La lucha por la vivienda en Osorno: la Unión Comunal de Comités de Allegados

Por Cristián Gaez

Bajo una densa neblina sumada a la ya común contaminación atmosférica por uso de leña, se comienza una nueva etapa en la lucha por la vivienda en Osorno. Citad@s frente a la plaza de armas, en dependencias de la antigua municipalidad se reúnen representantes de aproximadamente 700 familias organizadas en 14 comités de allegados: se organizan para materializar el sueño de la casa propia, un hogar para las familias trabajadoras de la ciudad.

Se trata de un trabajo de largo aliento que han sostenido estas familias y que no ha estado exento de una contraparte. Precisamente, son las instituciones encargadas de la vivienda, la municipalidad, y los dos últimos gobiernos quienes han hecho de limitantes para acceder a viviendas sociales en Osorno y que han motivado en gran parte a superar cada día más los niveles de organización por parte de las familias en esta incansable búsqueda por una vida digna y el derecho a la casa propia. De esta manera hoy, 18 de julio de 2018 nace la Unión Comunal de Comités de Allegados, organización que buscará velar por este derecho y que hace un llamado a las autoridades a cumplir sus exigencias.

Algunos antecedentes

Los distintos comités de vivienda y de allegados de la ciudad han mantenido conversaciones con autoridades de la región, se han movilizado a través de marchas, jornadas de panfleteos y reuniones desde el 2013. Pero han sido distintos los impedimentos y promesas incumplidas por parte del ministerio, siendo el de “la falta de terrenos para construir” uno de los principales argumentos que han salido a la luz. Este argumento no nos parece válido, ya que en octubre del 2017 se concretó el traspaso de una extensión no menor de terrenos por parte del Ejército al Ministerio de Bienes Nacionales, firmado por la ex presidenta Michelle Bachelet, en una ceremonia llena de prensa, abrazos fraternos entre famosos y políticos. En síntesis, un ambiente lleno de caras sonrientes y que daba cuenta de una posible solución del conflicto habitacional en la ciudad. Dichos terrenos ya fueron traspasados al SERVIU, sin embargo, no existe información sobre el estado de avance de los proyectos habitacionales.

El escenario que se plantea a nivel general en la lucha por la recuperación de derechos sociales como el derecho a la vivienda, es uno donde queda mucho trecho y en donde este gobierno (y los anteriores) han mostrado que no existe disposición a avanzar en la búsqueda de soluciones habitacionales para las familias trabajadoras. Al parecer, el negociado está en potenciar a grandes inmobiliarias, es decir, una vez más se pretende pasar a manos de privados la capacidad de ser oferentes del derecho a una vivienda digna, con intermediación de la banca y de las instituciones estatales. Bajo esto, solo podemos decir que nuestras luchas deben mantener independencia de aquellos que solo han profundizado esta brecha de desigualdad. Con «aquellos» nos referimos al duopolio político de la ex Nueva Mayoría con Chile Vamos, ya que si estamos donde estamos se lo debemos a sus administraciones.

Es por esto que saludamos fraternalmente a las cientos de familias que optaron por organizarse para exigir su derecho a la vivienda. Saludamos a la UCCA con la convicción de que esta lucha no es solo por conseguir una casa, sino que es para mejorar constantemente las condiciones de vida de la gente trabajadora del sur de Chile.

Autor entrada: Convergencia Medios