Comunicado del Movimiento Solidario Vida Digna

¡A Construir Comunidad Organizada para el Buen Vivir. No más especulación inmobiliaria y la segregación de l@s pobres!

Hoy salimos a las calles nuevamente a luchar por una vida digna y reconquistar nuestros derechos. Som@s l@s poblador@s, l@s que día a día construimos ciudad, quienes decidimos movilizarnos para recuperar nuestro sitio y la dignidad que merecen nuestras familias. Hemos asumido la tarea de organizarnos, luchar y construir desde nuestros territorios Comunidades Organizadas, para hacerle frente a un sistema sumamente injusto, segregador e indolente.

Estamos hart@s de que existan dos Chile, uno como ejemplo de crecimiento económico para el exterior, y otro donde la desigualdad, la injustica y la violencia son pan de cada día. No aguantamos más un sistema que convierte todo en negocio, donde los recursos naturales son saqueados para llenar los bolsillos de las transnacionales, mientras se destruye nuestro medioambiente; donde la educación, la salud, la vivienda y jubilación son nicho de enriquecimiento de unas pocas familias por sobre nuestras necesidades y derechos; donde la violencia machista (institucional y social), llegue a niveles lamentables con resultado de muerte en contra de nuestras hermanas y vecinas; y que la riqueza generada por nuestro trabajo, termine en los lujos groseros que disfrutan las familias ricas y poderosas de este país.

No queremos más barrios para ricos, ni ghetos para pobres. Tampoco que se nos expulse de los territorios que construimos y habitamos, ni menos que bancaricen y embarguen nuestros sueños. Luchamos por el justo derecho a una Vivienda Digna y una Ciudad Justa.

Estamos frente a una Crisis Urbana que ha fragmentado la ciudad, en post de un negocio inmobiliario que sólo piensa en acumular riqueza por sobre nuestro justo derecho a habitar. El mercado de suelos y la especulación inmobiliaria han impactado directamente en el aumento del déficit habitacional que alcanza a más de 500 mil viviendas, lo que significa más de un millón y medio de personas viviendo en condiciones de hacinamiento. El aumento de los campamentos, que ha alcanzado cifras similares a la década de los ochenta, indica que más de 40 mil familias están condenadas a vivir en condiciones indignas, sin contar siquiera con los servicios más básicos (luz, agua potable). Agregado a esto, consideremos que el aumento irracional de los valores de arriendos en más de un 100% en los últimos años, consume cerca del 50% de los ingresos familiares, expulsándonos a las periferias.

Todo lo anterior amparado por un Estado y una política habitacional construida a la medida de la especulación inmobiliaria y dirigida por la Cámara Chilena de la Construcción, promoviendo instrumentos de planificación urbana y políticas que aseguran las ganancias del empresario inmobiliario y de la banca privada. Lo que genera una ciudad fragmentada, segregada y desigual. Llevando a miles de pobladoras y pobladores al mal vivir que han ido generando las políticas de los distintos gobiernos de turno.

Denunciamos la actual política subsidiaria que no logra dar respuesta efectiva al actual déficit habitacional. También ponemos en evidencia lo falso de la llamada integración social, que no hace más que bancarizar los sueños de las familias pobres, abriendo las puertas al negocio inmobiliario en las periferias de las ciudades. Además, de disminuir el rol del movimiento de poblador@s en la construcción del hábitat.

Hoy nos movilizamos por la vida digna, por el buen vivir, por la gestión colectiva de nuestro territorio. Hoy 11 de julio, día de la dignidad nacional, salimos a las calles para recuperar el suelo y nuestro derecho a un hábitat integral.

Queremos un espacio digno donde habitar, en el cual nuestros hijos, hijas y compañeras circulen tranquilas por las calles; donde nuestras familias no se encierren en sus casas y en sus vidas por temor al otro; donde no le tengamos miedo al invierno ni menos a la lluvia. Queremos un territorio donde sembrar y construir comunidad, a través de la organización, la solidaridad y la autogestión. Queremos una ciudad igualitaria, sin privilegios ni discriminaciones, con los mismos derechos por la simple razón de habitar.

Es por ello, la urgencia de una Reforma Urbana que consolide el Derecho a la vivienda y una ciudad Justa: Siendo nosotr@s, el Movimiento histórico de Poblador@s, quienes definamos la planificación urbana y política habitacional según nuestras necesidades e intereses. Queremos ser gestores de nuestro entorno a través de proyectos autogestionados y participativos; tener la administración de los recursos de vivienda; y contar con un banco de suelos para la construcción de viviendas sociales y espacios comunitarios.

Hoy nuestras asambleas han decidido el camino de la lucha, tal como lo hicieron nuestrxs abuelxs hace años atrás y forjaron con movilización las poblaciones donde vivimos, porque no queremos pasar un año más sin solución habitacional. Hoy son nuestras familias y comunidades que demandan una vida digna.

La actual lucha por la vivienda no sólo se encasilla en la obtención de una casa, sino que apunta a la gestión social del territorio. Poniendo el esfuerzo y lucha de la organización en la pelea por el derecho a la ciudad, la construcción de comunidad organizada y el buen vivir.

En la lucha por vivienda, Construimos Comunidad!

¡Arriba l@s que luchan!

Movimiento Solidario Vida Digna

Autor entrada: Convergencia Medios