Declaración pública Unión Portuaria de Chile

Con preocupación los trabajadores portuarios observamos las propuestas de ley promovidas últimamente, como el Estatuto Laboral Juvenil y prontamente el contrato de trabajo por hora, donde se busca flexibilizar el empleo con el fin de promover la contratación por parte de las empresas y con ello favorecer el crecimiento. Nos preocupamos porque vemos una fuerte tendencia de generar crecimiento a partir de la precarización laboral, como si no existiera otra forma de que ello fuera posible, como si fuera la única forma de que se pudiera generar. ¿Por qué otros países si pueden crecer, pero sin crear precariedad laboral? ¿Acaso nuestro nivel productivo es tan mediocre que sin esas medidas no puede generar crecimiento? ¿Esa es la visión que empresas y gobiernos tienen de sí mismos?, pues si es así definitivamente nunca llegaremos al desarrollo, pues en esa ruta jamás lograremos que el ingreso creado llegue a todos los que participan en su generación.

La verdad los países que tienen alto PIB y bajos índices de precariedad laboral se caracterizan por importantes tasas de Investigación, Desarrollo e Innovación, alta preparación de capital humano e índices de democracia económica lo que generan una gran crecimiento en su productividad y por lo tanto de la rentabilidad, pero esa alternativa parece ser desechada de cuajo y nos hemos acomodado entre quienes menos invertimos en mejoras e innovación (0,39% del PIB y los países OCDE tienen 2,5%). No es de extrañar que Chile sea uno de los países OCDE de menor productividad y sea también uno de los de mayor precariedad. Crecer así es fácil y no requiere mayor esfuerzo, a no ser el de convencer a algunos parlamentarios su voto favorable y de maneras que vergonzosamente han sido materia de la prensa los últimos 4 años, pero nada se dedica a incentivar la innovación técnica, la verdadera investigación, no aquella que sirve para premiar o ayudar a amistades a ganarse algo, sino la que cuyos resultados se aplican de verdad a mejorar la producción de las empresas y con ello su rentabilidad y crecimiento. ¿Por qué los gobiernos terminan premiando a empresas con políticas estáticas, egoístas en desarrollo para que puedan crecer a pesar de no invertir nada en buscar producir mejor, sino que se promueve mantener las misma formas de producción atrasadas, pero más barata….laboralmente más barata, como será con la propuesta de Estatuto Laboral Juvenil y el Contrato por Hora?

Sabemos que hay otras formas, pero eso requiere esfuerzo empresarial, horas/hombre, inversión, asumir riesgos, pero prefieren hacerlo de la misma forma arcaica, aunque barata, a pesar de que ello genere daños sociales aún incalculables y que más encima, con esas leyes promovidas, no motiven sus mejoras. Por todos aquellos, los que prefieren el camino fácil, terminamos los trabajadores subsidiando su inoperancia, su miopía, su desprecio al desarrollo, su temor a lo nuevo, su intransigencia a visualizar y crear nuevas formas de producción y de administración.

La verdad es que nos acusan de intransigente, pero en décadas ¿cuál es el avance que se ha generado en desarrollo logístico por ejemplo en los puertos?, pues si nos comparamos a nuestros vecinos la verdad es que estamos muy al debe. Nada se ha hecho en modernización en materias de red logística nacional, en su integración y coordinación, en desarrollo y modernización de modelos productivos, durante años la precarización laboral, que venía del año 1981 con la creación de la ley 18.032, fue el motor de la RENTABILIDAD. Ahora con los trabajadores organizados la mayoría de las voces que se oyen dentro de Cámara Marítima para obtener tasas de crecimientos similares a la década del 2000, salvo algunas honrosas excepciones, son las que buscan volver a precarizar tal cual se logró el año 1981 y sólo minorías lastimosamente piensan en la modernización técnica.

Pero sepan que no permitiremos más el que se vuelva a ese camino fácil y mediocre. Para el camino que genere una mayor productividad cuenten con nuestro apoyo y conjuntamente modernizaremos nuestros sectores industriales, pero no aceptaremos que esas ideas de mayor rentabilidad vía mayor precarización laboral circulen como posibilidades factibles por los pasillos del gobierno, parlamento y sedes gremiales. El país es de todos y todas, lo que es un principio democrático básico, y todos y todas deben ganar con su crecimiento y mientras los esfuerzos empresariales y de los políticos que los representan se dirijan sólo a la vía de retroceso derechos laborales contaran lastimosamente con nuestro rechazo y participación en acciones para terminar con esas leyes injustas, como son la de Estatuto Laboral Juvenil, Contrato por Horas y quizás cuantos más que vendrán y que no sólo frenan la lucha contra la desigualdad, sino que también el desarrollo nacional.

CRECIMIENTO CON PRODUCTIVIDAD SI

CRECIMIENTO CON PRECARIEDAD NUNCA

UNION PORTUARIA DE CHILE.

Autor entrada: Convergencia Medios