RESUMEN SEMANAL: Renovación del rewe del Machi Celestino, Movilizaciones Feministas por el Aborto y No al Estatuto Joven

Por Equipo Editorial Convergencia Medios

Renovación del Rewe del Machi: un derecho obtenido mediante la alianza entre pueblos

El Machi Celestino Córdova finalmente pudo salir a renovar su rewe. Luego de 5 años y medio de cárcel y extensas huelgas de hambre, el Machi ejerció su derecho a renovar su rewe en el lof Lleupeko, a pesar de la negativa del Gobierno – a través de Gendarmería – durante todo este tiempo.

La salida del Machi fue triunfo de su convicción y decisión por ejercer un derecho. Esto no es un “beneficio” que otorga el Estado de Chile, como han tratado de plantear desde el Gobierno. Por el contrario, es un derecho del Machi amparado en el derecho a la libertad de culto y a la salud reconocidos ampliamente en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y en el Convenio N° 169 de la OIT. A pesar de que en esta oportunidad el permiso fue sólo por 15 horas y no por 48 horas como era la exigencia inicial, este hecho marca un hito en la lucha del pueblo mapuche.

Aunque el despliegue de las Fuerzas Policiales de Carabineros, PDI y Gendarmería, fue  cuantioso, quedó en evidencia el error de quienes argumentaban que la concesión al Machi para renovar su rewe tenía una imposibilidad operativa. Estas personas suelen ser los mismos que no se escandalizan por el uso de Carabineros como guardias privados de empresas forestales en el Wallmapu.

El fin de la huelga de hambre del Machi y la renovación de su rewe será un hito en la alianza entre el pueblo mapuche y el pueblo chileno. La solidaridad activa de  comunidades y autoridades mapuche de todo el Wallmapu, así como la solidaridad que se desplegó en las ciudades del país a través de concentraciones, marchas e incluso huelgas de hambre, obtuvo sus frutos y marcarán el camino para nuevas movilizaciones de ambos pueblos.

Movilizaciones Feministas por el Aborto Libre, Seguro y Gratuito

El miércoles recién pasado, las calles de las principales ciudades del territorio se inundaron con la “marea verde”. Más de 100.000 personas marcharon a lo largo del país exigiendo Aborto Libre, Seguro y Gratuito. El ejemplo dado por las organizaciones feministas en Argentina se ha transformado en un aliciente para la movilización chilena, que luego de las tomas feministas en más de 50 establecimientos educacionales en el país, salió con renovadas fuerzas a la calle en  defensa de los derechos de las mujeres en la VI Marcha por el Aborto.

En la ocasión, grupos de ultra-derecha intentaron opacar la movilización a través del despliegue de lienzos en los que se exigía la esterilización de las activistas feministas mientras arrojaban vísceras de animales por la Alameda.  Al final de la marcha tres mujeres eran apuñaladas por un grupo de encapuchados cuya identidad aún se desconoce.

En lugar de destacar los altos niveles de participación en la movilización por el aborto, la agenda de los medios masivos  de comunicación dio tribuna al delirio de grupúsculos insignificantes más  allá de la performance ejecutada, los que en la apología del odio y el reducido número recuerdan el espectáculo patético de Kast.

Este ataque organizado debe encender las alarmas de las organizaciones sociales y del movimiento popular. En primer lugar, para generar la capacidad de autodefensa que impida que hechos como estos vuelvan a suceder en una movilización social. En segundo lugar, estableciendo mayor preocupación respecto a la existencia de grupos ultra, que si bien son minoritarios en nuestro país, se ven empujados por la prensa para mostrarlos como organizaciones más grandes de lo que son. En tercer lugar, combatir la intoxicación mediática que posiciona a través de estas coyunturas a personas como José Antonio Kast. En cuarto lugar, no caer en el discurso fácil de asociar un crimen de odio a terrorismo, pues con estas evocaciones lo único que se impone es una agenda securitaria, que en lugar de hacer frente a estos grupos de fanáticos, termina ejerciendo mayor control sobre el movimiento social y la sociedad en su conjunto.

Lo importante es tener claro que a estas organizaciones no se les gana dialogando, sino combatiéndolos en cada espacio donde se asomen como ya lo ha hecho el movimiento feminista que anunció seguir adelante con más fuerzas en respuesta a las provocaciones.

No Al Estatuto Joven

Organizaciones sociales, sindicales y estudiantiles han iniciado una movilización en contra del Estatuto Joven – llamado formalmente como Contrato Especial para el Estudiante Trabajador – el que fue aprobado en las últimas semanas en la Cámara de Diputados y en los próximos días iniciará su discusión en el Senado.

¿Por qué un Gobierno querría legislar en beneficio de los estudiantes trabajadores? Esta pregunta tiene una respuesta clara: en el Estatuto no se consagran derechos para las juventudes, sino beneficios para las empresas, tal como ha sido la tónica de la legislación laboral desde la dictadura hasta la fecha. En especial, este Estatuto Joven, invocando la compatibilidad entre estudio y trabajo, le permitirá al empresario fragmentar la jornada de trabajo cuantas veces quiera.

Si en las jornadas part time y full time se exige que la jornada de trabajo sea continua, esto quedará atrás con el Estatuto Joven. El empleador podrá fragmentar la jornada en cuantos turnos quiera, teniendo sólo como limitación un marco de 12 horas desde el inicio hasta el término de la jornada y que éstas no pueden exceder más de 10 horas. Asimismo, se establece la posibilidad de que el estudiante renuncie a un derecho básico como lo es el descanso de dos domingos al mes y festivos. Y también, en caso de que el trabajador/a decida no cotizar en salud para mantenerse como carga de sus padres, quedará sin cobertura en caso de licencias médicas, afectando principalmente a las mujeres jóvenes que puedan estar embarazadas.

Ese es el núcleo del proyecto que fue aprobado en el Plenario de la Cámara de Diputados, el cual ha “mejorado” respecto del contenido inicial del Proyecto y lo aprobado en la Comisión de Trabajo y Seguridad Social de la Cámara de Diputados, el cual contenía medidas como la eliminación de la indemnización por años de servicio en caso de que el estudiante cumpliera 29 años o abandonara la calidad de alumno regular; no contemplaba el fuero sindical o maternal en caso de término del contrato; ponía término al contrato por el sólo ministerio de la ley en caso de que el estudiante trabajador dejara de cumplir los requisitos, entre otras medidas.

La única posibilidad para frenar este Estatuto Joven está en la movilización de las juventudes de nuestro país. La estrategia de lobby en el Congreso demostró fracasar en la Cámara de Diputados y dejó en evidencia los intereses que se representan en dicho espacio. En distintas ciudades del país, tales como Antofagasta, Valparaíso, Santiago, Concepción, Temuco y Osorno, organizaciones de estudiantes y trabajadores se han auto-convocado para dar curso a una serie de movilizaciones, incluyendo jornadas de protesta popular para el 2 y 9 de agosto. Este es el camino que ha tomado nuestro pueblo para resistir ante las ofensivas del capital. ¡Que la protesta popular recorra todo el territorio hasta que se rechace el Estatuto Joven!

Compártelo en:

Autor entrada: Convergencia Medios