¿quedarte sin atractivos naturales que promuevan el turismo? Es tiempo que actuemos y exijamos la vinculación en los trabajos de descontaminación y planes reguladores de la zona lacustre, ¡Que no nos impongan su sustentabilidad! Construyamos un desarrollo sustentable, entre todas y todos quienes nos ocupan los conflictos socioambientales generados por el neoliberalismo, y vivamos bajo la lógica del Küme Mongen

Autor entrada: Convergencia Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.